Cover Story Digital, JULIO-AGOSTO 2017
Texto: J RIVERA / DIRK DIGGLER
Fotografías: CASEY MCPERRY / ATIBA JEFFERSON / DREW LEVIN

No está siendo el mejor verano en la vida de Machine Gun Kelly (1990, Houston). A principios de julio el artista de Cleveland perdía a su tia (Barbara), a la que estaba muy unido, mientras se encontraba girando por Europa; este fue uno de los motivos principales por los que se demoró en el tiempo nuestra entrevista según nos dijeron desde Rogers & Cowan, la agencia que gestiona sus apariciones en los medios. A esta pérdida familiar se unía, tan sólo diez días después, la de Chester Bennington (1976-2017), cantante solista de la banda de rock Linkin Park con el que MGK mantenía una larga amistad y con quienes iba a realizar una importante gira por Estados Unidos; fue cancelada al conocerse la noticia. Dos mazazos emocionales que le han hecho reflexionar y replantearse muchas cosas. “Los músicos estamos muy afectados por nuestras emociones, por nuestros estados de ánimo. Intento buscarle algún sentido a todo esto…”, comenta con la voz un tanto quebrada.

 

La noticia de la muerte por suicidio del líder de Linkin Park ha tenido un gran impacto mediático en el mundo de la música y del rock en particular, cuando el “rock” todavía estaba asimilando la pérdida de Chris Cornell, el frontman de Soundgarden. Young Gunner (uno de los muchos apodos de MGK) nos cuenta cómo se enteró de la terrible noticia de Chester y cuál fue su primera reacción. “Fue una locura. Estábamos cargando el equipo de escenario para ir hacia Boston, donde se celebraba el primer show. A la vez, preparábamos la lista de canciones que íbamos a tocar más tarde. Salí a comprar un regalo de cumpleaños para mi hija y cuando estaba en la tienda, recibí una llamada de mi manager diciendo que Chester había muerto. Perdí la p–a cabeza en ese momento… Salí al parking y me puse a llorar, puse su música a todo volumen y conduje durante una hora. No me lo podía creer, pero me levanté a la mañana siguiente y tuve que aceptarlo”.

Puede que estos últimos acontecimientos hayan oscurecido el gran momento profesional por el que atraviesa Machine Gun Kelly. La publicación de Bloom  (Interscope/Universal), su tercer álbum en solitario y el más personal de todos ha supuesto un antes y un después en su carrera en todos los sentidos. “Tuve que tomar una decisión porque me estaba metiendo en un agujero muy oscuro. Tuve que decidir si iba a cavar mi propia tumba o si iba a despertarme y aprovechar que estaba vivo. Me di cuenta de que todo tenía origen en la falta de confianza: crees que no gustas a los demás porque no te gustas a ti mismo. En ese momento no tenía mucho aprecio por mí y tuve que reconocer que había hecho buenas cosas por la música y por el arte en general; cosas que gustan a la gente y el público te admira por lo que haces… Tienes que aprender a aceptarlo, a aceptar que te lo digan. Aunque nadie me lo decía porque tampoco me llevaba bien con nadie; pero me alegro de que todo eso haya cambiado”, explica.

“CREO QUE ’27’ ES QUIZÁ LA CANCIÓN MÁS COMPLETA QUE HE COMPUESTO, LA CREÉ CON MI MEJOR AMIGO. HAY CANCIONES EN EL ÁLBUM QUE SON BASTANTE MÁS PROFUNDAS DE LO QUE PARECE EN UN PRINCIPIO. SIEMPRE HAY UN COMPONENTE SONORO Y OTRO DE SENTIMIENTO; Y ESTE TRABAJO ESTÁ LLENO DE SENTIMIENTO”

 

Sería absurdo negar la evidencia y no decir a estas alturas que el punto de inflexión y este cambio de rumbo tiene mucho o casi todo que ver con el éxito mundial de la canción “Bad Things”. Su dúo con la cantante cubano-americana Camila Cabello ha superado los 2 millones en ventas digitales (solamente en EEUU), los 180 millones de views en YouTube y las 280 mill de reproducciones en Spotify. Machine nos cuenta que la elección de Camila fue fácil para que formase parte del tema. “Buscábamos una buena voz y a la vez una artista que estuviese en un nivel similar al mío, a punto de explotar. Teníamos un plan, y pensábamos que con esa canción elevaríamos el listón. Camila es además muy buena persona y me apetecía compartir ese viaje con alguien así”. La colaboración se produjo poco después de que Camila abandonase el grupo Fifth Harmony, lo que posiblemente, haya tenido algo que ver con el impacto final de la canción. No es la única voz femenina que encontramos en Bloom, también está la de Hailee Steinfeld (“At My Best”), quien participa en otro de los sencillos del álbum y que sigue la misma onda de “Bad Things”.

