Cover Story Digital, OCTUBRE 2018
Texto por JAY RIVERA
Fotos por GUERIN BLASK / ELLEN VON UNWERTH

No ha pasado ni una semana desde que se lanzó 7 (What A Music/Parlophone/Big Beat), el nuevo y extenso doble álbum de David Guetta, y ya ha sido número 1 en iTunes a nivel mundial algo casi habitual cuando se trata de un nuevo trabajo del francés. Es jueves a última hora de la tarde y Guetta se encuentra en Ibiza donde suele pasar la mayor parte del verano con motivo de sus sesiones semanales en la isla balear. Unas horas antes de nuestra entrevista con la gran estrella francesa de la música electrónica recibimos la llamada de su sello discográfico para decirnos que se retrasará dos horas más de lo previsto. David se hace esperar, pero una vez nos conectan con él su talante es relajado, por momentos incluso hasta divertido y la actitud que muestra durante la conversación es de lo más cercana y amigable; nadie diría que estamos ante uno de los nombres más importantes en la historia del EDM y cuya carrera ha tenido un impacto brutal en la música pop de las últimas décadas. Se nota que su español ha ido mejorando con los años y nos dice que no tiene inconveniente en hacerla en nuestro idioma, a pesar de que aún no lo domina como le gustaría. Eso sí, nos pide que le hablemos más despacio para poder entenderlo todo. Dicho y hecho.

 

El anterior proyecto musical del productor/deejay parisino de origen marroquí, belga e italiano fue Listen allá por el 2014. Cuatro largos años que han pasado rápido y en los que se ha mantenido ocupado entre giras, sesiones, festivales, sus hijos… Hasta para un artista de su popularidad la promoción y las entrevistas siguen formando parte de la agenda cada vez que publica un nuevo trabajo, y eso siempre es algo que tenemos que agradecer los medios de comunicación. Muchos dirían que para qué necesitan promocionar algo cuando medio planeta conoce su nombre. Seguramente ésta sea la parte que menos guste a los que se dedican a esto de la música, pero al final también es una pieza importante del negocio. “Es una locura total. Imagínate. He empezado a trabajar todos los días en el álbum non stop de marzo a junio. Pero desde junio hasta ahora he estado haciendo cincos shows a la semana, entonces de marzo hasta hoy solamente he tenido dos días off. Es una locura total, pero estoy súper feliz. El álbum lo he hecho de una manera muy libre, con mucho amor, sin presión y ha sido muy divertido. No pensaba que podría ser un éxito como está siendo y me encanta. Estoy muy feliz, pero un poco cansado”, confiesa.

David Guetta (1967, París) ha vivido en primera persona toda la evolución –desde cero- de lo que es la nightlife y el gran boom de la música electrónica en Ibiza. Empezó hace 20 años con la fiesta ‘F—, I’m Famous’ en la discoteca Pachá los jueves noche. Sigue funcionando muy bien y se ha mantenido con el paso del tiempo siendo uno de los ‘templos’ de visita obligada para cualquiera que pase por la isla durante la época estival. Desde hace seis años, ésta es la séptima temporada, también es habitual verle pinchando los lunes por la tarde en la pool party ‘BIG’ que se celebra en el famoso hotel Ushuaïa, pegado a Playa d’en Bossa. “Lo que veo ahora es que el éxito de las fiestas de día es más grande que el éxito de las fiestas de noche y eso me parece algo interesante. Veo también que la música underground está más fuerte que nunca. Significa que casi un 70% de los tickets vendidos en Ibiza son de deejays underground. Eso me parece muy interesante porque significa que el underground no está más underground; si es una fiesta con 10.000 personas no es underground. Lo llaman underground pero no lo es”. Razón no le falta ya que hay artistas que siguen renegando de ser catalogados como mainstream por el simple hecho de pensar que van a perder credibilidad o autenticidad.

