Cover Story Digital, NOVIEMBRE 2017
Texto por J RIVERA / DIRK DIGGLER
Fotos por BRIAN ZIFF

Aoki está de nuevo en su residencia de Los Ángeles. Acaba de regresar de Miami, de donde es originario. El fin de semana pasado estuvo pinchando en el STORY, uno de los clubs nocturnos más populares del 305. Horas antes de su bolo se dejó ver por el concierto ‘fin de gira’ en el American Airlines Arena del colombiano J Balvin, uno de sus muchos amigos dentro del mundo del espectáculo. Se lo pasó de medio según cuenta. “Vivimos un momento increíble, un estupendo colofón para su gira… Juntó en el escenario a un montón de artistas y fue una pasada. Fue además una ocasión única para estrenar el remix que hice de ‘Mi Gente’, que acaba de editarse hace unos días”. Steve puso el colofón con su ya famoso ‘tartazo’ que en este caso fue a parar a la cara de Balvin. Él y otros reconocidos productores de la escena electrónica internacional, como Dillon Francis o Alesso, han remezclado el último éxito del artista de Medellín. “Es una buena remezcla, estoy muy orgulloso de ella. ‘Mi Gente’ es una canción que ha tenido un impacto global, en muchas escenas distintas. En el entorno de la música electrónica es todo un pepino: cuando escuchas su sample, de inmediato reconoces el tema. En los festivales y en los clubes funciona muy bien, es una combinación de dos mundos distintos unidos en una misma canción”, comenta.

 

Steven Hiroyuki “Steve” Aoki (Miami, 1977) ha sabido adaptarse a los tiempos como pocos productores de EDM. Su hambre insaciable y no temer nunca al qué dirán han hecho que pueda saltar de un género musical al otro sin que pierda su identidad sonora. Los inicios en la escena punk-rock underground de L.A. y organizando fiestas semanales marcaron parte de su juventud cuando aún era un desconocido para el gran público. La clave para él es no sentirse en la cima, pensar que todavía queda camino por recorrer y estar motivado. “Siempre estoy en el estudio, si tengo oportunidad de trabajar con un artista interesante no me lo pienso; no me importa si son las cinco de la tarde o las cinco de la mañana, voy directo al estudio… Si estás hambriento la gente lo percibe, siente esa energía que desprendes. En el estudio siempre intento dar el máximo y hacer la mejor música posible ofreciendo absoluta libertad creativa a los artistas con los que colaboro. Siempre intentamos crear algo fresco y nuevo, sin reglas de ninguna clase; encontramos una vía para hacer algo interesante y siempre animo a quienes trabajan conmigo a crear algo nuevo, distinto a lo que han hecho antes. A veces, las canciones que hago con otros artistas se convierten en hits globales… Creo que soy muy afortunado por ello”, explica con una tranquilidad pasmosa que contrasta con su frenética vida.

La cultura de escuchar y consumir música ha cambiado mucho, sobre todo en los últimos tres, cuatro años. Esto está beneficiando a los artistas que tocan diferentes palos y que no se encierran en un mismo género. Steve es uno de ellos. “Antes estaba todo muy segmentado, sin mucha mezcla entre géneros; pero ahora ese mestizaje es de lo más normal. Hoy puedes acudir a los géneros pero lo habitual son las playlists, por ejemplo para entrenar o para relajarte, donde hay multitud de géneros distintos combinados. Es más un tema de estados de ánimo, no importa si se trata de música latina, rock & roll, EDM o cualquier otra cosa… Los playlists y el streaming han cambiado el juego, es algo estupendo para los productores como yo a quienes nos gusta trabajar en distintos géneros. Para mí la música es algo universal y no me gusta mantenerme siempre en el mismo género; cuanto más universal sea la música, mejor. Cuantas más culturas pueda alcanzar, mejor; me gusta hablar siempre a distintas culturas y no quedarme en la misma. Quiero transmitir el mensaje de que somos uno: seres humanos con los mismos sentimientos, el mismo ritmo. Y ese ritmo no te define por género, sino por el modo en que te sientes, por tu energía, por el latido de tu corazón.”

“NO QUIERO HACER UNA SOLA CANCIÓN HIP-HOP QUE SEA UN HIT, SINO QUE PREFIERO CREAR UN ÁLBUM DE EDM Y HIP-HOP PARA HACER UNA DECLARACIÓN; ADEMÁS, QUIERO ABRIR LA PUERTA A OTROS MUCHOS PRODUCTORES QUE TAMBIÉN JUNTAN HIP-HOP Y EDM”

