Nelly

M.O.

Universal Republic, 2013

Rap

Valoración: 4.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Desde su fulgurante debut en aquel Country Grammar (2000), la carrera de Nelly ha fluctuado entre unos incontestables aciertos comerciales y unos terriblemente indigestos despropósitos. Convertido más en una celebrity que en un rapper de éxito, desde su mismo título este M.O. -con su referencia a su estado natal, Missouri- parece querer reivindicar al Nelly de antaño, el que aún disfrutaba del beneplácito del público. La presencia del omnipresente Pharrell en varios tracks no hace sino ratificar nuestra teoría de que el viejo Nelly, para bien o para mal, pretende hacernos creer que ha vuelto.

Tirando de repertorio, Williams regala al de St. Louis cortes como “Rick James” o “Get Like Me” en los que como si de un mal imitador se tratara, recicla sin rubor los más manidos clichés de su propio sonido. Dos chapuceros ejemplos de autoplagio a los que Pharrell puede que no haya dedicado ni media tarde, y sobre las que el pobre Nelly parece querer sustentar su nueva propuesta.

El capítulo de las colaboraciones tampoco deja mucho margen a la sorpresa. Como era previsible, Nelly y su A&R han reunido a lo más granado de la escena urbana mainstream para intentar sacar brillo a su deslucida imagen. Un buen puñado de estrellas capitaneado por los Future, Nicki Minaj, Wiz Khalifa, T.I.,…se pasean por un LP variopinto y por momentos inexplicable, lastrado por unas elecciones musicales que rozan muchas veces lo esperpéntico. Perfecto ejemplo de todo esto es la presencia de Florida Georgia Line en “Walk Away”, un patético pastiche a medio camino entre el country-pop y vaya usted a saber qué, en el que Nelly grita a los cuatro vientos su desesperación por volver a tener un éxito en la lista de Billboard.

En la misma categoría de despropósito entra la aparición de un Trey Songz irrelevante e irreconocible, a quien se diluye sin compasión en “Around the World”. Dos ejemplos de Pop subestandar, que probablemente han llegado a Nelly tras ser descartados por la Kelly Clarkson o la Taylor Swift de turno. Con este panorama, el encontrarnos a Future y a un desganado 2 Chainz en piloto automático, y haciendo simplemente lo que se espera de ellos, puede que sea la mejor noticia de un álbum errático hasta el dolor, y que debería servirle para reflexionar sobre su futuro en el mundo de la música.

Doce tracks intrascendentes (16 en la versión deluxe). Por momentos absurdos, y que en el mejor de los casos, nos darán la sensación de haber escuchado una docena de veces antes. Que la inefable Nelly Furtado cierre un disco en pleno 2013 habla a las claras de lo perdido que está un artista que, con este M.O. se ha empeñado en demostrarnos que no se entera lo más mínimo de lo que está pasando en la música urbana de esta segunda década del siglo XXI.