KHEA | Fotografía by Interscope Records

Cuando KHEA (2000, Virreyes, Buenos Aires) creó la canción que puso a la Argentina trapera en el mapa, apenas tenía 17 años. Los números finales de YouTube del 2017 dejaron a “Loca” en la posición 110 de los 500 vídeos más vistos del año. Para compararlo, la colaboración del novato con Duki y Cazzu, superó en reproducciones a “GUMMO” de 6ix9ine y a “LOOK AT ME!” de XXXTENTACION. “She Don’t Give a FO”, también de Duki y KHEA, ocupó el puesto 277. Su popularidad solo hizo más que crecer a partir de ahí. Amasó miles de millones de reproducciones en las plataformas digitales, y abrió el 2020 anunciando que era el primer latino en la historia en firmar con Interscope Records. (Eminem, Billie Eilish, J. Cole) Desde su confinamiento en Buenos Aires, hablamos con él sobre su corta trayectoria, el efecto que tuvo la pandemia del COVID-19 en su carrera y vida personal, su próxima mixtape (que planea lanzar por sorpresa) y de los videojuegos a los que está enganchado.

UMOMAG.com: Tenemos entendido que elegiste tu nombre de la patente de un carro, ¿alguna vez viste de nuevo esa patente?

KHEA: Sí, he visto miles, muchas…pero empecé a verlas después de elegir mi nombre. Aquí en Argentina es donde más veo.

UMOMAG: ¿Y por qué te decidiste por esa patente para tu nombre?

K: Porque necesitaba un nombre, y uso bastante mi imaginación. Además, veo muchos dibujitos japoneses y me resultaba un nombre pegadizo, como de un personaje de animé. Sentía que Khea era un nombre que se podía quedar en la mente.

UMOMAG: De la generación que popularizó el trap argentino, eres el más joven. Ahora, te convertiste en el primer latino firmado por Interscope. ¿Cómo manejas la presión de ser un “pionero” a tan corta edad? ¿Cómo impacta eso en tu música?

K: Es una sensación bastante buena, pero a la vez, como decís vos, te da una presión, la presión de decir: “ok, de alguna forma, tengo que dejar mi marca, y dejar rastro de lo que hice, de lo que yo proyecté como artista, para que cuando me vean, entiendan lo que quise comunicar”. Hay una presión, igual trato de que esa presión no me afecte, solo entiendo que la hay, y juego con eso. No voy a cambiar mi forma de ver las cosas ni de comunicarme por esa presión, pero sí entiendo que tengo la responsabilidad de mostrarle a la gente lo que estoy haciendo y logrando, y que vean que se puede.

En cuanto a (ser el primer latino firmado por Interscope), la única presión que me pongo, y es la que me pongo desde mucho antes de hacer música y arrancar mi carrera, es autosuperación todo el tiempo. Como que todo el tiempo busco ser y estar mejor, en todo sentido, en lo personal, y en lo artístico. Sea lo que sea, a la hora de escribir una canción, de meditar, de hacer un negocio, o de estar bien conmigo. Mi meta es todo el tiempo ser mejor.


UMOMAG: En algún momento iban a llegar las discográficas norteamericanas a poner los ojos en lo que está pasando en el mundo latino, en el reggaetón y en el trap.

K: Sí, creo que eso venía pasando desde hace un tiempito. Ahora con todo lo que pasó con el trap y todo el movimiento, creo que los ojos americanos están viendo para acá. Creo que todo el mundo está viendo para acá. Es muy bueno, porque son crossovers y conexiones que la música mundial necesitaba.

UMOMAG: Algunos de tus colegas como Duki, son bastante celosos, por así decirlo, de su independencia artística. ¿Qué te motivó a firmar con un major label? ¿Por qué Interscope?

K: Siento que es un sello que ataca culturalmente, que tiene artistas que dejaron marcas muy grandes en la música, y quiero ser como ellos. En cuanto a lo de los artistas que quieren ser independientes: son distintas maneras de ver las cosas. Yo quiero, en un futuro, estar tocando en Japón, con gente que compre mis tickets y escuche mi música, y para eso creo que es necesario un sello. Quiero mandarle un mensaje al mundo, y creo que para eso lo necesito.


UMOMAG: Por los problemas que tuviste en el pasado, ¿has aprendido de contratos y demás temas legales?

K: He ido aprendiendo. Soy alguien que confía mucho en las personas, tengo mucha fe en las personas, les doy toda mi confianza de una. De tanto hacerlo así, si me fallan, no me duele, solo lo uso para aprender. No te voy a decir que ahora lo sé todo, pero estoy aprendiendo mucho. Con la vida, con todo lo que me pasa… Ahora tengo mi equipo de trabajo, gente a la que yo busqué, en la que confío. Pasé por muchas personas para realmente saber en quién confiar y en quién no, pero básicamente es eso: tener mi equipo de trabajo y ahora estar firme, y proyectar para adelante, más allá de lo que haya pasado en el pasado.

