G-Eazy - WHEN IT'S DARK OUT | Discos | UMOMAG

G-Eazy

WHEN IT’S DARK OUT

RCA Records/Sony Music, 2015

Rap

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Cualquier purista pensaría que este nuevo ‘indie boy’ de Oakland es otro producto más de la industria musical americana con cierta debilidad por los ‘blanquitos’ macarrras, pero en el caso de G-Eazy la fama es tan solo un subproducto de un trabajo constante y muy meticuloso, superándose a sí mismo con éste ultimo lanzamiento. G-Eazy se consolida en la escena hip-hop con este segundo LP cuyo grueso de la producción corre a cargo de su productor habitual Christoph Andersson, 808 Mafia, Boi-1da y DJ Dahi, con aportaciones del propio Gerald y el productor noruego de música electrónica Cashmere Cat.

Hay que reconocer que el señor Gillum tiene para todos. Tras un poético “Intro” dedicado al poeta galés Dylan Thomas, el álbum abre definitivamente con “Random”, un tema que viene calentito dedicado a todos los haters y farsantes del mundillo. Queda claro que poco le importa lo que puedan decir después. G-Eazy nos ofrece un punto de vista muy particular sobre el hip-hop en “One Of Them” acompañado del gran Big Sean, en el que ambos se encargan de dinamitar la instrumental con flows de 10. Sin duda la temática mas mainstream podemos encontrarla en “Drifting”, donde Gerald rapea sobre aquellas relaciones que nunca volverán, acompañado de Chris Brown y Tory Lanez. “Of All Things” junto al inigualable Too $hort es todo un homenaje a la Bay Area donde ambos se criaron. Es probablemente uno de los temas más sólidos del disco donde la instrumental rebosa ese estilo tan propio de la bahía.

G-Eazy plasma la realidad de ser blanco en el mundo del rap en “Calm Down”, reivindicándose a sí mismo como ‘el mejor rapero blanco desde aquél con el pelo teñido’ (en clara alusión a Eminem). Si bien la instrumental que da forma al tema rezuma soberbia, la lírica que la acompaña no es propia de los tiempos que corren. El lado más sensible del artista florece en cortes como “Sad Boy” o “Everything Will Be Ok” con la colaboración de Kehlani, tratando temas muy personales como las consecuencias de la fama, la soledad del artista o la muerte. Líricas e instrumentales muy medidas capaces de transmitir el mensaje al oyente. En definitiva, suave seda.

En comparación a su primer LP, This Things Happens, encontramos líricas de mayor peso y seriedad y una instrumentación mucho mas dinámica, donde el californiano rapea sobre aspectos más mundanos y personales. La lista de colaboraciones también es bastante más extensa y sin duda estamos ante el posicionamiento definitivo del de Bay Area en la escena hip-hop americana.