Bun B

TRILL O.G. THE EPILOGUE

Rap-A-Lot Records, 2013

Rap

Valoración: 6.0

Disponible en: Amazon | Itunes

Con una discografía que resume los últimos 25 años del rap sureño americano, Bun B regresa a la escena con la última entrega de la saga “Trill”, con la que lanzó su carrera al margen de UGK allá por 2005.

Trill O.G. The Epilogue vuelve a ofrecernos lo de siempre. El de Houston mantiene intacto su músculo lírico y continúa con una idea muy clara acerca de hacia donde debe ir su música. Una combinación de viejo y nuevo sonido dirty south, tanto en la producción como en las colaboraciones, entre los que Bun B parece querer servir de puente.

De este modo, veremos a clásicos de la escena tejana como Devin The Dude o incluso un Pimp C post mortem, mezclarse con nuevos valores sureños como Kirko Bangz o Big K.R.I.T. Una combinación que dará muy buenos resultados en tracks como “Cake” o “Triller”, que representan a la perfección esta idea de navegar entre la actualidad y el recuerdo de su propio legado. Algo que vuelve a ser reivindicado en “Legendary DJ Screw”, un tema planteado no sólo como un homenaje al mítico deejay tejano, sino también a toda una generación. Un track de Big E, que reúne a los Trae The Truth, Z-Ro, E.S.G, Lil O., C-Note,…en un gozoso all star generacional que recupera el sabor del viejo rap de Houston.

Pero, perro viejo donde los haya, Bun B sabe que no debe descuidar a la Costa Este y su escena, principales responsables de su entronización como “clásico” en el mainstream americano. No sorprende por ello ver pasearse por el tracklist a viejas glorias como Raekwon o Redman, que parecen haber entrado en un proceso de fosilización del todo irreversible. En la misma línea de compromiso entra la aparición de 2 Chainz o Rick Ross, dos nombres que se incluyen con calzador en “Fire” uno de los temas más flojos del álbum.

Aunque puede que muera olvidado en mitad de su monumental discografía, Trill O.G. The Epilogue, cumple su función. Un disco que pretende reivindicar por enésima vez el legado de un grupo legendario, convertido desde hace tiempo en una marca. Estemos o no de acuerdo con su decisión de crear una franquicia a costa del recuerdo de UGK y Pimp C, siempre será de agradecer ver jugar a alguien como Bun B. Un crack indiscutible, aunque le sobren unos kilos, no corra, regatee o meta goles como antes.