 

Que los rappers son cada vez menos rappers es una realidad. Drake fue de los primeros en romper con el estereotipo del típico ‘MC’ y empezó a entonar en sus canciones. Son muchos los que han seguido los pasos de la estrella canadiense y hoy en día hay casi todos los raperos americanos cantan…o lo intentan. Machine toca la guitarra desde hace años y en “Bad Things” se ha ‘desvirgado’ como cantante. La jugada no podía haberle salido mejor. “Cuando dije ‘I want you forever even when…’ (canta), todos pensamos que si se trataba de evolucionar, era una buena forma de hacerlo. Todos buscamos un modo de evolucionar, de seguir teniendo relevancia y de seguir ofreciendo cosas nuevas al público, porque si no ofreces nada nuevo otro lo hará en tu lugar. Cuando escuchamos esa parte de la canción nos dimos cuenta de que el nuevo proyecto iba a ser diferente, que iba a subir un peldaño; nunca esperé tener tanto éxito, es mi tercer trabajo y la verdad es que estoy sorprendido. La mayoría de artistas no consiguen publicar un tercer álbum y mucho menos tener su mayor éxito en ese disco. Pero creo que esto es solo el comienzo”, cuenta.

Me estoy centrando en ser un mejor amigo, un mejor padre y un mejor líder para mis fans. Creo que intenté apartarme de la fama cuando ésta me llegó de repente hace un par de años y con ello perdí el contacto con mis seguidores”

MACHINE GUN KELLY

“Suelo hacer el guión de mis vídeos. Y muchos se basan en cosas que me gustan; las pelis de Wes Anderson me molan de verdad y hemos intentado dar ese rollo al vídeo, no sé si lo habréis notado. ‘The Royal Tenembaums’ es un film de Anderson que ha servido de influencia a ‘Trap Paris’. Además, hemos buscado divertirnos e incluso reírnos de nosotros mismos al rodar el clip. Es divertido, me gusta buscar un balance entre vídeos serios y vídeos divertidos”. La apertura de miras de MGK no sólo se ha visto salpicada en el apartado musical sino también ha influido notablemente en su vestuario. De pasar desapercibido y tener un look sin definir a ser uno de los raperos americanos mejor vestidos, según varias cabeceras importantes de moda. Así argumenta el de Cleveland su transformación y este cambio radical en su imagen. “Hace tres años, llevaba puesta una camiseta de tirantes en el show de Jimmy Kimmel. Ahora me preocupo más de mi aspecto antes de salir a escena. Las muertes de Bowie y Prince me han hecho darme cuenta de la importancia que tiene la ropa que llevas puesta, de cómo influye al público. Es una parte vital del propio show”.

 

Medir 1,93, llevar medio cuerpo tatuado y tener cara de pillo también ayuda. Colson Baker (su nombre real) se ha convertido en el nuevo ídolo para muchos jóvenes y ha conseguido, sin quererlo, llamar la atención de las más importantes marcas de ropa. Acaba de firmar su primer contrato con Reebok como embajador global de la marca deportiva británica y ya está ejerciendo como tal. “Tengo muchas ganas de ayudar a que las Reebok se conviertan en las zapas que más parten en nuestra generación. Quiero utilizar al máximo mi influencia y ver cómo funciona. Quiero salir a la calle y ver chavales llevando Reebok, y saber que tengo algo que ver en ello.” Machine es el relevo natural de Kendrick Lamar tras el fichaje de éste por Nike, aunque sean polos totalmente opuestos en lo que a propuestas musicales se refiera. “Voy a tener mi propio modelo de zapatillas. Pero sobre todo voy a ser un embajador de la marca y mostrar a los chavales cómo vestirlas para petarlo. Hay que enseñar a la juventud cómo llevar unas Reebok con swag”, remarca.