A pesar de que la gente ya no escucha álbumes como lo hacía antes y que los reproductores de CDs se han convertido casi en un objeto de colección con la revolución de la era digital, Steve no desecha los discos de larga duración, ni mucho menos. Kolony, editado este año, es su último álbum de estudio. Un proyecto que comenzó con un par de canciones y en que ha unido el mundo de la EDM con el Trap y Hip-Hop americano. Así nació la idea del mismo según relata. “Estaba en el estudio con Lil Uzi Vert trabajando en varias cosas. Luego empecé con Migos y Lil Yatchy y poco a poco el proyecto fue cobrando forma. Tras tres o cuatro temas, me di cuenta de lo que teníamos entre manos: algo nuevo y fresco, como una nueva marca. Y a partir de ahí se gestó el concepto Kolony… Pensé: ‘¿Qué tienen en común todas estas canciones?’. Y la respuesta es que cuando estoy en el estudio siento que somos como una ‘colonia’ (colony) al crear música; esa colonia de gente son las voces y las ideas de este concepto. Por eso quise apropiarme de esa palabra y no podía hacerlo si era con una ‘c’ al principio y por eso usé una ‘k’ (Kolony) como la que lleva mi apellido. Ahora Kolony es una marca, un vehículo, un concepto que va a tener continuidad; en el futuro todas mis producciones que tengan una clara influencia hip-hop se harán bajo el concepto Kolony”.

 

Los vídeos musicales que ha ido lanzando y que forman parte del concepto Kolony siguen unos mismos patrones, con una breve introducción en la que aparece una mansión blanca y elementos en color oro a lo largo del clip. “El concepto base de los vídeos sale de mí. Cuando trabajo con los directores, éstos ponen mucha atención en los detalles al desarrollar cada pieza. Me gusta que mis vídeos musicales estén conectados entre sí, por eso se desarrollan en la misma casa; siempre hay una trama potente en cada una de las canciones y todas son parte de una gran historia. Al final veremos cada una de las habitaciones de la mansión Dim Mak que forman parte de esa colonia mundial”, explica. Un formato visual muy llamativo que consiguió trasladar en la actuación televisiva en el show de Jimmy Kimmel y que intentará recrear en una futura gira. A diferencia de Neon Future, su anterior proyecto conceptual cuyos sets se basaban mucho en la tecnología y en el uso de luces de LED, para el mundo Kolony Aoki pretende minimizar el uso de LEDs, jugar con el blanco y el oro, lo que significa que los accesorios tomarán bastante protagonismo. La idea es que el público experimente algo muy similar a lo que pudo verse en el show de Kimmel.

 

Estoy muy al día de lo que ocurre en el sonido latino y me encanta poder trabajar en ese mundo”  

STEVE AOKI

Su dilatada carrera como deejay y productor musical ha sido la base sobre la que se ha cimentado la vida profesional de Steve Aoki, pero su visión de negocio va mucho más allá; ha creado su propio imperio Dim Mak al igual que hizo su padre (Rocky Aoki) con la cadena japonesa de restaurantes Benihana por toda América. De él, con el que nunca tuvo una relación demasiado estrecha, ha heredado su capacidad emprendedora y el riesgo; le encanta la adrenalina. Nos habla de la colección SS18 de Dim Mak que todavía está por salir. “Será una respuesta cultural a lo que está ocurriendo en los Estados Unidos. Bajo la presidencia de Trump estamos volviendo atrás en el tiempo, vivimos una regresión. Ahora está ocurriendo algo similar a lo que pasó a finales de los 70 y principios de los 80: las voces de la gente vuelven a escucharse. Por ejemplo, el punk nació como respuesta al clima político de finales de los 70 y ahora ocurre algo parecido: el poder de la gente se hace cada vez más fuerte y es algo que quiero apoyar totalmente. Hoy vivimos en una dicotomía muy grande: por un lado las alambradas y por otro, el poder popular. Queremos vivir en un futuro donde todos seamos tratados de modo igualitario, no como ocurre ahora. Por tanto, esta colección tiene un marcado tono político, es la más política y comprometida que Dim Mak haya hecho nunca. Necesitamos expresarnos; durante muchos años me he expresado a través de la música y ahora también quiero hacerlo a través de la moda”.

 

Aoki es la nueva imagen global de la marca japonesa especializada en running Asics. La campaña se llama #IMoveMe. “Cuando me reuní con Asics y hablamos de una posible colaboración hubo muchas cosas que llamaron mi atención. En primer lugar, se trataba de una marca japonesa y es algo muy importante para mí ya que soy americano de origen japonés; es algo que me llena de orgullo y siempre me gusta apoyar a otras personas japonesas que hagan cosas influyentes. Trabajar con esa misma herencia cultural, con ese mismo espíritu, es algo impresionante; trabajar con perspectiva japonesa para alcanzar la globalidad. Cuando era un niño, siempre me fijaba en personas de origen asiático que manejasen ese tipo de enfoque, como Bruce Lee; una persona asiática capaz de influir en personas de todos los rincones del mundo. Cuando trabajo con una marca es importante que me ofrezcan las herramientas necesarias para poder crear; en el caso de Asics no me limito a vestir sus diseños sino que creo con ellos. No sólo llevo su calzado y soy un embajador de la marca, sino que soy además un creativo de la compañía cuyas ideas son tenidas en cuenta; no soy un simple ‘modelo’. El fitness y el entrenamiento son una parte importante de mi vida; me gusta mucho entrenar cuando estoy de gira y me encanta promover un estilo de vida positivo… Y ahora tengo la estupenda oportunidad de trabajar con una marca global que me apoya y con quien puedo tener una voz creativa dentro del mundo del fitness”, relata.

