J BALVIN | Fotografía by Natalia Aguilera (@natalyaphoto)

Han pasado casi cuatro años desde que J Balvin (1985, Medellín) ocupara nuestra portada digital en julio de 2016 titulada ‘Parcero Universal’. A punto de cumplir los 35, el ‘niño de Medallo’ es ahora el icono global que siempre soñó llegar a ser aunque lo de “leyenda viva” todavía lo vea algo lejano. En una de las promociones más intensas que recuerda debido al confinamiento, Balvin sigue disfrutando del proceso y de cada momento. Ha vuelto a tomar riesgos con un álbum como Colores (Universal), cuyo propósito y concepto probablemente muchos no entiendan, pero del que seguro se hablará dentro de unos años por lo que significó y contribuyó al engrandecimiento de la cultura latina. Además de este nuevo disco había otros muchos temas de los que hablar, y así lo hicimos.

UMOMAG.com: El próximo 7 de mayo cumplirás 35 años, en plena cuarentena. Será una celebración muy “diferente” este año. ¿Ya tienes pensado lo que vas a hacer?

J BALVIN: Sí, esa es la palabra, diferente. Normalmente cada año tiro la casa por la ventana y los 35, bueno, no sé qué pensar (risas). Pero sí, obviamente hay que buscar una manera de celebrarlo con mucha responsabilidad, al 100%, y con mi familia. Definitivamente va a ser otra experiencia, pero voy a esperar, voy a guardar esa gran fiesta para cuando sea posible hacerla, porque los 35 son los 35.

UMOMAG: Quién manda más hoy en día, ¿el Balvin artista o el Jose persona?

JB: Es una dicotomía porque al final Jose está tan conectado con el trabajo, que hay días que Balvin le gana a Jose y otros que Jose le gana a Balvin, pero finalmente sin el ser humano no existiría el proyecto que hemos creado.


UMOMAG: Cuando Daddy Yankee te entregó el que ha sido (hasta el momento) el último premio de tu carrera en Premio Lo Nuestro 2020, y uno de los más importantes, ¿qué se te pasó por la cabeza?

JB: Mucho agradecimiento y más aun viniendo de la persona que más me inspiró a ser lo que soy hoy día. Yo creo que eso se guardará en mi memoria y mi corazón como uno de los días más importantes y felices de mi vida.

UMOMAG: Un joint album entre Jay-Z y Daddy Yankee nunca se dio, ni creemos que ya se vaya a dar. ¿Sería posible uno entre Drake y J Balvin?

JB: Yo no tengo ningún problema, es uno de mis grandes sueños. Y no veo por qué no. Vamos a ver qué se puede hacer al respecto. De hecho, todavía no tengo una canción con Drake pero sí soy uno de sus fans número uno, sin duda alguna.

UMOMAG: ¿Y te hubiera gustado escuchar ese disco de Jay-Z & Daddy Yankee?

JB: Creo que sí, eso hubiera sido espectacular. Total.

UMOMAG: Hoy que tanto se habla de nuevos ídolos e iconos en la música, ¿cuándo crees que un artista alcanza ese estatus de leyenda? ¿Cuánto te queda?

JB: No sé, todavía no he llegado (risas). Los que yo considero que son leyendas, y la mayoría del mundo consideramos son los que se mantienen vigentes, siguen conectándose con el mundo y siguen causando un impacto, más allá de lo musical, también inspiracional y que no tienen medio a enseñar cómo llegar a ser como ellos o mucho más grandes.

Obviamente es uno de mis grandes sueños. Siempre he querido ser una leyenda viva de la música, siempre ha sido mi sueño y no solamente de la música sino como un latino ejemplar a nivel mundial. Creo que finalmente el público es el que decide, vamos a ver qué pasa. Espero que de aquí a diez años, cuando tenga 45 años, siga súper relevante como es el caso de Daddy Yankee que, sin duda alguna, es el creador del género y todavía está fresh, sigue fresco.


UMOMAG: El verano de 2019 cambiaste de management, una decisión importante para un artista. ¿Fue algo muy meditado? ¿Qué te ha aportado la figura de Scooter Braun?

