Lee Fields

FAITHFUL MAN

Truth & Soul/Resistencia, 2012

Soul

Valoración: 9.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Lee Fields es un hombre de fe, tal y como destaca en éste, su nuevo trabajo. Tiene la firme intención que su música ayude en cierto modo a hacernos más libres. Su propuesta es una exquisita recreación del concepto, el sonido y la imaginería de los discos de los años 70. Las orquestaciones que le arropan son tan barrocas en su justa medida como acertadas a la hora de dar crédito a una voz desgarrada que nos recuerda a infinidad de grandes vocalistas de antaño.

Lee, de hecho, ya no es un mozalbete y se ha afanado en peinar junto a sus compañeros de travesía las carreteras secundarias y los aeropuertos para llegar a todo tipo de escenarios lejos de su hogar. Reivindica que “lo sigue teniendo” independientemente de su atuendo o sus pertenencias materiales (“I Still Got It”). Aunque también dedica estrofas al amor en su majestuosa “You’re The Kind of Girl”, un ejercicio de estilo que nos recuerda al legendario Al Green y a ese sonido Hi Records tan de Memphis.

El punto fuerte de este trabajo es la credibilidad que destilan no sólo las líricas, sino también los arreglos, las sonoridades, esas voces que nos abren el apetito de Soul descarnado y hecho con todos sus auténticos y genuinos ingredientes, una sazón cocinada a fuego lento en un trabajo directo, sin más pretensiones que las de conmover. Y damos fe de que lo consigue con una interpretación que en todo momento es sincera, sin excesivos aspavientos.

Mucho Otis, mucho Pickett, mucho Reverendo Al y mucho Johnie Taylor e incluso algo de James Brown en los sollozos de “Wish You Were Here”, con esos coros femeninos que nos hacen constantemente preguntarnos si este disco fue en realidad grabado en 1972. Además, el largo está planteado en dos caras, apostando por el formato de vinilo de toda la vida, lo cual termina de compactar una propuesta atractiva que Truth & Soul ha ofrecido con mimo a sus seguidores.

Todo forma parte de un engranaje revisionista que pone sobre la palestra un proyecto en el que se puede decir que musicalmente cualquier tiempo pasado fue mejor, pero que esta banda puede traerlos de vuelta como por arte de magia. Y nosotros estamos de enhorabuena por ello…hay gente sin alma pero también existen soul men como Lee Fields.