El empresario y ejecutivo musical Lex Borrero | Fotografía by Cristina ‘Crispi’ Pimienta (@thatscrispi)

NEON16 es el resultado de la unión de Lex Borrero, el ex EVP de Roc Nation quien lleva 17 años tras los bastidores de la industria musical norteamericana, y Tainy, el prodigioso y precoz productor puertorriqueño que a los 16 andaba en un Mercedes Benz. La compañía es una ambiciosa iniciativa creada por dos figuras que, en la búsqueda de nuevas rutas profesionales y personales, coincidieron en una sesión de estudio de Mozart La Para. Al entablar una conversación, descubrieron que vivían en el mismo edificio. “Cuando conocí a Tainy, me encantó que tenía una visión creativa muy clara, pero nunca había podido hacerla realidad, porque siempre como productor, había estado trabajando para otros artistas”, rememora Lex, quien se jacta de su intuición para saber lo que explotará en la música antes de que ocurra, y el historial de su carrera lo confirma. Trabajó en Toronto cuando los canadienses se apoderaron de los charts, y en Los Ángeles, cuando esta se volvió la meca de productores y compositores. Llegó a Miami hace tres años poco antes de que la escena urbana latina la convirtiera en una de sus capitales, y se involucró en Nueva York previo al estallido de la música del difunto Pop Smoke.


Borrero cuenta que, además de no poder desarrollar su visión, el productor se sentía sobrecargado de trabajo así que le ofreció una solución la cual había aplicado en otros de sus proyectos. Se trata de tomar una casa, reunir a un grupo de productores y crear un ecosistema que sirva de soporte para Tainy, y de trampolín para nuevos talentos. Así nació NEON16, y sus instalaciones en Miami, que aparte de poseer estudios de grabación tienen una cancha de baloncesto, consolas de videojuegos y obras de arte del japonés Takashi Murakami. Tokio y su estética fueron vitales para el génesis de NEON16. Lex cuenta que cuando tomaron oficialmente la decisión de crearla estaban en la famosa ciudad nipona. De allí surgió parte del nombre, porque, parafraseando al ejecutivo, sí piensas en Tokio piensas en luces de neón. El 16 viene porque ambos comenzaron sus carreras a los 16 años. Adicionalmente, Lex siempre ha incluido el número en sus emprendimientos motivado porque el empresario John D. Rockefeller se convirtió en el primer billonario de América en 1916; y la imagen de Tainy quedó inmortalizada en la historia del reggaetón por el outro de Yandel en la canción “Permítame” de Tony Dize, donde se refirió al joven productor como “el que a los 16 años anda en Mercedes, más no te digo”.

El productor puertorriqueño Tainy en el headquarter de NEON16 en Miami | Fotografía by Cristina ‘Crispi’ Pimienta (@thatscrispi)

En las oficinas de NEON16 existe una regla: no se pueden usar zapatos, únicamente las pantuflas de la casa, que cada quien puede personalizar. Borrero cree que la mejor forma de idear planes de mercadeo para un artista es presenciar cómo se mueven artísticamente sin la presión de estar en un entorno de estructura corporativa y rígida. “Así es nuestra cultura, desde arriba hasta abajo (en el organigrama), todos hacemos lo mismo. Yo saco la basura si la tengo que sacar, y no porque tenga que hacerlo sino por lo que queremos transmitir con nuestras acciones”, señala. Gracias a estas energías, artistas ajenos al roster como J Balvin, Bad Bunny y Kali Uchis, han usado sus instalaciones para grabar. La lista de vocalistas que forman parte de la disquera es pequeña, y la prioridad es Álvaro ‘Alvarito’ Díaz, uno de los verdaderos pioneros del trap boricua, que a pesar de tener un sonido único, no ha logrado trascender -aún- al mainstream. Directo de Barranquilla, Colombia, a las filas de NEON16, llegó el actor y cantante Dylan Fuentes, que en su adolescencia se volvió bastante popular en su país natal por su participación en Factor XS. “Toca todos los instrumentos, tiene un tono espectacular y un buen look, y tenemos una visión muy derecha para él”, recalca el cofundador.


