KABLITO | Fotografía cortesía Guerrera PR

Si se rompe un corazón roto en el espacio exterior, probablemente sonaría como una canción de Kablito. La cantautora oriunda de Guayaquil, Ecuador, abrazó el estilo musical de las baladas pop de los años 80 y lo transportó a la época actual, sobre todo el uso de dobles voces y fusiones de música electrónica incluida. La canción “Mentiras”, de su EP debut, Telenovela (2018), empieza con una base de tonadas electrónicas suaves que a la mitad se transforma en un track dance, y en el acto final, trasciende al futurismo, sonando parecido a algo que se cocinó en un estudio de grabación establecido en una base espacial, en el año 2082.

Su nombre real es Karen Freire, tiene 28 años, y se mudó a Minneapolis (USA) a los 14 años. Pronto se obsesionó con el rock psicodélico y experimental, digno de la ciudad natal del legendario Prince. Vivió en Nueva York y en Brooklyn, en intentonas de hacer despegar su carrera musical. Actualmente reside en Los Ángeles, donde ha recibido elogios de J Balvin y C. Tangana. La primera colaboración resaltable de la ecuatoriana ha sido con Álvaro Díaz en “La Canción de Mía 5 (El Último Baile)”. Que Alvarito la eligiera para acompañarlo en el cierre de una saga musical a la cual le ha dedicado toda su carrera, dice mucho del talento promisorio de la ecuatoriana.


Todo el catálogo de Karen es como una gran telenovela, llena de romance trágico e intenso. “Yo gasté cuatro años cuidándote a ti, todo te lo di, ahora me dices que ya no me quieres, que no soy pa’ ti”, canta en su último sencillo, “Corazón Partido”, donde rinde tributo al clásico hispano de Alejandro Sanz. También es capaz de transmitir emociones a través de sus vídeos. En el de “Vete De Aquí”, tira ademanes retadores y despreocupados, afines al concepto lirical del tema. En cambio, en “Yo Nunca Re Quise”, se contonea y retuerce expresando el despecho de un amor no correspondido.

No es casualidad que la estética esté tan bien cuidada en su proyecto. Es modelo profesional y protagonizó la campaña ‘Love the Progress’ de Converse en el 2019. A diferencia de colegas como Paloma Mami y Rosalía, quienes acapararon los reflectores a temprana edad, el momento de Kablito aún está por llegar. Estudió composición musical por un tiempo, luego viajó de una ciudad a otra y fue parte de una banda, todo con la idea de encontrarse a sí misma y definir su sonido. Kablito tiene un estilo que hace que choquen épocas musicales, y que caigan lágrimas en las mejillas. Si el mundo no se acaba antes, este 2020 estrenará un EP nuevo. Si se acaba después, al menos tendremos el soundtrack para la telenovela colectiva.