“Toma un paso hacia atrás e inhala. Ahora exhala. Levanta la cara. Puedes hacerlo Tyga, ya eres un hombre, y en tu sueño es hora de hacer lo mejor que puedas”. Ese es el coro de la canción del 2006, “Shoot Down the Stars”, de la banda Gym Class Heroes. El vocalista Travie McCoy se lo dedicó a su primo menor, Michael Stevenson, quién apenas emprendía una carrera en el rap bajo el seudónimo Tyga (Compton, CA, 1989).

El estilo de uno de los primeros sencillos del joven ‘tigre’ “Aim”, marcó el rumbo de su carrera: se venía un artista cuestionable y divisorio. Hoy, el californiano goza de un renacer en su carrera, inesperado para la mayoría, que llegó tras años de oscuridad.

Lil Wayne, Nicki Minaj y Tyga en los tiempos felices de Cash Money Records | Foto de archivo

Tyga únicamente podría prevalecer en esta era post Kanye West, en la cual las puertas están abiertos para raperos que no tuvieron una vida en la calle. De hecho, siempre fue privilegiado. Según sus propias palabras, su mamá maneja camionetas Range Rover desde que tiene memoria.

Decidido a ser una estrella, llegó al roster de la discográfica de Lil Wayne, Young Money Entertainment. ‘Weezy’ lo puso al frente, junto a Drake y Nicki Minaj, en el rol de las fichas fuertes del sello. A principios de los años 2010, pegó su primer gran hit: “Rack City”. Su flow cool y letras hedonistas se unieron sin margen de error encima de un beat inspirado en el sonido de la Bahía de San Francisco, retomado por el productor DJ Mustard, la sensación de aquel entonces. El californiano era un rookie promesa, pero no logró llevar el ritmo de Drake y Nicki, quienes trascendieron y se instalaron en el mainstream.


Con el transcurrir de los años, el de Compton dejó de ser un plato principal para convertirse en aderezo. Sus colaboraciones con Chris Brown y junto a compañeros de Young Money iban bien, pero sus proyectos solistas no calaban. Luego empezaron los memes. Una historia (que resultó ser falsa) sobre unos ladrones que lo robaron y lo hicieron bailar a punta de pistola, desprestigió su imagen. También surgió el rumor de que estaba saliendo con Kylie Jenner, pese que ella tenía 17 años y él 25. Esto se confirmó tan pronto Kylie cumplió la mayoría de edad. La polémica definió la relación y dañó más la opinión general sobre el rapero. Entre tantas cosas, se reportó que un Ferrari que Tyga le había regalado a Jenner, era rentado; y que la hermana de las Kardashian estaba pagando sus deudas.

Tyga y su ex Kylie Jenner durante su etapa como pareja | Foto de archivo

Ya separado de ‘King Kylie’ y sin hits para defenderse, Tyga tuvo que soportar bromas y acusaciones incesantes. Además, salió de Young Money y los demandó por incumplimientos financieros. Su vida era un drama y sabía que necesitaba un cambio. Comenzó a ganar masa muscular, se hizo trenzas y experimentó con nuevos sonidos (RnB). El resultado musical fue el álbum Kyoto (2018), el cual no asombró a nadie. La indiferencia del público no duró mucho. Exactamente dos meses después del lanzamiento del proyecto, en mayo del 2018, estrenó el sencillo “Taste”. El T-Raww carismático y fiestero estaba de vuelta, sobre un beat trapero fresco y la compañía de Offset. Con cientos de millones de views y de streams, se abrió la temporada del ‘tigre’. El éxito moderado de sus otros sencillos, “SWISH” y “Dip” confirmó que había regresado a la contienda.


Algunos se negaron a reconocer su comeback, como el siempre entretenido Soulja Boy, quién dijo, en una entrevista radial, que le parecía inaudito que se le atribuyera a Tyga el mejor regreso del 2018, pues era “el mismo negro al que Travis Scott le quitó la mujer”. Pero en el 2019, ha seguido demostrándole a sus haters lo contrario, liderando o participando en un puñado de éxitos multiculturales (“Go Loko”, “Girls Have Fun”, “Loco Contigo”, “Haute”) y un nuevo álbum, Legendary, haciendo lo que mejor sabe. Y es que su próxima meta es expandirse fuera de la geografía norteamericana, por lo que este mes de octubre ha anunciado su entrada a Columbia Records, división de Sony Music, a través de un contrato multimillonario. “Tengo muchos fans alrededor del mundo, en lugares en los que nunca he estado, como Sudamérica, y en lugares en los que sí he estado, como Asia y Europa; Sony puede ayudarme a acercarme a eso a mayor escala”, dijo a Variety.

Ron Perry, presidente de Columbia Records, y Tyga el día del anuncio de su firma | Fotografía cortesía de Columbia Records

Tyga, otra vez, es una atracción principal, entre su renovado hype musical y la rumoreada reconexión con Kylie (en medio de la ruptura de su relación con Travis Scott), lo que lo liga a la realeza del pop global. Su carrera parece sólida, aunque podría cambiar en cualquier momento debido a las acusaciones de su supuesta atracción por menores de edad. Como suelen decir: esa es una historia para otro día.