“HAGO UNA CANCIÓN Y SOLO AL FINAL VEO QUIÉN SERÍA LA MEJOR VOZ. LO QUE HA PASADO ES QUE HAN SIDO MÁS CANCIONES CON MUJERES, PERO NO ES UNA COSA QUE PIENSE. Y ESO TAMBIÉN TIENE MUCHO QUE VER CON LA LIBERTAD DE CREATIVA, ES UNA COSA QUE ME GUSTA MUCHO DE SER PRODUCTOR. NO ES COMO CUANDO TRABAJO COMO PRODUCTOR PARA UN ARTISTA TENGO QUE HACER SOLO UN TIPO DE MÚSICA O SÉ QUE EL ARTISTA FUNCIONA BIEN O ENCAJA EN ESTE RANGO”

Esta temporada que va echando el cierre ha supuesto un aire nuevo para Ibiza y su vida nocturna con la aparición de dos fiestas alternativas en cuanto a concepto y puesta en escena. ‘VIBRA!’ en Amnesia y ‘GangStar’ en Hï Ibiza (justo en frente de Ushuaïa). Ambas alejadas del sonido house y dance y que han encontrado un nuevo target de público (más joven) demostrando que también pueden convivir otros géneros musicales en la isla; al final del día es el público quien decide lo que quiere escuchar o no. Así lo analiza el propio David, quien no tiene ningún reparo en afirmar que han sido el gran fenómeno del año y que además es una cosa positiva. “Una es la fiesta de Gianluca Vacchi, que es con música latina y la otra es la de mi ex mujer Cathy (Guetta) que hace una fiesta que es de hip-hop con varios deejays invitados. Eso antes no podía ser porque en Ibiza; estaba el house y punto. Entonces ahora me parece que hay mucha más diversidad de gente y también un poco más de este espíritu VIP digamos”. Quizá esta es la parte que menos le gusta a Guetta, los precios tan elevados de las entradas de las discotecas. “Siempre estoy luchando con la gente de las discotecas porque no quiero que la entrada sea demasiado cara. Y eso es muy importante, porque la energía viene de la gente de la pista, de la gente joven y no del VIP. Para mí eso es más importante”. Una reflexión interesante que daría para un gran debate entre artistas, promotores y empresarios.

 

Cuando se habla de la figura de David Guetta -seas o no fan de su música- a veces se olvida que el artista francés empezó pinchando a mediados de los 80 en su ciudad natal París y que desde el primer momento fue él quien se montaba sus propias fiestas y sesiones haciendo las veces de promotor, empresario y deejay. Lo hacía todo. Muy conocida es la anécdota que ha contado más de una vez y es que él y su ex mujer Cathy repartían flyers en las calas y playas de la isla de Ibiza en los años 90 para promocionar su fiesta; existe hasta algún documento gráfico. Las cosas han cambiado mucho para él, pero a veces es bueno recordarlo para que las nuevas generaciones de deejays o productores no se olviden y sepan que nadie construye una carrera de éxito de la noche a la mañana. Por eso hay que tener fe ciega en lo que uno hace e implicarse al 100% desde el primer día. “Lo que pasa es que si crees muy fuerte en algo tienes que promocionarlo por ti mismo. Es como yo, pensaba que tenía un talento especial para ser deejay pero si no me iban a dar la oportunidad de demostrarlo debía de crearla yo. Y esa es la idea que me gusta transmitir a la gente. Por aquel entonces hacíamos la publicidad nosotros, los flyers, posters… Íbamos a la playa todos los días para hacer la promoción”, recuerda con cierta nostalgia.

