Cover Story Digital, ABRIL 2017
Texto: J RIVERA / DIRK DIGGLER
Fotografías: AUDREY KRAWCZYK
Estilismo: ZADRIAN SMITH
Maquillaje: VICHIKA YORN
Peluquería: DAVID WILSON

El pasado 10 de marzo se emitía el último capítulo de la exitosa serie juvenil ‘The Vampire Diaries’ (CW) basada en la saga de la escritora americana L. J. Smith. Un final que llegaba tras 8 temporadas en antena y 171 episodios… “Ocho años es mucho tiempo, para cualquier cosa: para una relación, para un proyecto… (sonríe). Emplear tantos años en un mismo trabajo me parece increíble y ahora estoy expectante por ver qué depara el futuro. Tengo ganas de dedicarme a cosas como la música o asuntos filantrópicos”, comenta Kat Graham, quien ha interpretado durante todo este tiempo el papel protagonista de la hechicera Bonnie Bennett en TVD. La actriz y cantante de 27 años, nacida en Ginebra (Suiza) pero que lleva la mayor parte de su vida viviendo en EEUU cierra un capítulo importante de su vida profesional. “Personalmente, me ha ayudado a ser un rostro conocido y estoy muy agradecida por ello. Sin esta serie, ¡no creo que tuviese seguidores en España! (Risas). Ha sido una experiencia impresionante, he aprendido mucho. Mi personaje era el único perteneciente a una minoría que ha tenido continuidad en la serie; he podido comprender lo que eso significa y la importancia que tienen ese tipo de papeles”.

 

Kat se encuentra en Atlanta (Georgia), donde actualmente tiene fijada su residencia. Vive entre la Costa Este y la Oeste ya que viaja regularmente (cada semana o cada dos) a Los Ángeles por asuntos de trabajo. “Antes hablaba más español, cuando vivía en California. Lo entiendo mejor que lo hablo, la verdad. Pero hace tiempo que no practico… (Habla en español) Solo un poco. Quizá debo explotar más mi lado latino (risas)”, afirma cuando le preguntamos si es cierto que se defiende con el español; habla con fluidez inglés y francés. Desde hace años es una mujer comprometida con los temas sociales y siempre que el trabajo se lo permite intenta usar su voz e imagen como celebrity para involucrarse activamente en labores humanitarias. Acaba de regresar de Somalia (África) donde ha estado trabajando, junto al empresario e influyente social media francés Jerome Jarre (del movimiento ‘Love Army For Somalia’) y otras asociaciones, para llevar comida y agua a aquellos que lo necesitan desesperadamente; 2,9 millones de personas padecen grave inseguridad alimentaria en Somalia. Vivir a miles de kilómetros no significa mirar hacia otro lado y no saber lo que pasa en el resto del mundo. Kat es consciente de que todos podemos aportar nuestro granito de arena, y ella es la primera en hacerlo.

Ahora empieza un nuevo día. Con cada experiencia que tienes, siempre conviene aprender de ella y avanzar hacia adelante intentando tomar las decisiones correctas, sin repetir errores del pasado. Siempre esperas tener éxito, pero todo depende de lo duro que trabajes y de las decisiones que tomes”, reflexiona Kat sobre su futuro. Lleva conviviendo con la fama desde que tenía sólo 6 años. Antes de la actuación y la música lo primero que hizo fue participar en varios anuncios para marcas como Barbie y K-Mart. La campaña publicitaria más importante llegaría con ‘The Fantanas’ (2004-2009), convirtiéndose en ‘chica Fanta’ (Capri) y en la que exploraba sus ‘raíces latinas’. “Creo que cualquier aspecto de la vida debería servir para unir a las personas, ya sea un anuncio de bebidas refrescantes, un disco, una película… Si creas algo, debe servir para que todo se mueva hacia adelante y eso debe favorecer la unión entre seres humanos; si no lo haces, quizá debas empezar de nuevo. Soy amiga de algunos Kardashian y siempre se han portado bien conmigo y, por mi experiencia, sé que nunca harían algo deliberado para que alguien se sintiese excluido”, comenta acerca de la polémica surgida a raíz del anuncio de Pepsi protagonizado por Kendall Jenner.

