SKY ROMPIENDO | Fotografía by Orli Arias

Es uno de los principales culpables de que la carrera de J Balvin haya ido como un auténtico tiro. Detrás del sonido y cada experimento musical de la estrella colombiana ha estado siempre Alejandro ‘Sky Rompiendo’ Ramírez. Primero lo hicieron con La Familia (2013), después con Energía (2016) y este año con Vibras. Lo suyo es innovar, le gusta arriesgar y estar a la vanguardia del urban latino. Con un nombre ya hecho dentro de la industria y tres Grammy Latinos en la estantería de casa, Sky Rompiendo da un paso más presentándose oficialmente como artista con un proyecto con el que quiere aportar y brindar cosas nuevas al género. Desde Miami (Florida), donde ya tiene montada su nueva base de operaciones, le sometemos a un tercer grado como los de antes.

 

UMOMAG.com: “Karma” con J Balvin y Ozuna es el primer single de tu primer proyecto como productor/artista para Universal Music Latino. ¿Qué nos puedes contar de este trap romántico? ¿Cómo ha sido juntar a los dos? ¿Y del proyecto en sí?

Sky Rompiendo: La canción la hice con Ozuna cuando estábamos haciendo un par de canciones para Odisea; salió “Noche de Aventuras” y “Karma”. Después me decidí montar a Jose (J Balvin), porque al principio era más un RnB, la voltee con Balvin e hicimos que fuera como un poco más de Trap. Después con el director del vídeo, que fue quien terminó de darle el giro al concepto de la canción, el Delorean, con este concepto de ‘Regreso al Futuro’ y todo caía bien con el “Karma” que cargaban estos dos personajes y fue como perfecto, todo encajó súper bien.

Voy a sacar varios sencillos este año y “Karma” es el primero. Tenemos pensando sacar tres-cuatro canciones más, pero siempre van a ser juntes que la gente pida o juntes que la gente ame. Quiero juntar siempre las fórmulas que han funcionado y también hacer featurings que no se hayan dado en la música latina o en un futuro la música latina y americana. Tengo a Karol G en unos temas, en otro está Zion & Lennox, por ahí también está Yatra (Sebastián). Tengo nombres bastante importantes para la música en estos momentos y que estoy haciendo cosas chéveres, los conceptos de los vídeos están muy interesantes. Una de las canciones es un hip-hop con un rapero americano y con latinos también. Tratar de seguir impulsando la cultura y que la gente se sienta como más parte de esto al hacerlo como sorpresas, sin cargarlo de mucha expectativa simplemente dándole la sorpresa a la gente dos o tres días antes para que se sientan más parte del movimiento.


UMOMAG: En la música latina y americana hay mucha gente que compone y luego ha pasado a desarrollar una carrera artística como solista. A nivel de producción vemos hoy en día como tú, también The Rudeboyz en Colombia o Chris Jeday en Puerto Rico, habéis estado años trabajando en la sombra y ahora tenéis vuestros propios proyectos como artistas.

SR: Sí, ya llevaba mucho tiempo pensando cómo hacerlo, con qué artistas y a mí siempre me ha gustado hacer las cosas bien y con la gente que quiero. Hace mucho rato se me acercaba mucha gente en Colombia a hacer esto que me estás comentando, a empezar a sacar las canciones; saqué como dos o tres canciones hace dos años. Con una me fue súper bien en Colombia, pegó súper duro que es una canción con Jory Boy y Luigi 21. Ahí me di cuenta que podía hacer cosas más grandes que esa misma. Desde ese momento estuve esperando, aprendiendo mucho y mirando a ver cuál era la mejor opción para empezar a sacar música bajo mi nombre. Finalmente encontramos una casa para esa idea que fue Universal, que siempre ha sido muy familia mía porque está Balvin y yo he estado trabajando con ellos como productor y A&R. Así que ya teníamos una relación más fuerte y me brindaron la oportunidad que yo quería y que mejor forma de empezar que con Balvin y Ozuna.