JB: No porque lo de Lionfish de Rebeca (León) lo hicimos más por el mismo amor que nos tenemos ella y yo, que por tener un descontento profesional. Nuestra amistad sigue más firme que nunca. Y lo de Scooter Braun y SB Projects junto a Allison (Kaye), Jean (McDaniel), Fabio (Fabs) sigue ahí, yo no lo busqué, ellos llegaron. Con Scooter ya tenía una amistad desde hace cinco años y él me dijo, “mira si no trabajamos me lo tomo personal” y yo “wow, no te lo quería ni plantear porque no quería que pensaras que había un interés detrás de nuestra amistad” y finalmente así se dio.

Cada día aprendo muchísimo de cómo trabaja, cuál es su mentalidad. Hemos hecho unos grandes movimientos desde que empezamos juntos, incluyendo el Super Bowl, y creo que todo eso permite marcar la diferencia.

UMOMAG: Colores tiene un poco del Balvin de siempre (“Gris”, “Azul”, “Rojo”), del de Energía y Vibras (“Rosa”, “Arcoiris”), y uno más innovador en “Morado”, “Verde”, “Negro” y “Blanco”. Es como si toda tu carrera se desarrollase a través del álbum.

JB: Yo creo que sí, es como un híbrido. De eso se trata, de seguir elevando, cambiando los sistemas y sorprender también al público con cosas diferentes y frescas.

ME GUSTARÍA SER RECORDADO COMO UNA LEYENDA, COMO UN PAQUETE COMPLETO”
J BALVIN | Fotografía by Natalia Aguilera (@natalyaphoto)

UMOMAG: ¿Porqué elegiste a un director norteamericano como Colin Tilley habiendo una larga lista de filmmakers latinos top como Jessy Terrero, Carlos Pérez, Santiago Salviche, Daniel Durán, Nuno Gomes o la gente de 36 Grados?

JB: Podría haber sido japonés o tailandés, simplemente me conecté con su trabajo. Podría haber sido de Medellín también. Me conecté con su trabajo y ahí ya somos como una dupla. Llevamos hechos diez vídeos para Colores, aún faltan varios por salir, “Qué Pretendes”, “La Canción”, “Cuidado Por Ahí” que grabamos en Miconos (Grecia) junto a Bad Bunny, del álbum OASIS. Hemos hecho unos 13 videoclips. Me encanta su visión, su estética y cómo aplica los efectos también, me parece brutal.

UMOMAG: Cuesta imaginar a un J Balvin sin Sky Rompiendo. Sois la combi completa que diría Nicky Jam, ¿lo ves así?

JB: Sí, a pesar de que no conozco muy bien a SKY hoy día (risas). No he podido entenderlo ni cómo evoluciona; el indescifrable caso de SKY. Pero sí, la química es brutal. Le quiero mucho.

UMOMAG: Quizás este nuevo disco tiene buenas canciones pero cuesta encontrar el key track (tema clave, destacado). ¿Te quita el sueño no volver a tener un hit tan masivo lo como fueron “Mi Gente” o “Ginza”?

JB: No. Creo que cada álbum cumple con una misión. No te puedes estar basándote en el pasado sino qué vas creando en el presente y lo que va llegando en el futuro. Con “Blanco” me atreví a hacer un sonido diferente; “Rojo” ha tenido una aceptación brutal porque va más allá y toca muchas fibras; “Azul” le está encantando muchísimo a la gente; “Negro” también… Hay de todos los colores, hay para todo el público. Pero también se siguen haciendo éxitos, por ejemplo “RITMO” junto a Black Eyed Peas, y vendrán muchas más cosas. Esa es la diferencia entre lo que hacemos nosotros como equipo y los demás, no nos recreamos en el pasado y más bien siempre estamos creando un nuevo presente.


UMOMAG: Entrar en la moda de la manera en la que has entrado con tus propias colecciones (Guess, BAPE, Air Jordan…), no está al alcance de todo el mundo, y menos para un artista latino. ¿Posicionar tu propia firma de ropa o de calzado entra en tus planes? Tipo Rocawear o Sean John como Jay-Z o Puff Daddy hicieron en su día respectivamente.

