Michael Kiwanuka

HOME AGAIN

Interscope Records/Universal, 2012

Soul/Folk

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

El caso de Michael Kiwanuka es el de otro de esos prometedores artistas criados en Reino Unido, aunque en este caso de ascendencia africana, que nos ofrece una propuesta en la que la elegancia inunda los surcos, en la que la quietud y estatismo del tiempo a nuestro alrededor sería lo deseado para poder disfrutar sus pequeñas grandes canciones.

En un tiempo en el que todo va deprisa, la propuesta relajada y sincera de este joven del Sur de Londres nos hace pensar que el beber de clásicos puede convertirse en un reclamo fácil para las notas de marketing, pero también en un sello de calidad. De hecho, la presentación de su trabajo perfectamente podría encajarse en los años 70, con esas fotos tipo Instagram, con esa portada tan vintage y, ante todo, con ningún tipo de concesión a lo que se escucha en los “grandes altavoces”.

Al escucharle nos llegan ecos de Dylan, de Otis, de Joni Mitchell y de cantautores, que no “cansautores”, todos ellos referentes y embajadores del buen gusto.

La parte instrumental está más que cubierta, dado que los arreglos musicales son exquisitos, de una sencillez que se emparenta con ese diálogo intérprete-micrófono sólo al alcance de unos pocos elegidos. Hemos detectado incluso la esencia Nina Simone, aquella en la que parece llorar y compartir sus intimidades con naturalidad pasmosa, por otra parte tan impropia en estos tiempos que corren.

Home Again es todo un himno en el que convergen todas esas esencias artísticas de un valor incalculable y trazan un fresco repleto de trazos que basculan entre el folk intimista, el Soul primigenio de los años 50, con unos coros que no han pasado desapercibidos (degústese “I Won’t Lie”) y ante todo…buena música.

Este disco es tan idóneo para detenerse y disfrutar que ya nada importa nada más ahora mismo que escucharlo una vez más y hablar de él. De este tocayo ya está hablando medio mundo, aunque sin tanta prensa como Adele, a quien teloneó en más de una ocasión. La BBC le ha dado su bendición y eso en las Islas Británicas es como si te tocara el Euro Millón. De momento, este disco ha cumplido con creces lo que se esperaba de este artista que se había prodigado hasta este momento sólo a través de EPs. Así que a partir de ya el mundo es suyo…y España aunque a veces no esté en el mundo…le espera impaciente.