“ESTOY MUY ORGULLOSA DEL FILM (‘ALL EYEZ ON ME’), LO HE VISTO Y ME ENCANTA; ES INCREÍBLE, ALGO QUE NO SÓLO LA COMUNIDAD HIP-HOP O LA COMUNIDAD AFROAMERICANA NECESITAN EN ESTE MOMENTO, SINO ALGO POSITIVO PARA LA COMUNIDAD INTERNACIONAL”

Con 15 años Kat Graham ya despuntaba como bailarina. Fue entonces cuando le llegó la gran oportunidad para introducirse en el mundo de la música. Primero como ‘dancer’ del rapero adolescente Bow Wow (BET Awards) y luego con otros populares artistas como Missy Elliott, Pharrell Williams o Jamie Foxx. “Fue muy divertido; aún era una niña y no tenía que preocuparme de pagar el alquiler, de tener un montón de gastos. Me lo pasaba muy bien y me bastaba con estar rodeada de artistas increíbles, gente a quien admiraba como Pharrell, en quien hoy me sigo fijando. Creo que me motivaba estar cerca de personajes con ese talento, sin tener que sentir la presión de una carrera profesional y todas esas cosas. Según me fui haciendo mayor comencé a preguntarme qué clase de persona quería ser, qué quería aportar a la industria en vez de pensar qué podía sacar de ella. Trabajar como bailarina es duro, bastante más de lo que la gente piensa; hay que ensayar a tope y tu cuerpo lo nota, se viaja mucho y se duerme poco… Ser bailarina pasa mucha factura físicamente hablando y por eso decidí aparcar el baile y centrarme en la interpretación. Supongo que pretendía ser una artista y no estar siempre a la sombra de otros”, recuerda. También fue la etapa de los videoclips. Recibió la llamada de John Legend, Diddy, Nelly, Akon…y su nombre empezó a cobrar fuerza.

 

“La verdad, no tengo demasiados amigos en la industria. La mayoría de mis amistades están fuera de ella. Tengo diferentes tipos de amigos; por ejemplo, mi amiga Jessica es una estupenda diseñadora de bikinis y también actriz. Me importa más la gente y no diría que toda la gente en Hollywood es falsa; pero paso tanto tiempo metida en esa industria que no quiero pasar mi vida privada dentro de ella, cuando tengo tiempo libre. Quiero disfrutar con mis amigos que son magos o músicos, con gente de la que puedo aprender cosas completamente nuevas. Te diría que Babyface y Prince son de las pocas personas de la industria a quienes considero amigos de verdad. Intento mantener un círculo de amistades reducido, soy una persona bastante privada. Pero es duro; mis amigas de verdad son gente ‘real’, con una honestidad brutal. No son para nada el prototipo ‘hollywoodiense’”, comenta abiertamente cuando le sacamos el tema acerca de esa ‘cara oculta’ que no se ve y que siempre se ha dicho que existe en Hollywood y en las altas esferas del mundo cinematográfico. Kat tiene las ideas muy claras y se muestra muy madura en todo momento. Es una estrella atípica y prefiere que el trabajo hable por ella. Al fin y al cabo, siempre van hablar de uno ya sea para criticar o alabar lo que haces.

Ser bailarina pasa mucha factura físicamente hablando y por eso decidí aparcar el baile y centrarme en la interpretación” 

KAT GRAHAM

El legendario productor Kenneth ‘Babyface’ Edmonds (TLC, Usher, Bobby Brown, Toni Braxton) ha sido su mentor en el plano musical y con quien ha estado colaborando los últimos tres años. Kat siempre había soñado trabajar con alguien como él, y no sólo por todo lo que ha conseguido, por los premios y galardones que ha acumulado durante su carrera. “Yo comencé haciendo beats, como ingeniero de grabación; siempre quise hacer mi propia música, ser una artista que crease sus canciones”. Su carrera musical no ha sido nada sencilla. Fue pasando de una discográfica a otra (Warner Bros, A&M Records) sin poder convencerles de que le permitieran hacer las cosas por sí misma. “Me sentía rara haciendo la música que el sello me imponía, no era lo que yo buscaba, me parecía insulso e infantil. Se trataba de canciones que ya estaban compuestas y producidas, donde yo no tenía ni voz ni voto; era una situación que me frustraba y pedí abandonar el sello (A&M)”. Decidió empezar de cero y olvidarse incluso de las canciones que había editado hasta aquel entonces. Retomó su relación profesional con el productor Jeeve y empezaron a hacer un disco. Una vez terminado éste llamó la atención de Babyface.

 

“Face empezó a venir a mis ensayos y me mostró un apoyo como ningún otro productor hasta entonces; me guió a la hora de componer, escuchó los beats que Jeeve y yo hacíamos y nos dio su opinión. Además, reestructuró algunos temas y nos ayudó a componer algunas canciones. Fue un esfuerzo muy colaborativo y es interesante, porque he trabajado con otros productores que no tienen ni la mitad de hits que Babyface pero sí un ego tremendo, siendo incapaces de darme una oportunidad; y el productor más grande que hay me anima a intentarlo de nuevo, me dice que puedo hacerlo si creo en mí misma”, cuenta. Y es que ser un artista independiente complica aún más las cosas ya que tienes que autofinanciarlo todo y crear tu propio equipo de trabajo. A pesar de todos estos inconvenientes, Kat está contenta con el camino que ha elegido. “Prefiero pasar por todo ello si me satisface lo que estoy haciendo que tener que comprometerme como artista si lo único que se busca es el dinero, me parece una situación ridícula”.

