Gallant - OLOGY | Discos | UMO Magazine

Gallant

OLOGY

Mind of a Genius Records/Warner Bros. Records, 2016

RnB Alternativo

Valoración: 9.0

Disponible en: AmazoniTunes

La sombra de Prince (RIP) siempre ha sido alargada, pero hay que reconocer que la voz del de Minneapolis no era precisamente su fuerte. Pues bien, si añadimos las atmósferas de ese legado y los arreglos electrónicos del hoy junto a una voz cautivadora nos trae como resultado un trabajo llamado Ology que nos deja absortos en el momento dorado que están viviendo los vocalistas masculinos en el RnB. Lo realmente curioso es que de aquellos que podemos rescatar, todos tienen muchas cosas en común, aunque sabiendo aportar cada uno ese punto que les hace diferentes. Este nativo de Columbia (Maryland) quiso dar un mordisco a la Gran Manzana y probar suerte en los ambientes musicales de la metrópoli. Supo esperar su momento, editó un más que correcto EP por el camino y fue perfeccionando un estilo sin complejos y nada mimético de los focos que guiaban y guían este movimiento de avant-RnB: Miguel, Frank Ocean, BJ The Chicago Kid….

Es decir, ha querido apostar fuerte por unos textos introspectivos, personales, de verdad, es decir, no como epíteto gratuito de hoja de promo al uso. Muy al contrario, explora las posibilidades de su falsetto, pero no se queda ahí, nos muestra todos los recursos en los que se puede desenvolver con total agilidad. “Weight In Gold” es una muestra de esta sensibilidad y de una habilidad que pocas veces habíamos detectado en sus coetáneos. Quizás ayude a que la mezcla de este disco sea acertada al preponderar la parte vocal sobre la instrumental. Ello hace que sí, que sea un disco con atmósferas por momentos agorafóbicas, pero que cuando se abre el cerrojo ilumine la estancia con unos pasajes musicales frondosos. “Episode” es un claro ejemplo de esa querencia por los registros de Prince, pero ofreciendo una escuela vocal de primer orden.

Además, observamos un fenómeno que nos agrada más que inquietarnos: el tal Gallant no necesita a ningún rapero o ‘trapero’ de moda para hacer subir enteros a su trabajo. Al contrario, la única colaboración al micrófono es Jhené Aiko (“Skipping Stones”).

“Miyasazi” nos lleva de vuelta a esas producciones rap infectadas de bajos sucios y a esa elegancia propia de J Dilla o Pete Rock y esa manera de fluir tan de los 90. Asi que no esperéis que sea un trabajo lúgubre que podáis poner mientras hacéis otra cosa, os detendréis en el talento de este muchacho en más de uno y en más de media docena de temas. Ha puesto muchos de los mimbres que ha ‘mamado’ desde bien adolescente: sonando a Dwele por momentos, a Musiq por otros, al ‘buen’ Usher y al Robin Thicke más negrata. Y por supuesto, a él mismo, que es lo verdaderamente importante y fundamental. Le auguramos no sólo sábanas mojadas por doquier a este Ology, sino muchos momentos que recordar entre jadeos y susurros. Y tú y yo sabemos que de eso se trata la música, cariño.