Fotografía by Polydor Records

El londinense Michael Kiwanuka lanza este verano Love & Hate (Polydor), su segundo álbum de estudio y del que hemos tenido un pequeño adelanto en los últimos meses gracias a tres de sus singles, “Love & Hate”, “Black Man In A White World” y “One More Night”. El Otis Redding inglés, vuelve poniendo muy alto el listón con su voz inconfundible y un sonido de guitarra quizás más potente que en su anterior trabajo, Home Again. Después de cuatro años de espera, qué no de silencio, parece que hay Kiwanuka para rato. Aprovechando que ya falta muy poco para disfrutar de este nuevo trabajo, hemos tenido la suerte de charlar con él para que nos cuente ‘una historia que siempre fue’.

 

UMOMAG.com: Como en tu primer EP, Tell Me A Tale, el público está deseando escuchar tu historia. ¿Desde siempre supiste que querías ser músico o fue algo sobrevenido?

MK: Cuando tenía unos 12 años ya sabía que quería ser músico. Es algo que hice por mí mismo, me enamoré de la música desde pequeño.

UMOMAG: En los últimos años tu trabajo se ha convertido un poco en referente del folk actual, tu voz no pasa desapercibida en festivales y grandes citas, ¿cómo llevas ese éxito? ¿Cuánto te ha costado llegar hasta aquí?

MK: Llevo dos álbumes a mis espaldas y ha sido un largo camino. Me he tomado mi tiempo, he actuado mucho en vivo, pero todavía me siento como al principio.

UMOMAG: ¿En algún momento has pensado en rendirte y dejar la música de lado?

MK: Ha habido momentos en los que he querido dejarlo porque han surgido muchas dificultades. Y a veces eres tú mismo quien lo hace complicado, porque te exiges mucho y quieres que tu música sea buena. Pero, en general, mi determinación por hacer música se ha impuesto siempre.

UMOMAG: Love & Hate es el nombre de tu próximo álbum, hemos leído que sale a la venta en el mes de julio, mientras tanto ya hemos podido disfrutar de tu voz  y de tu guitarra con tres de las nuevas canciones. ¿Nos podrías hablar un poco de él?

MK: El nuevo álbum es quizá un poco más soul, es más duro e incluso tiene toques sicodélicos. El sonido es más grande que el del primer disco, tengo ganas de ver la reacción del público a este nuevo trabajo.

UMOMAG: Una de las nuevas canciones se llama ‘Black Man In A White World’, ¿eso es un peso o un privilegio?

MK: Para mí es un privilegio. La canción trata de estar orgulloso de quien eres, de aceptarte a ti mismo. Mi familia es africana aunque yo nací en Inglaterra; desde pequeño he convivido con ambas culturas y me gusta ser diferente, único. Como te digo, es un privilegio.

ME GUSTA MUCHOA ACTUAR EN VIVO, AUNQUE TAMBIÉN DISFRUTO TRABAJANDO EN ESTUDIO. DE TODOS MODOS, ME RESULTA MÁS FÁCIL TOCAR EN DIRECTO; EL ESTUDIO PUEDE SER MUY DURO A VECES

UMOMAG: ¿Cómo ha sido trabajar con profesionales como Danger Mouse e Inflo?

MK: Ha sido impresionante. Son músicos estupendos, con mucho talento. He aprendido mucho de ellos.

UMOMAG: Este disco lo has grabado a caballo entre Londres y L.A, ¿alguna experiencia inolvidable que contar?

MK: Me ha gustado trabajar en LA, lo he pasado muy bien. Me he sentido libre, sin muchas distracciones. Era un nuevo entorno para mí y pude explorar nuevos caminos. En Londres también lo pasé muy bien durante la grabación, pero es mi ciudad y tiene más distracciones. Desde luego, trabajar en Norteamérica me ha gustado mucho.

UMOMAG: ¿Qué tiene de diferente este nuevo álbum con el anterior?

MK: Creo que el nuevo proyecto es más aventurado, con un sonido más soul. Tiene bastantes diferencias con respecto al primero.

UMOMAG: Algunos se han empeñado en que eres ‘el nuevo Otis Redding’. ¿Son odiosas las comparaciones?

MK: Es un halago pero busco crear mi propio sonido y que el público me reconozca por mí mismo. No sé si seré capaz de hacerlo, espero que sí. Ese tipo de comparaciones no las tomo muy en serio aunque es genial ser comparado con artistas de ese calibre; Otis Redding es uno de los mejores cantantes de la historia.

UMOMAG: En España hemos tenido la suerte de verte en el último mes, ¿tienes pensado volver por aquí?

MK: Actuar en Mad Cool fue increíble. Creo que ha sido una de nuestras mejores actuaciones de los últimos años. El público estuvo muy receptivo, bailando y cantando las canciones. Una experiencia muy positiva para mí; el público español es muy apasionado. Ya tengo ganas de volver a actuar pronto en vuestro país.