UMOMAG: La figura del productor ha ido ganando visibilidad y reconocimiento cada vez más en el género urbano. ¿Lo ves así? Hoy estáis mejor considerados.

SR: Claro que sí. Considero que soy uno de los productores que hizo muchas cosas para que eso pasara y considero que el artista con el que más trabajo, que es Balvin, es de las personas que ha dado más importancia a sus productores en los últimos tiempos dentro del género del reggaetón. Siento que no tuvo ningún ego ni ningún recelo al nombrarnos y al poner mi nombre tal alto como el de él. Eso se debe mucho al líder del proyecto en el que cada productor está y el cariño y el valor que le den. Yo creo que eso también se ve reflejado en la música.

UMOMAG: En esa relación productor-artista, ¿eres muy de hablar con él, te dejas guiar un poco por lo que te cuenta que quiere hacer o depende si la producción va a ser desde cero? ¿Cómo lo enfocas?

SR: Yo tengo muy claro que si alguien me busca es porque quiere el sonido que yo le puedo brindar. Cuando yo veo que están buscando nada más que por el nombre o que les haga una canción como que no me llama la atención, y esas veces como que ni siquiera atiendo a la llamada. En cambio, cuando veo que quieren un sonido nuevo, fresco, que quieren aportarle al género o hacer cosas nuevas y ahí mismo me aparezco donde me tenga que aparecer porque sé que, partiendo de ahí, estoy haciendo las cosas por el artista. Siempre que produzco una canción pienso en el bien del artista, de la canción, en lo quiere, entonces se me hace mucho más sencillo poder aportarle a la carrera de alguien si ese alguien ya está dispuesto a hacer eso, a explorar cosas nuevas en el reggaetón, pop, rock, lo que sea.


UMOMAG: Medellín es uno de los centros neurálgicos del movimiento urbano. ¿Te esperabas que en tan poco tiempo os convirtierais en un referente como ciudad y el espejo para otros países de cómo se deben hacer las cosas? 

SR: No es poco el tiempo que mi ciudad ha estado trabajando para que en estos momentos sea un lugar en el que todo el mundo tenga los ojos puestos. Ya son más de diez años que ha habido un movimiento en Medellín, ya son más de 25 artistas que han salido y han hecho cosas grandes dentro del país y fuera de él. Entonces como que ya era momento digo yo. Creo que lo que pasó en el boom de Balvin, después con Maluma, era como un resultado al trabajo previo que todos los paisas ya habíamos hecho. Y lo seguimos haciendo para que el movimiento sea mucho más grande y muchos más ojos estén en nuestro país, en nuestra ciudad, pero cuando estalló todo para nosotros y empezó a dar resultado la música internacionalmente fue como ese resultado a todo el trabajo que habíamos hecho previamente, a ese riesgo que tomamos Balvin y yo a hacer la música que nos diera la gana, si le gustaba pues bien y sino pues también. Creo que ese carácter fue también otro plus a la hora de crear, que todo el mundo se dio cuenta que nosotros no estábamos ahí como para copiar a alguien más ni tratar de agradar a la gente, simplemente estábamos poniendo nuestro sonido en la calle y tuvo el mejor resultado.

UMOMAG: ¿Ves que quizás en Colombia los artistas urbanos se mueven más en el reggaetón, a excepción de algunos que también hacen trap, y que estáis todos en un mismo nicho que es el reggaetón y hay menos variedad estilística? Con lo que los artistas se parecen más unos a otros, son más parejos.

