James Arthur

JAMES ARTHUR

Syco/Sony Music, 2013

Pop/Rock/Soul

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | Itunes

Su paso por el concurso de la televisión británica “X Factor” ya estuvo lleno de polémica. El joven de la voz rasgada James Arthur hacía gala de una arrogancia insultante. Poco después del lanzamiento de su álbum debut unas declaraciones desafortunadas en Twitter le pusieron en contra de la comunidad gay y estuvieron a punto de hacer tambalear su carrera. O quizá no, quizá la polémica y la rebeldía que rezuma su persona le estén llevando más alto. Lo importante es que el nuevo talento de Middlesbrough ha dado rienda suelta a su potencial y ha ofrecido calidad, silenciando los debates causados por sus declaraciones, los boicots hacia su LP urdidos en las redes sociales, o los odios de esos que detestan que artistas surgidos de concursos televisivos tengan una mínima oportunidad.

El disco homónimo del cantante mezcla con fenomenal destreza pop, rock, blues, soul y hip-hop en un repertorio de canciones donde no sobra ni falta nada. El éxito de su versión de “Impossible” fue su carta de presentación, sin que se pudiera saber aún por donde iban a ir los tiros. Poco después el single “You’re Not Nobody ‘Til Somebody Loves You” empezaba a darnos pistas sobre qué podíamos esperar del chico de los tatuajes.

Se puede disfrutar de una exhibición vocal repleta de múltiples registros en un tema como “Suicide”, cuya profunda letra engancha desde las primeras frases. Potente ritmo e instrumentos de metal en “Lie Down” muestran al mujeriego, opuesto al romántico que se revela en “New Tattoo”. “Get Down” remata su mensaje positivo con unos acertados coros gospel finales. Los momentos más rockeros llegan en el arrepentimiento desgarrado de “Supposed”, la emotividad sincera de “Recovery” y sus dudas sobre el amor en”Is this Love?”.

Los violines unen en perfecta armonía dos voces aparentemente dispares en el dúo con Emeli Sandé, “Roses”. Otra colaboración, esta vez la de Chasing Grace en “Certain Things” haciendo coros, resulta conmovedora. Como lo es también su interpretación en “Smoke Clouds” y su momento rap que da paso al tema final “Flyin'”, donde James demuestra tener auténtico ritmo en la voz y mucho que decir.

Autenticidad aunada en una voz versátil y unas letras directas e inteligentes.