El as bajo la manga es Kris Floyd, un desconocido cantautor puertorriqueño a a quien Borrero describe como el The Weeknd o Drake latino, por su “sentido de melodías y líricas que son súper espectaculares”. Agrega que, para el 2020, tienen un plan de expansión en cuanto al manejo de artistas, uno de los elementos de la industria latina con “mayores huecos”.  Alejados de los micrófonos están el joven productor Masis (“No Me Conoce” y “Medusa” de Jhay Cortez), la compositora Cris Chil (“Contra la Pared” de Sean Paul y J Balvin, “I Can’t Get Enough”) y el compositor Gaby Morales (“Hola” de Dalex). A la punta del equipo administrativo están Lex y Tainy, les acompañan Iván Rodríguez, director creativo; Pablo Batista, director de management; Juan Pablo Victoria, director de marketing; Romina Magorno, directora de comunicaciones, y dos equipos, establecidos en Colombia, que se encargan de todo el contenido y concepto de social media.

Lex Borrero, en las oficinas de NEON16 | Fotografía by Cristina ‘Crispi’ Pimienta (@thatscrispi)

Aunque Tainy sigue formando parte de Roc Nation, Lex abandonó su puesto, y el único vínculo de NEON16 con una multinacional es un joint venture con Interscope Records. Del resto se valen de forma independiente. El lanzamiento inaugural del sello fue “I Can’t Get Enough”, coproducido por Benny Blanco y Tainy, co-escrito por Cris, y con voces de Selena Gómez y J Balvin. Por otro lado, el primer gran evento orgonizado por NEON fue un torneo de E-Sports de celebridades celebrado en el mes  de febrero en Miami y en el que participaron Steve Aoki, Rauw Alejandro, Miky Wooz, Lennox, Llane, Wisin y Jhay Cortez, entre otros. Pero no todo se trata de música y promoción en NEON16. “Hay dos partes del negocio, en una está la parte de música, donde está la disquera, el manejo y el publishing; la segunda parte, es un brazo de inversión, y existe NEON16 Investments, donde invertimos en compañías de gaming, bienes raíces, arte… Tenemos una inversión muy grande, fuera del negocio de la música, y también tenemos inversiones dentro de la música, y nuestra compañía de eventos en vivo”, relata Borrero. Es decir, NEON16 no solo invierte en su talento sino que hace lo mismo en otras compañías pequeñas de la industria, y fuera de ella. Una de sus primeras inversiones ocurrió en mayo del 2019, dirigida al conglomerado de E-sports, ReKTGLOBAL.


Bajo el lema, “témele a nada, impacta todo”, y a través de la visión de Tainy y el modelo norteamericano de Lex Borrero, la familia de NEON16 quiere mostrarnos lo que pueden hacer The Kids That Grew Up With The Reggaeton, el nombre de la primera compilación a modo de EP que se edita bajo el sello. Y no es hacer reggaetón per se; al contrario, se trata de enseñar el desarrollo artístico al que te puede llevar el sonido boricua. El impacto se aprecia en “MERA”, “Lento”, “Nada” o “Malvada”, temas de fusión multicultural y multirítmica, que unieron a Álvaro Díaz, Dalex, Cazzu, Sean Paul, Mozart La Para, Lauren Jauregui, C. Tangana, Kali Uchis y Khea, en la nueva etapa del género urbano latino como dominador del pop. Y en la producción de temas más reggaetoneros, al nivel de “Adicto” de Anuel AA y Ozuna, y “No Me Conoce (Remix)” de Jhay Cortez, Bad Bunny y J Balvin, producidas en los confines de NEON16, se escucha el sonido futurista, que hiere bajos, y enloquece a multitudes alrededor del mundo. NEON16 no es una ola, es la marea.