Cover Story Digital, MARZO 2017
Texto por J RIVERA / DIRK DIGGLER
Fotos por NABIL ELDERKIN / REPUBLIC RECORDS

Segunda fecha de la nueva gira europea de Post Malone. Estamos en Barcelona City. Pasadas las diez de la noche llegamos al hotel The Level at Melia Barcelona Sky, en pleno centro de la ciudad condal (barrio de Poblenou) y con vistas al Mar Mediterráneo. En el lobby nos recibe Estela Velasco, responsable de prensa de la sala Razzmatazz donde esa misma noche actuará Posty como invitado de lujo de la fiesta urbana FUEGO. Cogemos el ascensor y bajamos hasta la planta -1. Vemos un gran salón, con sofás y varias mesas donde tendrá lugar nuestra entrevista con el artista de Texas. El primero en aparecer es Bobby Greenleaf, un colega de Malone de toda la vida (natural de New Jersey) que actualmente se encarga de todo lo relacionado con el merchandising de la gira, entre otros business. A los 10 minutos llega nuestro protagonista acompañado por su tour manager. Nos saluda con una sonrisa de oreja a oreja mientras echa un vistazo a la zona y decide tomar asiento para empezar la entrevista. Se muestra muy chillin’ y abierto desde la primera pregunta, algo que contrasta con esa ‘pose’ de chico rudo lleno de tattoos, con grillz y vestimenta algo extravagante al más puro estilo de una rock star.

 

“En Barcelona se han vendido todas las entradas. ¡Ya llevamos seis actuaciones con todo el papel vendido! La verdad es que estaba un poco nervioso, pero quiero darlo todo sobre la tarima esta noche”, comenta eufórico sobre la que es su primera visita a España, aunque estamos bien seguros de que no será la última. Al poco de empezar nuestra conversación Posty le pide algo de beber a su road manager, un vodka con zumo de naranja concretamente; hay bebidas para todos los presentes. Nos llama la atención su gran interés por todo lo relacionado con el arte y la cultura de BCN. Nos pregunta por la Sagrada Familia, el edificio Gaudí, el cementerio de Montjuic que se ve desde la carretera viniendo del aeropuerto… “Me encantaría quedarme unos días más aquí, aunque solo pasaré en la ciudad la jornada de mañana porque luego vamos a París”, explica. La gira no ha hecho más que comenzar y todavía le quedan 12 fechas por delante antes de volver a Los Ángeles, donde reside en la actualidad y que le ha brindado la oportunidad de trabajar con lo más selecto del urban americano (DJ Mustard, Migos, 2 Chainz, Metro Boomin, Jeremih, Gucci Mane).

Sólo dos meses desde la publicación de su esperado y retrasado -en repetidas ocasiones- álbum debut Stoney (Republic Records, 2016), y Post Malone ya ha recibido una placa que certifica el millón de copias vendidas en todo el mundo. Es para estar más que satisfecho. “Me siento genial. Lanzamos el álbum en diciembre y toda va bien, con mucha fuerza. Fuimos número 1 pero luego salieron cosas mejores y nos desplazaron… (Sonríe). Seguimos en el Top 3 y creo que es estupendo al tratarse de mi primer álbum. Ahora estoy en Europa, pasando un buen rato…”, comenta. No son muchos los artistas que con 21 años pueden presumir de haber tenido un éxito tan brutal con una sola canción (“White Iverson”), asegurarse un importante contrato discográfico y editorial con Universal Music, contar con 13 millones de oyentes mensuales en Spotify y acumular más de 400 millones de views en YouTube, entre otros logros. A Posty no se le subido la fama a la cabeza y, por si acaso, ahí está su mánager Andre ‘Dre London’ Jackson, que esta vez se ha quedado en tierra (LA) y no ha podido acompañar a Malone en el que es su segundo tour por Europa; el primero -con menos ciudades y todo el hype de “White Iverson”- fue a finales de 2015.

