TRINIDAD CARDONA / Fotografía by Sam Lichtenstein

Con una mezcla racial y cultural tan diversa como las influencias musicales que lo catapultaron a la privilegiada posición en la que está ahora, Trinidad Cardona, el rizado cantautor oriundo de Phoenix -pero con sangre latina (puertorriqueña y mexicana)-, ha entregado, paulatinamente, una impresionante propuesta que se desliza entre las melodías del RnB, el Pop, y por supuesto, la holgura rítmica de la música urbana. No es para menos su reciente fichaje con una de las filiales de Universal, Island Records, casa de faroles de pesaje ancho de la música contemporánea (Demi Lovato, Shawn Mendes).

Pero, para ser fichado antes de los veintes por una major, con una joven y prematura idea de lo que es la industria de la música, debió existir un antecedente; un punto de fuga… y “Jennifer”, el primer tema con el que Cardona impulsó su carrera, fue esa tremenda fumarola, ese agigantado paso no premeditado y refrescante. Trinidad nos comenta al respecto. Cuando publiqué ‘Jennifer’, con 17 años, decidí dejar que calase en la gente, que tuviese un recorrido; y ha llegado el momento de empezar a lanzar música en serio. Gran parte de mi música es una amalgama de urban y pop, es una mezcla que no he escuchado antes y que creo que funciona muy bien. Tengo canciones en español, otras de R&B, de pop y algunas más hip-hop, donde rapeo e introduzco melodías… Hago todo tipo de cosas, incluso canciones de amor.”

Ahora mismo no hablo demasiado español. Gran parte de mi equipo no habla la lengua y eso no lo hace fácil. Pero veo a mis abuelos un par de veces por semana y con ellos me comunico en español”– TRINIDAD CARDONA


Y no es para menos, aunque bien, a primera vista podría sugerirse que el rap es el fuerte de dónde la inspiración nace y parte fundamental de los inicios del músico americano -incluso influenciado también familiarmente- Trinidad opina diferente y se perfila como un artista más completo, con mayor ambición por experimentar entre géneros y melodías, pues, ¿no es ese el quehacer hoy día?. “Empecé rapeando pero tampoco me emocionaba. Sigo rapeando un poco, pero no me llena tanto como cantar. De hecho, no escucho demasiado hip-hop. No es la música que más me llama la atención, me gusta más escuchar jazz o soul, incluso techno, electro, pop o rock. Me gusta escuchar música que tenga melodía, para mí el rap es algo que envejece muy pronto.”

Y con ese bagaje tras de sí, Trinidad también explora entre universos, sobre todo con el de la calle, mismo que es extremadamente vasto y que, el uso de un ritmo o instrumento puede configurar todo un nuevo espectro sonoro; que si es pop, reggaetón, electrónica, moombahton, hip-hop… y cerrarse no es opción, mucho menos cuando se trata de introducir, ocasionalmente, el español en sus composiciones pese a no ser su lengua nativa. Trinidad agrega. “La primera música que escuché, antes que ninguna otra, fue música dance. Y el reggaetón tiene bastantes similitudes con el dance, incluso a veces comparten el mismo beat. Y al abrirme a otros estilos musicales, mis melodías se hicieron más completas. Sé español, pero cuando la gente empieza a rapear en el idioma me pierdo un poco, ¡he crecido en USA!”

TRINIDAD CARDONA / Fotografía by Sam Lichtenstein

18 años, un gran contrato discográfico, y un aún mayor encuentro con la industria son credenciales brillantes, y también, pesadas… ¿Cómo aliarse a la escena?, ¿cómo romper los viejos vicios?, ¿cómo no repetirse? Querer, a morir y a matar; como se quiere a la música, como encontrar un tesoro, como darse cuenta del camino en que se anda, como sacarse la lotería… Trinidad acierta en ello como un dardo. “Al principio fue fascinante pero luego me di cuenta de que la música es un negocio y quiero formar parte de él y tener éxito en el camino. Para Trinidad Cardona, como persona, se trata de un negocio. Todavía tengo muchas cosas que aprender porque solo tengo 18 años, pero me he dado cuenta de que tengo frente a mí la oportunidad de hacer todo lo que siempre he querido. Hay que ser serio y trabajar mucho, ¡es como si me hubiese tocado la lotería!”

Pero el crecimiento es también importante para TC, y madurar también significa rodearse de aquellos que se encuentran en el juego, y además, lo dominan… Es una especie de educación musical llevada a la práctica, y las colaboraciones y el trabajo compartido es fuente de ese aprendizaje. “El año pasado he trabajado con mucha gente, con artistas a los que crecí escuchando; he aprendido mucho de ellos y mi forma de componer lo ha notado muy positivamente. Y, como te he dicho antes, escucho distintos tipos de música y no solo rap porque eso me ayuda a mejorar y me da más confianza. Tengo mucha confianza en este año.”

La canción ‘Jennifer’ se refiere a una persona de carne y hueso. Pero he cambiado un poco las cosas para que esa persona no sepa que la compuse pensando en ella. Habla de una situación de verdad, aunque yo no engañé a nadie en realidad…” – TRINIDAD CARDONA


Entre esa confianza, destaca el deseo de Trinidad por colarse en los grandes circuitos; ya con una próxima gira junto al cantante norteamericano Alex Aiono (conocido por sus covers en YouTube), también figura el nombre de Khalid, Nicky Jam y otros artistas latinoamericanos en su búsqueda por lograr colaboraciones, especialmente con gente que represente a la comunidad hispana.

Con un tremendo último sencillo como lo es “Dinero”, Trinidad no pierde la calma por comerse el mundo, y aún sin planes o fechas concretas sobre un posible larga duración, el boricua asegura seguir concentrado en ello a pesar de tener el suficiente material para construirlo.He grabado tantas canciones que ahora mismo podría publicar un álbum completo. Pero sigo trabajando duro en ello.”

¿Cuándo llegará ese esperado LP? Lo único que sabemos es que, cuando el día llegue, podría ser éste uno de los discos revelación del año, y quizás, uno de los mejores debuts de la música urbana recientemente. Palabra.