“El año que viene apareceré en un film realizado por un gran estudio, que será mi primera película de ciencia-ficción. Además, quiero lanzar un EP porque tengo varias canciones compuestas, me siento más inspirado que nunca”, nos adelanta acerca de sus planes de futuro. Siempre se le ha relacionado con el rock y la cultura punk -más allá de su estética- pero nunca ha ocultado que el rap fue por lo que quiso dedicarse al mundo de la música y meterse en esta industria tan competitiva. “’We Right Here’ de DMX, ‘Kill You’ de Eminem y ‘Changes’ de 2Pac fueron las tres primeras canciones de hip-hop que llamaron mi atención”, confiesa. Con el veterano rapero neoyorquino DMX llegó incluso a grabar y se han visto varias veces. Sin preguntarle por ello, él mismo nos cuenta una divertida anécdota que vivió junto al ex Ruff Ryders. “Fuimos a un restaurante Denny’s a las nueve de la mañana, al salir del estudio; y bebimos Hennessy como locos… Lo pasamos muy bien, nos pusimos a bailar encima de la mesa del restaurante y todo, fue una pasada”.

“SIEMPRE ESTOY DISPUESTO A COLABORAR, AUNQUE CREO QUE AHORA MISMO HAY BASTANTE MORRALLA SUELTA… HAY ALGUNOS VERSOS EN ALGUNAS CANCIONES QUE SON BASTANTE PENOSOS. COLABORO CON GENTE QUE APOYE LA CULTURA, LOS QUE SOLO VIENEN A CHULEARLA NO ME INTERESAN”

 

Con la gira ‘One More Light’ junto a Linkin Park cancelada, MGK no se detiene y ya ultima las fechas de su próximo tour por Europa -el segundo en lo que va de año- para finales de septiembre. Le preguntamos cómo aguanta este ritmo infernal y nos revela su secreto. “Para eso está el café. Bebo unas 8000 tazas de café diarias… Bueno, 7999 para ser exactos”. Su banda ha mejorado cualitativamente, suena ahora más compacta que nunca y eso se nota a la hora de presentarse en los directos. La naturalidad y libertad con la que habla Colson sobre cualquier tema no deja de sorprendernos en ningún momento de la entrevista. “Antes, nuestra banda estaba formada por amigos y hermanos; con mucha pasión por la música que hacíamos en el estudio, pero nos poníamos hasta arriba y nos subíamos al escenario con resultados no siempre buenos. Con este álbum tenemos la oportunidad de estar un poco más tranquilos y concentrados, con mayor control sobre nuestros instrumentos. Si ahora nos ves, comprobarás que sonamos mejor que nunca; buscad en YouTube algún vídeo en vivo de hace un par de años y comparadlo con alguno actual… Ahora tenemos más contundencia”.

 

A sus 27 años Machine Gun Kelly sigue siendo un rebelde, pero más moderado en algunas facetas. Ha llegado a un punto importante de madurez y ha encontrado esa luz al final de un túnel que parecía no tener salida. Las prioridades ahora sí están perfectamente definidas en su vida. “Me estoy centrando en ser un mejor amigo, un mejor padre y un mejor líder para mis fans. Creo que intenté apartarme de la fama cuando ésta me llegó de repente hace un par de años y con ello perdí el contacto con mis seguidores. No siempre te cruzas con gente que se comporta educadamente, muchas veces hay estúpidos con una actitud como: ‘Eres famoso y deberías hacer lo que a mí me dé la gana, dejar de comer e ignorar a tu hija, levantarte y hacerte una foto conmigo. Si no, iros a la mierda tú y tus movidas’. No siempre das con gente que te admira, que te dice que has tenido efecto en sus vidas, que siempre te apoyan en cualquier situación. Pero me he dado cuenta que si transmito energía positiva puedo conseguir que mis seguidores se sientan contentos conmigo; además, quiero que se sientan mejor al compartir las experiencias de mi vida que transmito a través de mi trabajo”,  sentencia.

 

El álbum bloom (Interscope Records/Universal) está disponible en formato físico y digital.
Disfrútalo en iTunes / Amazon Spotify / Tidal / Deezer