“CUANDO EMPECÉ A HACER MÚSICA, ESTABA EN UNA BANDA. ASÍ ES COMO APRENDÍ A COMPONER, APRENDÍ CÓMO FUNCIONA LA MÚSICA. EN MIS FUTUROS PROYECTOS QUIERO INCORPORAR NUEVOS ELEMENTOS, INSTRUMENTOS EN VIVO Y COSAS ASÍ. VA A SER UNA PASADA”

Si hablamos en líneas generales la recepción del disco en los Estados Unidos ha sido bastante buena, con reviews favorables por parte de medios especializados como la revista XXL, HipHopDX, DJ Booth…pero hoy en día nadie está a salvo de las críticas. Post es consciente de lo que conlleva estar en el ojo público y se lo toma con bastante humor. “La verdad es que he leído muchas críticas sobre el álbum. Me resulta curioso que, hoy en día, todo el mundo es crítico y lo sabe todo sobre música. Todos tenemos derecho a tener una opinión, aunque ésta pueda estar equivocada (risas). ¡Cualquier subnormal con una cámara es capaz de hacer una review!”, exclama entre risas. No es algo que le afecte y prefiere darle importancia en su justa medida. Tiene afán de superación. “Hay gente que sabe de qué habla y cualquier crítica es válida. Así es como mejoras. Intento tener en cuenta lo positivo y lo negativo para ofrecer un producto mejor cada vez. Quiero que cada trabajo sea mejor que el anterior”, añade.

 

Antes de poner rumbo a Europa, Post Malone dejó algunos ‘deberes’ hechos. Estrenó el videoclip de su último single “Congratulations” con Quavo, componente del grupo del momento Migos. Simplemente pasamos un buen rato rodando en Los Ángeles. Queríamos capturar ese momento y creo que lo conseguimos”, comenta sobre la filmación que podría haberse llevado a cabo en cualquier sitio, incluso en España. Un videoclip festivo y divertido realizado por su filmmaker de cabecera, el californiano James DeFina con quien ya había trabajado anteriormente en “Go Flex” y “White Iverson”. También rodó otros dos vídeos musicales en muy poco margen de tiempo (dos días). Los vídeos son un arte, no son tarea fácil. Los nuevos vídeos del álbum van a ser “Patient” y “Leave”. Veremos qué tal funcionan…”, nos adelanta en exclusiva. A esto hay que añadirle el que será su segundo álbum de estudio, titulado Beerbongs & Bentleys y previsto para el mes de junio, además de su contribución a la banda sonora de la saga ‘Fast & Furious 8’ de Vin Diesel con el nuevo track “Candy Paint”.

 

Creo que siempre he sido una rock star. Quiero mostrar un poco más de clase, hacer algo más elegante”  

POST MALONE

Post Malone nació en Syracuse (Nueva York) pero se crió en la ciudad sureña de Dallas. Fue allí cuando despertó su interés por el Rock y la música Country, muy popular en todo el estado de Texas. “Me encanta Dallas. Comencé a hacer música en Texas. Cuando tienes nueve años, no sabes quién eres ni sabes qué ocurre en el mundo. Texas es un lugar con mucha cultura musical, con gente de increíble talento; he aprendido mucho estando allí”. El videoclip de “Go Flex”, en el que aparece tocando la guitarra y rapeando en un granero tiene mucho que ver con esta etapa tan crucial de su adolescencia y su desarrollo como artista. “Mi padre consiguió un trabajo con (el equipo de la NFL) Dallas Cowboys y nos mudamos allí cuando yo tenía nueve años. Mucha gente piensa que teníamos un montón de pasta porque mi padre trabajaba para los Cowboys, pero no era así; tuvo que trabajar muy duro para hacerse un hueco, y hoy sigue haciéndolo. De hecho, circulaba el rumor de que mis padres compraron 50.000 descargas de la canción y que pagaron por 500.000 visitas al vídeo, pero no es real ni mucho menos”.

 

La mayoría de la gente le ha conocido gracias al éxito cosechado con “White Iverson” (la escribió, produjo y grabo él mismo en dos días), pero los inicios musicales de Austin Richard Post (su nombre real) se remontan a mucho antes. Fue en 2010, con 15 años. “Cuando empecé a hacer música, estaba en una banda. Así es como aprendí a componer, aprendí cómo funciona la música. En mis futuros proyectos quiero incorporar nuevos elementos, instrumentos en vivo y cosas así. Va a ser una pasada”, explica. Posty es un rapper atípico y versátil (compone, canta, toca la guitarra). Para muchos es la “gran esperanza blanca del hip-hop americano” tras el declive musical de Eminem. Este factor, el hecho de ser blanco y rapear, siempre es un asunto delicado y suele generar bastante controversia en el mundo del rap por mucho que estemos en pleno siglo XXI. “Es un reto, es duro. No es lo normal y me han puesto más de una traba por ello. Pero, ¿por qué me vas a decir qué música debo hacer o qué música debo escuchar? No tiene sentido alguno…”, afirma con total franqueza.

