August Alsina - THIS THING CALLED LIFE | Discos | UMOMAG

August Alsina

THIS THING CALLED LIFE

Def Jam/Universal, 2015

R&B/Urban

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Hacer el segundo trabajo cuando tienes tremendo éxito con el primero es una jodienda. Pero August Alsina, a pesar del apellido, salió con este nuevo álbum en diciembre, cuando se le exige cierta enjundia musical a los trabajos. Y Alsina cumple con un trabajo en el que rinde tributo a los clásicos que sonaban cuando él era sólo casi un bebé. Así, trascendió con el tiempo haciendo covers en YouTube y dando el salto con su primer EP en su retiro espiritual para huir de las adicciones de su padre y el asesinato de su hermano. Rebelde con causa, o sin ella, decidió decantarse por la música para volcar sus pensamientos, pasiones y tormentos. Con su primer trabajo arrasó, pero ha venido a por más. Lo hace con un largo en el que se hace rodear de Anthony Hamilton, Jadakiss, Lil’ Wayne o Chris Brown y se viste musicalmente de unas producciones con guiños noventeros de los que nos fascinan. No porque Knucklehead, productor prevalente del trabajo, apueste por el mimetismo, sino porque lo hace de una manera fresca, atrevida y bien ejecutada.

Sabedor de que sin los precursores quizás no habría sonado jamás, rinde pleitesía a los grandes en “Hip Hop“, lo borda en canciones como “Change” en las que se abre en canal, cuidando los coros, los hooks y todos esos recursos que nos hicieron enamorarnos del R&B. Huye, por tanto, de ese minimalismo áspero que otros vocalistas parecen querer instaurar en el género y nos recuerda por momentos a J Holiday, lo cual es buena noticia.

Callejero en su forma de expresarse, no duda en recordarte que puede soñar de nuevo sin tener pesadillas, quiere encontrar su redención a través de un álbum cuidado, perfecto punto de inflexión entre un álbum editado en 2015 pero que mira por el retrovisor a toda esa música que alguna vez nos emocionó. “Dreamer” es un lienzo en el que nos recorre de manera descarnada su vida, intentando alejarse de una realidad que le azotó de bien joven.

El dueto con Chris Brown lo parte de principio a fin y nos hace querer saber bailar aunque ya estemos más cerca de los cuarenta que de los treinta, con ese homenaje tan delicioso a Lisa Stansfield. El mismo tributo que hace a Jodeci incluso llegando a canturrear la inolvidable “My Heart Belongs To You”. De eso se trata, haz un disco atmosférico pero incluye especias aunque sea con sampleos pay per sound, sólo así tendrás a los heads del R&B de tu parte, aunque pude que te la sude. El mundo ya ha girado el cuello hace tiempo a este chaval que por encima de todo resulta creíble sin tener que montar coreografía o enseñar sus oblicuos.