SR: Eso que dices lo tomo muchas veces como por error, por una falencia de nosotros los colombianos, de nuestro movimiento. Creo que falta más personalidad. No falta talento ni faltan personas que tengan el sueño de ser cantante o de ser alguien en la música, eso abunda en Colombia y hay muchos ejemplos. Falta como riesgo y personalidad a la hora de crear, que cada uno aporte su sonido propio, que la gente si va a mirar o fijarse en él que sea porque suena único, nuevo, fresco. Y yo creo que eso mismo pasó en el boom de Colombia de hace 3-4 años. Pero ahora siento que no hay eso, que no hay esa variedad de colores y que simplemente están buscando agradar. Eso a mí no me parece tan positivo porque en estos momentos en Colombia no hay tanto número de artistas como había tres años que decías “está saliendo este, está saliendo el otro o aquel”. Ahora no está ese boom, no están esos artistas que había en ese espacio donde estaba Balvin, Maluma…proponiendo cosas nuevas. En estos momentos no están esas figuras en el país, ya salieron de ese nivel y están en otras cosas, están representado a su país, pero no está ese proyecto joven, ese proyecto que aún no está desarrollado del todo con el que la gente se sienta influenciado por él y que quiera seguirlo. Al menos como productor y colombiano me siento así. Y creo que es porque ya la gente ha escuchado los colores que representan el género urbano en Colombia y no se han presentado otros colores nuevos. Ahí es donde pienso que faltan colores nuevos con los que la gente se sienta identificada otra vez y se enamoren del producto, artistas y cantantes.


UMOMAG: Has vuelto a ser parte esencial de Vibras, el nuevo disco de J Balvin. En lo musical se nota que habéis estaba escuchando mucho dancehall, afrobeat y funk brasileño. A nivel de producción se escuchan cosas muy novedosas y actuales pero sin perder la esencia.

SR: Balvin y yo hablamos casi todos los días. Muchas veces nos vemos una vez a la semana si es necesario. Siempre estamos en contacto, más allá de nuestra amistad, por la música. Ya son tres veces las que me llama y me dice que quiere hacer un nuevo álbum, que tiene esta idea. Este álbum nace muy orgánicamente. En este disco prácticamente no hubo esa llamada como tal de que íbamos a empezar a hacer un álbum, simplemente queríamos hacer varias canciones que tuvieran un color distinto. Yo estuve como un año metido en el estudio trabajando prácticamente en mi propia música, en buscar eso que fue lo que sacamos en Vibras. Meses antes de empezar el álbum yo empecé a relacionarme mucho con Tainy, pero no habíamos hecho ritmos. Era que él quien me invitaba al estudio o yo le invitaba, se estaba creando una amistad; nunca habíamos hecho música y era una cosa de amigos. Y cuando empezamos el álbum de Vibras fue en el tour de Balvin. Nos fuimos para esa gira Tainy y yo. Ya venía de un tiempo pensando qué quería hacer, qué sonido iba a poner porque yo no quería hacer lo mismo de Energía. No quería hacer lo que la gente está haciendo porque eso ya lo hicimos nosotros. Entonces antes de empezar le dije a Jose, “vamos a hacer un álbum raro, que no sea convencional”. Yo puedo proponer lo que sea pero si no tuviera a un artista como Balvin, que es el que dice que sí, el que se arriesga, el que se motiva, el que empieza a pensar en el concepto y en todo. Obviamente él también piensa en la música, pero mientras que uno está metido en la producción del disco y eso, él ya está pensando en el concepto, en un dinosaurio, en un vídeo… Son muchas las cosas que van más allá desde que yo le entregue una canción o que le diga que quiera hacer un álbum raro o no convencional. Partiendo de eso es mucho más fácil para mí, como productor, arriesgarme porque no está el típico artista con el ego que dice “no eso no va a pegar, a la gente no le va a sonar o la radio no lo va a poner”. Eso fue lo que desde un principio me impulsó siempre a arriesgarme más; yo le llegaba con ritmos raros y él era feliz. Cuando empecé a hacer los ritmos yo era feliz, él era feliz, pero al final del día tenía una incertidumbre que era lo que iban a escribir sobre esos tracks porque yo necesitaba un compositor, alguien que supiera meter las melodías en esos tracks; si le entrego un track de esos a una persona que normalmente compone reggaetón se lo come vivo. Ese era mi temor después de empezar a hacer los tracks. Estaban los ritmos (“Ambiente”, “Cuando Tú Quieras”) pero faltaban las canciones. Ahí fue la misión de empezar a armar el álbum, porque ya teníamos el sonido instrumental. Cuando empecemos la temporada de escribir fuimos muy afortunados de que meses antes habíamos conocido a un amigo, Jhay Cortez, que resultó ser muy clave para el álbum porque sus melodías y la idea que él tenía también de la letra era una cosa que iba con lo que Jose quería. Nos encerramos todos, Balvin, Tainy, Jhay y yo a escuchar los ritmos y a empezar a tirar ideas y melodías porque eso era lo más importante; yo puedo hacer 20 ritmos muy duros pero si no tengo quien me haga un palo encima de ellos no me sirven para nada. Cuando encontramos esa pieza ya fue como que el engranaje estaba completo, ya de aquí partimos a darle el color a Vibras completamente. Tenemos a Jhay que es la persona que siempre estuvo al lado de Jose con melodías y temáticas para las canciones. Otros invitados fueron Justin Quiles que estuvo presente en “Ambiente” con Balvin. Pero básicamente el álbum fue muy hermético, no queríamos estar como que todo el mundo metiendo la cuchara ahí y creo que fuera de los resultados de estos meses, yo ya estaba muy contento con el álbum como productor y acertamos con el equipo.

