El verano de 2020 está siendo el más atípico que recordamos en España y las Islas (Canarias y Baleares) al no poder celebrarse macro festivales musicales de varios días y -muy pocos- eventos al aire libre debido a la virulencia con la que se transmite el COVID-19. Por ello, marcas, hosteleros y promotores han tenido que reinventarse a toda velocidad -y unir fuerzas- a medida que se iban conociendo las diferentes fases y desescaladas en cada comunidad autónoma y las nuevas normativas de seguridad y prevención (distanciamiento social, mascarilla, lavado de manos…) que se han ido estableciendo. Con la llegada de la “nueva normalidad” nace la idea de ofrecer ocio seguro y música de la mano de Ballantine’s con #TrueMusicHotel. La primera edición de este nuevo concepto creado por la división de whisky y el departamento de innovación de servicios (Plan Planner) de Pernord Ricard se celebró este fin de semana en Toledo (a 73 km de Madrid, una hora en coche). Y hasta allí que nos fuimos.

Los asistentes al True Music Hotel by Ballantine’s desde sus respectivas terrazas | Fotografía cortesía de la marca

El lugar escogido fue el Hotel Beatriz Auditorium con un formato temático de 18 horas de duración (desde las 12 del sábado hasta las 12 del domingo) y varios deejays nacionales en el line-up con Ardiya, Raúl Ortiz, y todo un veterano de la electrónica, DJ Nano, como plato fuerte. Los más de 350 asistentes (datos facilitados por la organización) pudieron elegir entre 4 tipos de habitaciones diferentes (entre 60-75 euros por persona). La reserva incluía la noche de hotel (un máximo de 2-3 personas por habitación), la entrada a la fiesta con la copa de bienvenida y el welcome pack (una gorra, mascarilla y abanico de azul con la imagen corporativa de Ballantine’s), desayuno (buffet libre) y la reserva en piscina (consumiciones aparte). Con todo el hotel completo, había ganas de pasarlo bien -tras meses de confinamiento- y eso se notaba en las miradas de los asistentes que iban haciendo el habitual check in desde primera hora de la mañana del sábado.

El escenario principal del evento montado en la piscina del Hotel Beatriz Auditorium | Fotografía cortesía de la marca

Tras disfrutar del primer baño de la temporada en la piscina del hotel, donde tendría lugar la parte high energy del evento a partir de las 18h de la tarde, dimos una vuelta por los aledaños del hotel para comer algo (si vas a Toledo es casi obligatorio probar el cordero o cochinillo) y regresar de vuelta para la entrevista que teníamos programada (a las 17h) con Juan Enrique López de Turiso López, desarrollador de marketing de Ballantine’s y Four Roses desde hace más de 2 años. “Hemos creado este formato de hotel para apoyar a 3 grupos a los que Ballantine’s siempre ha estado vinculado y sin los cuales no seríamos nada. El primero la hostelería. En este caso los hoteles, que también son una parte de nuestros clientes y poder ayudarles de esta manera a tener negocio. En segundo lugar, a nuestros consumidores, que a final necesitan ocio, reencontrarse con amigos y no se concibe un verano sin festivales, fiestas o esos viajes con amigos. Y por último los artistas. Al final Ballantine’s es una marca que está muy vinculada con la música. En muchos momentos ellos nos han ayudado y gracias a ellos hemos montado eventos, festivales, etcétera, y no solo a los artistas a la presencia del deejay, cantante o grupo sino a todo su entorno (mánagers, equipo técnico, raiders…). De esta manera apoyamos los tres grupos”, explica Juan Enrique desde el lobby del Hotel Beatriz.

Gorra incluida en el Welcome Pack de True Music Hotel by Ballatine’s | Fotografía cortesía de la marca

Inicialmente la idea de True Music Hotel era solamente lo que es habitación y el propio balcón, sin la parte de reservados a modo de VIP alrededor de la piscina. Al modificarse las leyes desde que se anunció el evento (hace apenas 3 semanas) hasta su celebración el pasado fin de semana ya se permitía esta última opción, así que se pudo integrar finalmente dentro del plan. Eso sí, cada grupo con su espacio social (habitación, balcón, mesa en piscina) cumpliendo la distancia de seguridad y las medidas preventivas para minimizar los riesgos de posibles contagios. “De nuestras marcas del grupo Pernord Ricard es la primera que hace un evento físico post COVID. Ballantine’s es además una marca que por su lema ‘Stay True’, no sólo hay que decirlo sino también demostrarlo y creo que con este concepto podemos dar ese paso. El hotel tiene una morfología que lo que te permite es separar a la gente de tal manera que estén distanciados. Creo que ahora valoras más estos momentos. Siempre con responsabilidad y precaución con señalética, tomar la temperatura a la entrada…. Que lo pasen bien, pero con responsabilidad”, remarca Juan Enrique.

DJ Nano durante su set en el True Music Hotel by Ballantine’s | Fotografía cortesía de la marca

Una gran experiencia la que pudimos vivir en Toledo gracias a la gente de Ballantine’s, donde la música volvió a sonar con más fuerza que nunca con mucho dance, house y temas remember por parte de los DJs invitados durante las 18 horas que duró el evento. De 18:00 a 23h en la piscina y luego se trasladaría a la discoteca del Hotel Beatriz, donde se siguieron respetando las medidas de distanciamiento social con servicio a mesa mediante código QR para evitar aglomeraciones en barra. Sin duda estamos ante una original iniciativa que vuelve a poner de manifiesto la capacidad de las grandes marcas para adaptarse a los nuevos tiempos e idear nuevas alternativas de entretenimiento mientras que el COVID siga formando parte de nuestro día a día. Si eres de los que te perdiste esta primera edición de True Music Hotel no te preocupes porque nos confirmaron que, de cara al mes de septiembre, habrá nuevas fechas (al menos dos) en otras ciudades españolas. Como diría Rihanna, “Please Don’t Stop The Music!”.