JB: Claro. Todo tiene su proceso. Creo que primero hay que ganarse el nombre de poder ser una persona de buen gusto, cuando se trata de diseño y crear, y ya después se empiezan a dar esos otros grandes pasos. Por el momento con GUESS, esta camiseta que llevo ahora (verde con el logo de colores de la marca), es parte de la nueva colección que saldrá pronto. Las Jordan 1 que saldrían para noviembre o diciembre. La colaboración con BAPE… Creo que todo eso ha ayudado a que la cultura latina siga creciendo…y la marca.

UMOMAG: Le diste la “alternativa” a Rosalía en “Brillo” hace ahora dos años. ¿Pensabas que sería tan grande o fue cuando hicisteis “Con Altura” cuando viste la dimensión de artista que era?

JB: No, siempre he tenido esa bendición de poder ver lo que muchos no ven. Pasó con Bad Bunny, Jhay Cortez, con Rosalía… Tengo la bendición de tener en Vibras un interludio de Rosalía cantando sola ahí, como que siempre vi a lo que iba a llegar.

UMOMAG: ¿Crees que en el género urbano ha perdido la originalidad? Como apuntó Bad Bunny en la última edición de los Grammy Latinos.

JB: Todo es cuestión de los que se atreven y los que no. Sería bueno que fuéramos más, pero también es respetable que algunos no se quieran salir de la zona de confort porque así les va bien. Es algo como muy subjetivo.

UMOMAG: ¿Qué te pareció el videoclip de “Yo Perreo Sola” de Bad Bunny? ¿Crees que el público del reggaetón y el género urbano estaba preparado para esto?

JB: Creo que de los cobardes no se ha escrito nada, hay que arriesgarse.

Lo importante es que ya se hizo, y eso es lo más importante.

UMOMAG: ¿Te ves haciendo un segundo volumen de OASIS con Bad Bunny?

JB: Sí, claro. 100%.


UMOMAG: Siempre has dicho que te levantas a las 5 de la mañana, pero nunca te hemos escuchado decir a qué hora te acuestas.

JB: Para poder levantarme a las 5, máximo tengo que acostarme a las 10:30pm de la noche. Para poder tener siete horas de sueño. A veces cometo la irresponsabilidad de acostarme a las doce (de la noche) y levantarme a las 5. Pero bueno, ahí vamos (risas).

UMOMAG: Habéis montado la agencia de representación Vibras Lab para, entre otras cosas, apoyar nuevos talentos como es el caso de Matt Paris (Colombia).

JB: Quiero verlos haciendo sus sueños realidad y triunfar. Matt es un personaje, lo quiero mucho. Él es más feo (risas). Es una persona muy especial y lo apoyo al 100%. Es una gran persona y gran artista.

UMOMAG: Algunos expertos sanitarios apuntan a que no habrá conciertos y festivales hasta otoño del 2021. En el supuesto de que fuera así, ¿los conciertos en streaming podrían ser una solución?

JB: No es lo mismo. El sonido no golpea igual… Nunca va a ser lo mismo el sonido del celular al realmente estar uno en vivo, la energía nunca no es la misma. No sé yo creo que lo que va a tocar va a ser más bien hacer mucha música y esperar el momento de volverse a conectar con el público físicamente porque los conciertos no se viven igual. Gracias a dios seguimos siendo muy humanos y nos gusta el contacto físico, sentir la vibra, el sudor, la gente, y el tumulto. Creo que eso es parte de la vibra de ir a un concierto. La energía cuando llegas, la expectativa, el durante, el después, el mensaje que te llevas… Eso nunca va a ser igual a cuando estamos en vivo.

UMOMAG: La muerte es algo en lo que todos hemos pensado en algún momento con todo esto del coronavirus. ¿Te has planteado cómo te gustaría ser recordado?

JB: Como una leyenda, como un paquete completo. Como un ser humano primero, lo cual no me hace libre de cometer errores y tener defectos, pero también virtudes, cualidades y talentos que quise compartir con el público e inspirar a que la gente eche pa’ lante.