 

En su primer disco Roxbury Drive (2015) quiso combinar el R&B noventero (“1991”) con temas algo más contemporáneos. Para su segundo álbum Love Music Funk Magic, que se publicará a principios de junio (día 2), Kat ha querido seguir el consejo que le dio el desaparecido Prince y hacer una música que se pudiese bailar, que no fuese tan lenta y melodiosa como la de su anterior trabajo. Le enviamos varias canciones. De hecho, escribió cuatro instrumentales para que yo compusiese encima de ellas. Una de ellas aparece en su último álbum (Prince) y empecé a grabar otra para mi proyecto, aunque no pudimos terminarla juntos y lo hice por mi cuenta con Jeeve; se llama ‘If I Can Get Your Attention’”. Sobre el sonido del nuevo disco, que también lleva el sello de Babyface. “Mi intención era hacer algo inspirado en la época disco pero que a la vez sonase fresco y actual. Y te diría que todo el álbum lleva esa línea: unas canciones suenan más modernas y otras más clásicas, pero siempre con la inspiración de músicos de verdad y de toda una época que me marcó muchísimo. Se puede decir que es un álbum de funk”.

“CON CADA EXPERIENCIA QUE TIENES, SIEMPRE CONVIENE APRENDER DE ELLA Y AVANZAR HACIA ADELANTE INTENTANDO TOMAR LAS DEICISIONES CORRECTAS, SIN REPETIR ERRORES DEL PASADO”

Tras dejar atrás ‘The Vampire Diaries’ y la televisión, Kat regresa a la gran pantalla este próximo verano. La podremos ver dando vida a Jada Pinkett en el esperado biopic del rapero Tupac Shakur titulado ‘All Eyez On Me’ que se estrena el 16 de junio en los Estados Unidos, coincidiendo con la fecha de nacimiento de uno de los grandes mitos del hip-hop. “Siempre he sido admiradora de Jada y de Tupac, su historia me parece fascinante. Estar involucrada en un proyecto que cuenta esa historia del modo correcto es un sueño. Ha sido un largo proceso, ya que rodamos varias escenas pero luego hubo que reestructurar otras fechas por el tema de agendas; ha habido que esperar a la distribución y hubo un momento en el que los propios actores no sabíamos qué ocurría con la película. Y hablamos de un equipo y un elenco de grandes dimensiones, de un proyecto que merecía la pena que saliese adelante; pero no se podía hacer a cualquier precio y el productor, que es una persona de mucha integridad, peleó hasta el final por la película para que se presentase del modo en que debía hacerlo. Estoy muy orgullosa del film, lo he visto y me encanta; es increíble, algo que no solo la comunidad hip-hop o la comunidad afroamericana necesitan en este momento, sino algo positivo para la comunidad internacional. La película incide en asuntos que están a la orden del día: corrupción, violencia, pasión por lo que haces sin dejar que te detenga tu raza o cualquier otra situación…”.

 

Aprovechando que hablamos de 2Pac y sabiendo que le apasiona todo lo relacionado con los 90, le preguntamos qué es lo que más le fascina de aquella época en cuanto a música, películas, series… “Quizá suene raro lo que voy a decirte, pero te diría que las mujeres. Si piensas en las mujeres de los 90, enseguida vienen a la mente Janet Jackson, Madonna, Paula Abdul, Cindy Crawford, Naomi Campbell, Linda Evangelista… Mujeres con mucho poderío, con mucho carácter. Creo que los 80 fueron un poco ñoños, pero en los 90 las mujeres tuvieron mucho más protagonismo y empuje, y se vio en la música, en el cine o en la moda. Era un estilo casi andrógino en muchos aspectos, todo era muy exagerado, incluso en el diseño de moda donde se buscaba acentuar las curvas de la mujer. JP Gaultier o Thierry Mugler eran diseñadores que enfatizaban la belleza de la mujer. En el cine y la TV se vio también la pujanza de los afroamericanos; series como ‘In Living Color’ o ‘Family Matters’ y actores como Jada Pinkett, Queen Latifah, Will Smith, Chris Rock o Eddie Murphy que se establecieron en la gran pantalla. La comunidad afroamericana tuvo una ‘subida’ muy grande; incluso la comunidad latina también empezó a sobresalir con artistas como Selena. América dejo de ser ‘tan blanca’ de repente. Nací en el 89 y no experimenté los 90 como adulta, pero siendo una niña en las clases de baile o viendo la TV y escuchando la radio, fui capaz de disfrutar de toda esa gente que se parecía a mí, que me representaba, y que hacía una música o un arte increíbles… Fue toda una escuela para mí”.

El álbum LOVE MUSIC FUNK MAGIC se publica el 2 de junio. La película ‘ALL EYEZ ON ME’ (Lionsgate) se estrena el 16 de junio en EEUU.