 

Además de su colaboración con Asics, el pasado verano se convirtió en el embajador de marca del vino espumoso francés Luc Belaire Gold Launch y recientemente coincidió con DJ Khaled en una fiesta en Miami Beach. “Es un tío estupendo y me inspira mucho. Hemos colaborado con Luc Belaire y cada vez que nos encontramos, hablamos de hacer música juntos; de momento no nos hemos puesto a ello pero estoy seguro de que lo haremos pronto. Ambos trabajamos en proyectos musicales de forma constante, esperemos que esa colaboración ocurra en un futuro próximo”. En cuanto a su forma de desconectar, no es la que podrías imaginar. Lo suyo es estar activo 24/7. “Tengo varios momentos en el día donde puedo relajarme, aunque lo que más me interesa es la actividad. Ejercitar el cerebro, la mente y el cuerpo. No soy un tipo al que le guste tirarse en el sofá, poner los pies sobre la mesa, comer patatas y ver la TV, no es mi forma de relajarme. Para relajarme, me gusta rodearme de gente a la que aprecio, hacer la música que me gusta y actuar; son las cosas que más me llenan en la vida, no quiero parar de hacerlas y siempre estoy buscando nuevas actividades y experiencias. Siempre estoy listo para ello y no quiero parar, espero sentirme así toda la vida. Medito algo por las mañanas y por la noche; es cuando pongo el reloj a cero, durante esos 10 minutos.”

 

“SI ESTÁS HAMBRIENTO LA GENTE LO PERCIBE, SIENTE ESA ENERGÍA QUE DESPRENDES. EN EL ESTUDIO SIEMPRE INTENTO DAR EL MÁXIMO Y HACER LA MEJOR MÚSICA POSIBLE OFRECIENDO ABSOLUTA LIBERTAD CREATIVA A LOS ARTISTAS CON LOS QUE COLABORO”

 

Como sabemos que siempre está tramando cosas nuevas, le preguntamos qué será lo próximo que escucharemos de Steve Aoki de aquí a que finalice el año. Puede que a más de uno os pille por sorpresa… “Acabo de hacer un tema con Daddy Yankee que va a ver a luz muy pronto. Ahora mismo estamos cuadrando fechas para rodar el vídeo. Vas a escuchar a nuestros dos mundos colaborando… Daddy Yankee tiene ese sabor latino, crea unos estribillos increíbles, su flow es brutal; su clásico sonido impregna el tema y lo hace muy pegadizo. Luego está el típico sonido Aoki en el drop, por lo que es una mezcla más que interesante y creo que va a ser un éxito. Va a ser mi próxima colaboración con un peso pesado latino, aunque también he grabado una canción con Belinda donde colaboran Zion & Lennox. Además tengo contacto con Bad Bunny, es uno de mis artistas favoritos de la nueva hornada; puede que hagamos algo juntos. Y con J Balvin. No solo hemos colaborado en el remix de ‘Mi Gente’ sino que tenemos varias ideas cocinándose… Estoy muy al día de lo que ocurre en el sonido latino y me encanta poder trabajar en ese mundo.”

 

Este 2017 se ha propuesto batir su propio récord de shows en un mismo año, aunque prefiere no pensar en los números y dejar que su equipo se ocupe de ellos mientras está en la ‘carrera’. Sólo piensa en dar el máximo cada día. “Lo que he aprendido es que el pasado ya ha pasado y no va a volver. El futuro es incierto, un misterio absoluto, por lo que lo único que importa es el presente y vivir el momento; es lo único verdaderamente real. No suelo pensar mucho en el futuro sino en lo que ocurre frente a mí para convertir ese momento en lo más especial posible. No importa cuántas actuaciones haga y si bato o no mi propio récord, solo me preocupa dar siempre el 100%”. A finales de noviembre, el día 30, cumplirá los 40 y lo celebrará, como no podía ser de otra manera, pinchando en algún punto del planeta. “El día de mi cumpleaños estaré en China y lo celebraré allí. Pero siempre digo lo mismo a mi equipo: no importa cuándo sea mi cumpleaños, me he pasado media vida de gira… He celebrado mi cumpleaños en India, en Australia, en distintos sitios de los USA. No importa dónde esté porque he sacrificado mi vida por la carretera, a ella pertenezco; esté donde esté, lo celebraré con el mundo a través de las redes sociales y la tecnología. Celebraré los 40 en China”.

 

El álbum Kolony (Ultra Records) está disponible en formato físico y digital. Disfrútalo en Apple Music Spotify Amazon / Tidal / Deezer