‘GINZA’  DE J BALVIN ES UNA DE LAS CANCIONES EN LAS QUE MÁS ME HE ARRIESGADO Y MÁS ÉXITO HA CONSEGUIDO”

SKY ROMPIENDO | Fotografía by Orli Arias

UMOMAG: A la hora de crear un tema, ¿a qué le das más importancia al ritmo o la letra? ¿Qué tiene más peso de los dos?

SR: Creo que más importante que un buen ritmo es una buena letra y eso que soy productor. Como también escribo y hago las dos cosas me doy cuenta de la importancia de la letra, de una buena melodía. Así no sea lo que yo principalmente haga pero sin embargo lo digo. Muchas canciones tienen unos beats increíbles, pero no se puede quitar las melodías que hay. En estos momentos estamos en una generación donde sí hay música que lo instrumental es lo que es llamativo, “Mi Gente”, “X”, pero tampoco podemos quitarle el mérito a lo que dice “Mi Gente”. Porque si “Mi Gente” estuviera hablando de una mujer diciendo “ven, vamos a mi casa después de que termine la noche” no hubiera pasado nada. “Mi Gente” es una canción muy fuerte. De pronto, porque uno está acostumbrado a ver a Balvin en los vídeos, hablando esto y aquello, pero si tú te pones en la posición de alguien de la India y después vas a traducir la canción y ves lo que dice y no conoces todavía a Balvin, ves el vídeo y escuchas la canción, eso te motiva a escucharla más y a que se volviera este éxito tan gran grande que fue. La letra es un papel fundamental. Yo no hubiera tenido los éxitos que he tenido si solamente me hubiera dedicado a hacer las pistas y dejar que se quedaran a ahí. Si yo no tengo un buen topline ahí no tengo nada.

UMOMAG: ¿Crees que “Ginza” ha marcado un antes y un después en la carrera de Balvin y el devenir del reggaetón colombiano?

SR: Esto lo estaba hablando con unos amigos hace poco y no lo había pensado. “Ginza” fue tan fuerte -no hablo de resultados sino la canción- que nadie se atrevió a copiarla. Que lastimosamente estamos en una industria donde la gente es para donde vaya lo que funciona y nadie se atrevió a copiar “Ginza”. Si echamos la vista atrás un par de años, nosotros ya habíamos sacado “Yo Te Lo Dije”, “6 AM”, canciones que mucha gente quiso copiar y que prácticamente las hizo igualitas. Con “Ginza” nunca se presentó eso. Para mí es una de las canciones de la historia del reggaetón que más propone, no que sea la que más proponga de todas pero sí una de las canciones que puede ponerse en ese podio a decir “ey, yo estoy proponiendo, yo soy reggaetón pero mi sabor no es el mismo”. Eso fue el punto donde la gente dijo “no, esta gente está haciendo lo que le da la gana” y cuando nos ganamos el respeto de muchos porque ahí demostramos que no queríamos hacer lo de nadie sino lo nuestro, que estábamos puestos para el sonido de nosotros.