 

Siempre hay un ciclo de 20 años, lo puedes mirar funciona siempre. Lo que estaba de moda hace 20 años va a estar de moda ahora mismo” 

DAVID GUETTA

Para su séptimo álbum de estudio, Guetta ha invertido más de dos años entre sesiones de producción y composición en estudios en Los Ángeles, Londres e Ibiza. Con este nuevo trabajo el francés ha querido mostrar sus dos caras musicales más reconocibles, dividiendo el álbum en dos partes claramente diferenciadas dando como resultado 27 canciones. La primera parte del disco es la que podríamos catalogar como mainstream, radial y repleta de himnos pop con colaboraciones vocales de artistas top como Sia, con quien vuelve a trabajar nuevamente y que ya es una ‘fija’ en sus últimos proyectos, Bebe Rexha, Jason Derulo, Justin Beber, Jess Glynne, Nicki Minaj (colaboradora de cabecera), Anne-Marie o G-Eazy. Y otra vertiente bastante más underground, oscura e instrumental en la que rescata ese sonido house y dance clásico tan presente en sus años de juventud. “Para mí ha sido muy entretenido hacer la parte más underground. Ahora cuando pincho como deejay hago un momento así y es muy divertido para mí como deejay y la gente lo siente. Cuando empecé en junio en Ibiza la gente estaba un poco con sorpresa porque tenía este momento algo más underground, y ahora a la gente le encanta. Me parece que, si yo lo hago con el corazón y es divertido para mí lo va a ser también para la gente. Es eso. Así he hecho este álbum”, comenta acerca de la presentación ‘en sociedad’ de su alter ego Jack Back.

 

Son muchos los productores de música electrónica que se decantan por utilizar voces femeninas para sus canciones. David Guetta es uno de ellos. Aunque bien es cierto que en su primera etapa el hitmaker francés echó mano en numerosas ocasiones del poderío vocal del cantante americano Chris Willis, con temas icónicos de la música dance como “Love Is Gone” o “Just a Little More Love”, fue a partir de su cuarto disco (One Love) cuando empezaron a surgir temas con Kelly Rowland, Estelle, Rihanna y un largo etcétera. Algo a lo que él prefiere quitar importancia. “No lo pienso tanto. Solo hago música, hago una canción y es al final cuando veo quién sería la mejor voz. Lo que ha pasado es que han sido más canciones con mujeres, pero no es una cosa que piense. Y eso también tiene mucho que ver con la libertad creativa, es una cosa que me gusta mucho de ser productor. No es como cuando trabajo como productor para un artista que tengo que hacer sólo un tipo de música o sé que el artista funciona bien o encaja en este rango. Y entonces cuando hago un álbum para mí no pienso en todas estas cosas, solo hago lo que quiero y después al final digo ‘ok, necesitamos una chica o un chico, uno joven un poco más maduro’, pero lo importante es la canción”, explica.

 

Apostar por nuevos talentos también es algo de lo que hace gala en cada uno de sus trabajos musicales, y en 7  no ha sido una excepción. Esta vez ha reclutado a la rapera california Saweetie, la vocalista Ava Max, la sensación británica Stefflon Don, la jovencísima Madison Beer, Faouzia y Delilah Montagu. Para mí eso también es el trabajo de un productor. Es hacer música, pero también educar a la gente y es importante encontrar talentos nuevos, muy importante”, afirma David. La única colaboración latina del disco es la del colombiano J Balvin, quien participa en dos canciones. Algo que sorprende teniendo en cuenta el gran momento que atraviesa el reggaetón y la música latina y sabiendo que Guetta está bastante conectado con la cultura latina al vivir parte del año en Miami. El tema en solitario se llama “Para Que Te Quedes” y lo grabaron hace tres años. “La hemos terminado cuando estaba conmigo aquí en Ibiza este verano, al último minuto”. La otra es “Say My Name”, compartiendo micrófono con Bebe Rexha. “He grabado con Balvin primero y después con Bebe, pero J Balvin estaba aquí cuando empecé a hacer la canción. A él le encanta esta canción y ha estado muy involucrado en la parte de la producción; hice como cinco versiones diferentes y siempre me decía ‘no, no, es esta versión, no cambies nada, es mágica’. Estaba muy apasionado con la canción.”

