Kanye West durante su Sunday Service en Coachella 2019 | Fotografía cortesía del festival

Mucho se ha hablado ya en redes sociales sobre la decisión tomada por Kanye West de vivir su vida como un cristiano devoto. Ciertamente nos pilló a todos por sorpresa el hecho de que uno de los artistas más populares e influyentes de los últimos tiempos abandonara su actitud habitual para dedicar su tiempo a la servidumbre de Jesucristo.

Y nada detendría a Kanye a la hora de llevar su recientemente encontrada devoción a los escenarios, la pantalla grande y los reproductores de música. En 2016 con el gospel en The Life of Pablo, el pasado octubre con Jesus Is King, el lanzamiento de un film y el anuncio del futuro lanzamiento de Jesus Is Born.

Fiel a su promesa, desde ayer (25 Dic.) podemos escuchar el álbum Jesus Is Born junto al Sunday Service Choir en las plataformas de streaming. Una fusión de canciones originales del coro, covers de gospel tradicionales americanas y versiones “cristianizadas” de canciones de las más destacadas de Yeezy.

En este disco -19 tracks- no escuchamos ni una sola vez la voz del mismo Mr. West. Su firma se hace tangible en la música pero sólo en la música. Con sus dotes como productor y el talento de su agrupación ha creado toda esta producción musical cristiana. Al final del día es música gospel como la que escucharías en una iglesia afroamericana y nadie se debería confundir pensando que escucharan otra cosa.