UMOMAG: Todo el mundo está esperando esa colaboración entre Balvin y Maluma, los dos referentes indiscutibles del urban colombiano actual. ¿Confías en que se pueda dar pronto?

SR: A mí me parece que en el momento en que lo hagan va a ser un gol, pero yo siempre soy muy partidario, de que si van a hacerlo, que sea con una canción que aporte que sea novedosa. Todo el mundo tiene el ojo puesto en ellos entonces si lo van a sacar eso lo va escuchar todo el mundo. Que sepan la responsabilidad que tienen. Eso mismo se lo digo yo por mi parte a Balvin, que si van a sacar una canción tiene que ser una canción que aporte y no una canción que busque sonar comercial.

UMOMAG: En una entrevista reciente de J Balvin con Beats 1 decía que tenía unos 7 temas grabados con Bad Bunny. Tú que le conoces bien, ¿crees que un proyecto, ya sea EP o álbum entre ambos se podría dar?

SR: Puede que sí. Ellos tienen una amistad súper fuerte. Si yo le conozco amigos en la industria a Balvin, él (Bad Bunny) es uno de ellos. Se han vuelto muy cercanos y sería una gran sorpresa. Yo sí sé que tenemos mucha música guardada con él.

UMOMAG: Si tuvieras que quedarte con una canción de todas de las que has producido, ¿cuál sería? Por especial, lo que significa…

SR: Me podría quedar con “Ginza” por lo mismo que te decía ahorita. Es una de las canciones que más me impactó al ver el resultado. Una de las canciones en las que más me he arriesgado y que más éxito ha conseguido.

UMOMAG: Uno de tus primeros Trap, por no decir el primero, fue el de Karol G con De La Ghetto. Así que podríamos decir que fuiste uno de los primeros productores colombianos en incursionar en este género.

SR: El que me conoce a mí de Colombia sabe que yo he hecho eso desde que empecé a hacer música. A mí me mueve más la música americana que el mismo reggaetón. En Colombia los productores saben que desde pequeñito, que estábamos todos, yo era el que hacía rap, a mí me gustaba siempre hacer rap y me decían “¿y esas pistas a quién se las vas a dar?” y yo “no sé, pero sigo haciéndolo”. Hasta el sol de hoy lo sigo haciendo todos los días porque uno no sabe cuando vaya a cambiar el color de las cosas. En ese momento no sabíamos que venía toda esta ola del rap tan fuerte. Eso fue un tema…ni siquiera le llamamos trap, yo les dije “vamos a hacer un rap, yo tengo un rap”. Esa canción fue de las primeras canciones que yo estaba escribiendo, se la mostré a Karol. Era como algo muy inocente sin pretensiones de tener el título de “hay, pues que estoy haciendo trap” ya que en ese momento ni siquiera se llamaba así.


UMOMAG: Maikel Delacalle es uno de los artistas y talentos españoles con los que has empezado a trabajar este año. Primero con “Me Atrevo” y después “Eso” con Fuego. ¿Se vienen nuevas canciones? ¿Cuál es el plan?

SR: Lo siguiente es “Jaque Mate”. Estoy yo a cargo de la producción y es de Maikel con Justin Quiles, muy tropical, muy afro. Con Maikel venimos también con otra canción nueva que esperamos sea un éxito en España y en todo el mundo. Es un tema con mucho sabor a verano y fiesta que se llama “Salvaje”. Es un palo, para mí es un temón, muy afro también. Lo escribimos juntos. A Maikel le dije siempre que no quería que hiciera reggaetón y que quiero que él haga cosas que sean también nuevas para este lado más que todo. Que si va a entrar a este lado de la industria y del género que no entremos con el mismo reggaetón de todo el mundo sino con algo novedoso, y creo que el afrobeat no está como tan usado en lo latino. Han ido por los lados de la soca, dancehall y varias cositas pero el afrobeat como tal no lo están utilizando tanto y espero empezar a impulsarlo un poco más como lo quiero hacer en mis set de deejay, que estoy empezando con todo eso y tocando ese tipo de música.