UMOMAG: ¿Qué tanto ha cambiado tu música desde que tienes el apoyo de una disquera grande?

K: En cuanto a lo musical, sigo haciendo lo que quiero, y sigo sacando lo que quiero. Nunca voy a sacar algo que no me guste, o que me haga sentir mal, o que sea por compromiso o algo así. Nunca me voy a manejar así, porque es mi música y siempre voy a sacar lo que quiera y lo que me guste. Lo que sí cambió ahora, por ejemplo, son los tiempos. Antes yo quería sacar un tema, y decía, “ah, lo saco mañana”. Ahora, si quiero sacar un tema, tengo un debate general (con su equipo): “ok, vamos a hacerlo así”; “planeémoslo así”; “¿por qué lo querés sacar?”. Está bueno, porque me ayuda a mí, me da otro punto de vista y otras visiones de todas las cosas, lo que creo que es necesario si querés hacer tu carrera súper internacional. Es muy necesario el debate colectivo.

UMOMAG: Aparte de tu cultura natal, ¿cuál dirías que es la cultura que más ha influido en tu música? Hablamos de jerga, términos, sonidos…

K: Creo que el reggaetón, pero también escuché mucha música americana. Es muy difícil contestar esa pregunta. Pero sí siento muchas cosas del reggaetón, siento muchas palabras y conceptos, así que creo que el reggaetón fue un punto de influencia muy grande en mi música. También, como te digo, Justin Bieber es un artista norteamericano y es el artista que más me gusta a mí, entonces como que hay tengo una disyuntiva. Pero está entre esos.

EN MI CARRERA, SI QUIERO UNA PALABRA QUE ME REPRESENTE, ES VERSATILIDAD”
KHEA | Fotografía by Interscope Records

UMOMAG: A mediados del 2018 lanzaste “MIA” con Omar Varela, un tema de EDM, y el año siguiente anunciaste una aparición en Tomorrowland. ¿Hay diferencias entre tu forma de abordar un beat urbano, a una producción de música electrónica?

K: Creo que toda la música que escuché tiene incidencia en mí, y escuché mucha música rock, reggae, electrónica, reggaetón, baladas… Siento que tengo mucho musicalmente, y a la hora de combinarlo con el freestyle, con el rap, es como que, a veces siento que puedo montarme en un beat de una música medio ochentera, y que quede bien, haciendo estribillos, melodías, y todo. Y como vos dijiste, el tema “MIA” con Omar Varela… Es lo mismo, ¡me salió! Me llegan melodías. Me puedes tocar una banda de rock o de tango, y me llegan melodías a la cabeza.

UMOMAG: ¿Qué fue lo que más te impresionó del ‘Vida Young Flex Tour’ que hiciste por Europa?

K: Sinceramente lo que más me impresionó, es que la gente no me conocía, no entendían lo que decía, y saltaban con todos mis temas. Cuando me iba, me pedían fotos, y después me hablaban a Instagram. Saber que hay gente a la que le moví algo sin conocerme, sin entender lo que hacía… Eso fue lo que más me impresionó. Fue una gira inolvidable, experiencia única. 16 horas en camioneta todos los días, de país en país, yo siendo de Argentina, de Latinoamérica, de Sudamérica, y ver en Europa infraestructuras súper nuevas… Me voló la cabeza. Estuve en Ibiza y fue algo hermoso.

UMOMAG: Más de mil millones de reproducciones entre YouTube y Spotify, sin un disco. ¿Por qué no has lanzado aún un álbum? ¿Estás trabajando en él? Es la pregunta que todo el mundo se hace.

K: Sí, todo el mundo me pregunta (entre risas). Este es el concepto y el punto: cuando empecé a sacar música tenía 17 años, todavía era un niño que estaba experimentado. Cuando “Loca” me hizo darme a conocer en todo el mundo (con 17 años). Estaba experimentando con la vida todavía, y ni siquiera pensaba en hacer un disco. Estaba pensando en hacer música, en que estaba haciendo lo que me gustaba, en hacer plata y hacer mi camino. Después empecé a crecer como persona, como artista, me empezaron a pasar cosas, empecé a vivir nuevas experiencias, y ahí empecé a sentir la necesidad de hacer un disco.

Quería contar todo lo que me está pasando, todo lo que estoy logrando, lo que estoy perdiendo, lo que estoy cambiando y lo que estoy dejando. No quería hacer un disco de un niño. Siento que ahora tengo la oportunidad, en mi interior, de hacer un álbum con un concepto definido, que se entienda todo y que sea lo más real posible.


