Marcus Miller

RENAISSANCE

Concord Music Group/Universal 2012

Jazz/Funk

Valoración: 7.5

Disponible en: Amazon | iTunes

La trayectoria que el bajista Marcus Miller ha llevado en su carrera musical le ha permitido estar en contacto con los grandes del Jazz, del Smooth Jazz y del Soul. Esas influencias hacen que, habitualmente, su música llegue por igual a los seguidores de cualquiera de estas corrientes. Y también que los más puristas se lo echen en cara.

Desde sus inicios con Grover Washington Jr. y David Sanborn hasta su inclusión en los primeros 80 en la banda de su adorado Miles Davis, Marcus Miller es de esa estirpe de bajistas que consiguen que un instrumento eminentemente de apoyo rítmico, se pueda convertir en protagonista absoluto. Estos días disfrutamos con su nuevo trabajo, Renaissance, en el que los amantes del Jazz-Funk se van a sentir identificados con los potentes sonidos que desde él llegan. Este renacimientoque nos propone surge de su idea de que la tecnología está cambiando mucho más deprisa que la música. Además, según afirma, un nuevo tiempo va a llegar y no solo musicalmente: también política y socialmente.

Esta teoría la aplica también a su obra, centrándose en este trabajo más en la composición que en la producción. Temas creados por él mismo como “Cee-Tee-Eye”, homenaje al mítico Creed Taylor (sello CTI) y su legado musical.. “February”, un tema que surgió y se grabó como Tutu (el álbum que Marcus produjo para Miles Davis en 1986). Y versiones muy llamativas como “”Tightrope”, que encumbró a Janelle Monáe, y en la que ha participado el bluesman Dr. John. “I’ll Be There”, recuerda a Michael Jackson y el bajista reconoce que es una de las primeras melodías que aprendió a tocar. Y la siempre emocionante balada “Setembro” creada por Ivan Lins.

A este músico siempre se la ha dicho que es una especie de hombre del Renacimiento: compone, produce y toca saxo, clarinete, piano, guitarra y, por supuesto, bajo. En eso quiere convertirse, creando obras que lleguen, gusten y signifiquen algo para aquel que las escucha. No en vano, “no dejar de buscar” es uno de los lemas existenciales de Marcus Miller.