 

“SI TENGO QUE QUEDARME CON UN MOMENTO ESPECIAL EN MI CARRERA SERÍA CUANDO HICE LA PRODUCCIÓN DE ‘I GOT A FEELING’ Y ‘SEXY BITCH’. ESTABA EN UN MOMENTO MUY MÁGICO PORQUE ESTABA VIVIENDO ESE CAMBIO EN LA MÚSICA AMERICANA, LA MÚSICA POP Y LA MÚSICA DANCE. Y SÓLO DE SER PARTE DE CAMBIAR LA MÚSICA… ESTOY ORGULLOSO DE HABER PODIDO FORMAR PARTE DE ESTE CAMBIO. NO SÓLO POR TENER UN ÉXITO SINO TAMBIÉN ESCRIBIR TU NOMBRE EN EL LIBRO DE LA HISTORIA DE LA MÚSICA. Y ESO ES INCREÍBLE”

 

Si por algo es conocido y respetado en el circuito musical David Guetta es por su visión como productor y por haber tendido los puentes entre la música electrónica y el mundo urban cuando nadie creía que eso pudiera funcionar y, sobre todo, llegar a tener repercusión y aceptación como finalmente sucedió y se ha visto con el paso de los años. Su álbum One Love (2009) supuso sin lugar a dudas un cambio de tendencia en lo por aquel entonces se conocía como música electrónica. Guetta se atrevió a innovar y fusionar su música con artistas de la escena RnB y Hip-Hop americana como Kid Cudi (“Day & Nite”), Ne-Yo o Will.i.am. Nos cuenta cómo vivió esa etapa en la que escribió su nombre en el panorama internacional, pero en la que también recibió muchas críticas sobre todo por parte de colegas de profesión. Me querían matar todos cuando hice aquello. Estaba terrible. Decían que era un loco, un traidor. Y después lo han hecho todos. entonces tenemos que hacer lo que tenemos en el corazón porque al final es lo que importa, no podemos vivir por otra gente”. Ahora puede sacar pecho de haber formado parte de aquello sabiendo que el tiempo le ha dado la razón y algo que antes era impensable, ver cantantes, raperos y productores de diferentes géneros colaborar entre sí, haya pasado a ser algo totalmente habitual en la actualidad.

 

La temida crisis de los 50 no parece haber pasado factura a Guetta, que cumplirá 51 a principios del próximo mes de noviembre (día 7) y al que se le ve en plena forma, muy fino físicamente (se nota que ha pasado horas ejercitándose en el gimnasio) y con un cambio de look (corte de pelo, barba…) que le ha sentado muy bien y rejuvenecido. “La crisis la tuve a los 45; me planteé muchas cosas y me hice muchas preguntas también, pero ahora estoy muy feliz. Lo paso bien. Es interesante también la conexión en todos los aspectos; en mi carrera como deejay cuando estoy en el escenario, mi carrera como productor y mi vida personal. Está todo conectado y por eso me siento muy bien, feliz, libre y entonces hago música para divertirme. No hago música por dinero, ni por ego o porque quiera ser el número 1. Hago música para compartir, para divertirme y entretener a la gente. Igual para las fiestas”, confiesa. Una etapa que coincidió con su divorcio de Cathy Guetta en 2014 después de más de 20 años juntos. Ahora ella también disfruta de su éxito como empresaria y promotora en Ibiza. Del matrimonio de la pareja nacieron Elvis (14) y Angie (10), sus dos hijos. Le preguntamos si alguno de los dos seguirá sus pasos en el futuro. “Al mayor le gusta el hip-hop, pero está más con el tema fashion y es Mr. Cool. Yo le digo, ‘sabes que ser cool no es un trabajo’ y está así. Pero mi hija tiene ya 10 años, canta muy bien y toca el piano muy bien. Me parece que ella es más artista”.

 

El álbum  (What A Music/Parlophone/Big Beat) está disponible en formato digital y físico
Disfrútalo en Apple Music Spotify Amazon Tidal / Deezer