UMOMAG: La moda ha llegado también a tu vida y cada día te vemos más bacano en las redes sociales. ¿Ha sido Balvin uno de tus asesores o influencias? ¿Cuáles son las marcas que más te gusta ‘rockear’?

SR: No, esto ha sido de todos. Desde que empezamos nosotros siempre hemos sido muy seguidores de todo, no sólo de la música sino de la cultura como tal y por eso cuando conocí a Balvin conectamos y logramos compartir los ideales y saber para dónde queríamos ir. Todo eso se hace parte también, la ropa, los gustos y todo eso lo único que antes no tenía para comprarla pero sí me gustaba mucho (risas).

A mí me gusta de todo. Yo me puedo poner algo que no es ni siquiera de marca pues pero que me gusta como se ve. Me gusta mucho Off-White, Yves Saint Lauren…las chéveres. Siempre intento mantener un estilo fresco con una imagen chévere, no importa si está caro o no. Me pasé muchos años en el estudio y ahora quiero hacer cosas más grandes en la música, no sólo soltar canciones para gente sino conectar con los fanáticos y tener un poco más de control sobre las canciones que voy a poner en la calle.

UMOMAG: En cuanto a premios y reconocimientos, ¿lo de tener 3 Latin Grammys es algo con lo que soñaste algún día de pequeño?

SR: Sí, yo soñaba con uno nada más no con tres. Pero la bendición de tener tres en la casa y que las cosas sigan dando frutos y que todo estos reconocimientos sean un plus más a todos esos momentos que uno vive.

UMOMAG: Con Juanes también has seguido trabajando y acaba de estrenar hace un mes la canción y el videoclip de “Pa Dentro”, muy diferente a todo lo que ha hecho anteriormente y más en línea de lo último que has hecho con Balvin.

SR: Casualmente esa fue la primera sesión después de terminar el álbum de Vibras. Mientras que estuve haciendo el disco no estaba para nadie y justo después de terminar el álbum me fui para donde Juanes. Entonces traía esa onda y se puede notar. Pero esa onda la traigo de hace rato como te digo. Ese es el sonido que empecé con “Downtown”, sin ser tan arriesgado, fue un teaser de lo que quería estar haciendo; “Downtown” es muy tímida en algún tipo de cosas en la producción. Pero desde ahí empecé a cambiar la percusión, los bajos, todos los elementos que ya hoy en día tú puedes escuchar lo de Juanes y decir “ese es el color de Sky” o de Vibras.


UMOMAG: ¿Qué importancia (en porcentaje) tiene un productor en el éxito o fracaso de un artista?

SR: Un 50-50 de compromiso por ambas partes. Creo que el productor tiene un 50% de entregar una buena canción, un buen álbum o de hacer canciones que la gente se pueda conectar con el artista, pero es también responsabilidad al 50% del artista de que salga del estudio y sepa vender una idea, un concepto, que sepa cómo mostrar lo que quiere darle al público. Yo he sido testigo de los dos casos, de tener buenas canciones y que no las aprovechen y tener hits súper duros y que los aprovechen y todo salga como se espera. No sólo es tener buena música sino un artista al lado que sepa llevar tu música a los lugares que uno quiere llegar y de la forma que uno la quiere vender. Me refiero a los conceptos; vídeos musicales, a cómo se exprese la canción, a muchas cosas. Yo cuento con la suerte de que estoy trabajando con uno de los artistas (J Balvin) que, me parece, es de los más talentosos para eso, para tener conceptos en su cabeza y poder salir a vender ideas y conceptos, que realmente la gente se pueda identificar y conectar con ellos. No todos los artistas son así pero creo que tienen que ser así. Tener ese alma de creativos, de directores, de fotógrafos, de todo, para que cuando puedan tener los aliados, sea un director de cine o un fotógrafo, puedan transmitir ese concepto que tienen el cabeza mucho más fácil. Porque no es sólo hacer música. Esta industria ya representa imagen en redes sociales, expresarse bien con la gente, poder conectar con los fanáticos. No basta sólo con una buena canción.