UMOMAG: Entonces puede ser que a lo largo del 2020 veamos ese disco tan esperado de Khea.

K: ¡Exacto! Ahora voy a sacar un mixtape que es solo de trap, pero es como un junte de temas, por eso ni siquiera le puse disco. Es un junte de temas de trap que hice entre el año pasado y principios de este año. Lo terminé, lo dejé acorde a la música de ahora, y lo quiero sacar de sorpresa para mis fans. Son temas que ya veníamos cocinado, y de algunos hay adelantos en Internet. Cuando quiera hacer un disco, quiero irme a una isla, a un campo, a una casa con músicos. Estar solo, encerrado un mes, dos meses. Que con el disco se note que me fui unos meses a una isla, y que quise hacer otro concepto totalmente distinto.

UMOMAG: Tu último sencillo, “Dónde Estás”, suena bastante pop, pero antes de eso, lanzaste “Ánimo” y “Tengo 30”, dos bangers traperos durísimos. ¿Cómo haces para diversificar tu estilo sin perder tu esencia?

K: Es difícil de contestar. Es como te dije hace un rato: sale. Creo que es freestyle lo que hago, y lo que muchos raperos hacen, que escuchas un mix de reggaetón y puedes rapear sobre reggaetón. Yo también lo que tengo es que hago melodías, y por eso te hablo de la música que influyó en mí. A la hora de improvisar, improviso melodías más allá de palabras, y jugar con rimas y estructuras. Hago melodías, hago estribillos, hago puentes en un mismo freestyle. Creo que esa versatilidad es una cualidad de los artistas que somos freestylers. En mi carrera, si quiero una palabra que me represente, es versatilidad. No encasillarme en ningún género y decir que puedo hacer lo que realmente quiera en cuanto a lo musical, y marcarlo con hechos. Y me lo acabas de decir vos, como de “Tengo 30”, un trap flex de party, paso a un “Ánimo”, que es un trap más de show, más rockero, y de “Ánimo” paso a un “Dónde Estás”, que es como un tema pop, comercial, balada, para que la gente lo escuche en cualquier lado.


UMOMAG: Es bueno para apreciar tu evolución. Hay ejemplos de cantantes que se pasan al trap, y no quedan bien, y traperos que se pasan al Pop o al RnB y tampoco quedan bien.

K: Es que si lo haces forzado, es obvio que no te va a ir bien. El tema es hacerlo, como dices, sin perder la esencia, y dejar lo tuyo en cada género musical. Si vos vas a un trap a querer sonar como un trapero, no lo vas a lograr. Si vos vas a un trap siendo rockero, queriendo hacer lo que hacías en el rock, pero en el trap, lo vas a lograr. Si vas del trap al reggaetón, queriendo hacer lo que hace Daddy Yankee, no lo vas a lograr. Si vas del trap al reggaetón, queriendo hacer tú reggaetón, es cuando lo vas a lograr.

UMOMAG: En redes se rumorea que Duki y Coscu son tus padres en League of Legends, ¿qué tienes para decir en tu defensa?

K: En mi defensa, voy a decir que jugué muy poco ese juego, que soy muy malo, y que Coscu y Duki son muy viciosos. Y que nunca jugué contra ellos, porque creo que jugué muy poco… Habré jugado dos veces ese juego, y como que nunca le agarré la mano. Duki y Coscu se la pasan jugando a eso y son muy buenos, así que calculo que si yo me pongo a jugar contra ellos tendría que estar mucho tiempo para llegar a su nivel, porque son unos frikis (entre risas). Yo estoy jugando mucho al ‘Call of Duty: Warzone’. Hay un modo de juego online, que son 150 grupos, y es como un ‘Counter Strike’. Estoy jugando con mis amigos y nos cagamos de risa mal. También estoy jugando mucho al ‘FIFA’ y viendo muchas series animé.

UMOMAG: ¿Y cómo ha afectado esta pandemia a tu carrera?

K: En cuanto a mi carrera, venía viajando mucho, haciendo muchas cosas, y justo estaba en un momento en el que necesitaba frenar un poco realmente. Justo vino lo de la pandemia, y pensé que era buen momento para frenar. Tampoco me voy a poner cómodo, solo voy a descansar. Venía de estar muy ansioso, de estar muy al palo, y el frenar, poder estar con mi familia, realmente me está haciendo bien aunque también ahora tengo muchas ganas de tocar en vivo. Me cancelaron shows, pero no paro de hacer música ni de hacer entrevistas. Estoy igual a tope con mi carrera. Esto me ha dado tiempo para trabajar en el mixtape que te conté. Le sigo dando forma a mi carrera, a pesar de que estoy encerrado. Estoy intentando inspeccionarme, verme adentro, y hacer cosas buenas.