Jessy Lanza - OH NO | Discos | UMOMAG

Jessy Lanza

OH NO

Hyperdub, 2016

RnB Alternativo/Electrónica/Pop

Valoración: 8.5

Disponible en: Amazon | iTunes

En 2013, la canadiense Jessy Lanza presentó sus credenciales como futuro estandarte de la música canadiense. Lo hizo a través de Pull Back My Hair, un debut que evidenció su interés por explorar los registros del RnB-Pop blanquecino y la electrónica, pero sin ocultar jamás su devoción por el combo Aaliyah-Timbaland.

En este Oh No, de nuevo con Jeremy Greenspan (Junior Boys) como co-productor, se ha decidido a ampliar su paleta sonora, acercándose más todavía al paradigma synth de corte ochentero. Su sonido se ha cocinado a fuego lento a lo largo de estos años y eso se nota; las texturas y los ambientes son ahora más precisos, tan cercanos a sus modelos como fieles a una manera muy particular de enfocar su influencia. No hay más que escuchar temas como la sexual “I Talk BB”, con su primoroso recorrido por el legado de Prince y el sonido Minneapolis, o esos “Could Be You” o “Vivica” con la lejana sombra de Aaliyah al fondo, para convencernos de que con su trabajo de producción, Lanza ha conseguido encontrar una difícil pero perfecta equidistancia entre todas estas influencias. Como productora e intérprete, la de Ontario se muestra más cómoda que nunca a la hora de lanzar bombas synth-funk de primera magnitud como la extraordinaria “Oh No” que da -no por casualidad- título al álbum, o “Never Enough”, que con su delicioso aroma a hit Italo de la golden era de Full Time Records, terminan por convertirse en dos de los grandes highlights de la función.

Pero no hay que llevarse a engaño, su plan no pasa por convertirse ahora en una pseudodiva del modern funk o algo por el estilo. La Lanza tiene su ojo puesto también en el hoy y en la electrónica, como demuestra en “It Means I Love You”, que el oído de muchos enlazará tanto con la influencia del Juke o el footwork de Chicago, como con ciertas texturas del afrobeat. Un poderoso banger teledirigido hacia la discoteca, con el que parece querer romper nuestra cintura, cambiando sin previo aviso el guión de un disco y una artista que se nota segura a la hora de huir de cualquier idea preconcebida.

Jessy Lanza se nos ha hecho mayor gracias a este Oh No. Aquella intérprete que apuntaba maneras en su anterior disco y EP es hoy, una artista hecha y derecha. Pero si dejamos a un lado el topicazo que supone hablar de  la obvia evolución de su protagonista, si hay un motivo por el que no debes dejar de escuchar este Oh No es sobre todo, por ser una de las mejores piezas de RnB-Pop que escucharás este 2016. Así de simple, así de fácil. O de difícil. Palabra de UMO.