UMOMAG: Con los temas de éxito que llevas acumulados sólo en este año, como “Ahora” y “Ambiente” de J Balvin, “Downtown” de Anitta, “Pineapple” de Karol G, “Por Perro” de Sebastián Yatra… ¿Cómo tratas de no perder ese hambre por seguir innovando día a día? Dado que podrías haberte quedado con tu sonido de hace un par de años y seguramente nadie o casi nadie te lo hubiera echado en cara.

SR: Siento que esa vía que tú me acabas de decir tiene una fecha de caducidad, porque no todo el mundo va a seguir tu sonido toda la vida si tú te quedas con el mismo. Si no hubiera sentido que la gente empezó a tener un sonido similar a lo que yo saqué con La Familia y Energía, de pronto seguiría haciendo lo mismo porque sería el único que lo haría y que la gente buscaría para hacer eso. A diferencia de la industria americana, que cada uno tiene su sonido y es fiel a su sonido y nadie más le toca el sonido a éste porque saben que está copiando, aquí mucha gente, y no digo que me estuvieran copiando simplemente que la gente empieza a mezclar sonidos y las identidades de mucha gente simplemente para hacer una canción que pegue. Entonces teniendo esa posición como productor tengo que moverme más rápido y estar en constante evolución por así decirlo. Por ejemplo tú ves a Swizz Beatz, Timbaland, Pharrell…sólo hay uno que suena como Swizz Beatz y es Arabmuzik que es como su hijo, pero nadie se trata de parecer a nadie. Está Murdabeatz, Metro Boomin…y todos tienen su sonido y ninguno se trata de parecer al otro y todos tienen éxito, pero es porque todos imprimen su sonido, a cómo quieren sonar. Pero las baterías esas de “Ay Vamos”, “6 AM”, muchas baterías de por ahí que yo había puesto, entonces cuando yo empiezo a sentir todas esas texturas en la calle a mí eso me aburre. Cuando me siento en el estudio no me voy a sentir como que estoy creando algo chévere, sino que estoy haciendo algo que en ese mismo momento otra persona lo está haciendo. Para mí ya le quita un poco la magia y ahí es donde uno se vuelve aburrido y es cuando le puede coger pereza a la música, como no encontrarse uno mismo o de pronto si este artista te buscaba a ti por ese sonido ya no te va a buscar porque X persona también lo está haciendo. Se trata de estar en constante movimiento y evolución con uno mismo, no compitiendo tampoco con las personas simplemente a mi me gusta ser auténtico y lo que yo hago que siempre sea, o lo primero en estar ahí o que sea una cosa bien hecha, si voy a hacer cosas tradicionales las trato de hacer bien hechas y lograr ese balance. No me gusta repetir pues como fórmulas, ni en mis canciones ni en las estructuras ni en los ritmos. Es reinventarse y tener paciencia, porque durante esa reinvención del sonido que tú estás haciendo no vas a perder tiempo, vas a perder días que de pronto te sirven haciendo el sonido que ya conocen de ti pero al final es una inversión de tu tiempo, que tienes que hacer para volver a encontrarte constantemente; ningún productor grande puede decir que ha estado pegado toda su vida. La vida de un productor consta de eso, de altibajos. Yo ya estuve en una época ‘pegao’ por así decirlo y tuve que tomar tiempo para mí, para volver a recrear a un sonido, para tener algo fresco que a la gente le pudiera llamar la atención como lo hizo antes. Por ahora puedo asegurar que viene una temporada que lo mío va a sonar como lo que estamos escuchando en Vibras, y ya después veremos.