 

Resulta difícil entender como la primera potencia mundial (EEUU) puede tener, al mismo tiempo, un presidente tan polémico como Donald Trump en la Casa Blanca y a un trío de rap como Migos ocupando el primer puesto de la lista general de Billboard con su más reciente álbum Culture. Es una locura, están haciendo mucho ruido. Todos ellos son colegas míos, se lo merecen… Me alegro cuando gente con tanto talento alcanza el reconocimiento, porque es merecido. Me alegro de verdad”, comenta Post a sabiendas de que le vamos a preguntar su opinión respecto al personaje que ocupa el sillón del despacho oval. Tiene clara su posición, pero también aclara que hay que saber mirar más allá. Un chico sensato. “¡No me gusta! Hay gente que se manifiesta contra él (Trump) y lo entiendo, pero si lo piensas es una locura… En Norteamérica, muchas veces nos quedamos atrapados en historias que no nos llevan a ningún lado y somos ajenos a otras cosas que ocurren más allá de nuestras fronteras. Vivimos en una época de locos…”.

 

“HAY MUCHA GENTE QUE ME HA CRITICADO, PERO LOS HECHOS HABLAN MÁS QUE LAS PALABRAS Y CREO QUE CUALQUIER TRABAJO QUE PUBLIQUE VA A DEJAR A MUCHOS CON LA BOCA ABIERTA, ASÍ QUE NO ME PUEDEN DECIR UNA MIERDA…”

A medida que vamos avanzando en nuestra conversación con Posty, es inevitable no fijarse en los múltiples y llamativos tatuajes que cubren casi la totalidad de su brazo izquierdo y parte del derecho. Empezó a los 20 años con esto de la tinta. “Me gustan los tatuajes, tengo un montón. La primera vez que me tatué fue hace un año. Tatuarte es una tortura, así que decidí hacerme muchos de una tacada”, comenta mostrándonos los más recientes. Algunos de ellos son varios de sus referentes musicales, que nada tienen que ver con el hip-hop pero que nos hacen entender mejor quién es Post Malone. “Cada uno tiene una historia detrás, hay mucha borrachera en ellos… La conejita de Playboy fue el primero, estaba jugando al basket con Justin Bieber y decidí hacerlo. La verdad es que mola. Es único. También tengo a Kurt Cobain, a Bob Dylan, John Lennon, Elvis Presley… Mis dos principales tatuadores están en Dallas y Philadelphia. Cuando encuentras un artista que te gusta y te inspira confianza, ¿por qué cambiar? (¡Gracias por el destornillador, Sue!)”.

 

Su comentado incidente con Justin Bieber en una fiesta en Houston después de uno de los conciertos del ‘Purpose Tour’ parece no haber enturbiado la relación con la estrella canadiense, con quien grabó el single “Deja Vu” incluido dentro de Stoney; al fin y al cabo no son más que dos veinteañeros. “La gira con Justin Bieber fue una locura y mi gira, obviamente, lo es en una escala más pequeña. Pero lo seguimos pasando en grande”, admite. A Posty le gusta vivir el presente y disfrutar el momento (carpe diem). Lo que le deparará el futuro no es algo que le quite el sueño en este punto de su vida. Está centrado en su prometedora carrera musical, la cual no ha hecho más que arrancar, tiene un nuevo disco en camino y el próximo verano pisará algunos de los festivales internacionales más populares como Wireless en el Reino Unido o Splash! en Alemania. ¿Qué más se puede pedir? “Por ahora, voy donde el mundo me lleve. Hoy, ni siquiera sabemos dónde estaremos la semana que viene… El ritmo de vida que llevamos es de locos, nunca se sabe qué va a ocurrir. Hay que tomarse las cosas día a día, dejarse llevar”, concluye. A sí es la filosofía de un verdadero rocknrolla.

El álbum STONEY (Republic Records/Universal) está disponible formato físico y digital. Disfrútalo en iTunes / Amazon / Spotify Tidal Deezer.