ScHoolboy Q - BLANK FACE LP | Discos | UMO Magazine

ScHoolboy Q

BLANK FACE LP

Top Dawg Ent./Interscope Records, 2016

Rap

Valoración: 6.5

Disponible en: Amazon | iTunes

No hay duda de que el ser parte de TDE y ser alumbrado por la estrella de Kendrick Lamar ha beneficiado de manera notable a Schoolboy Q. Gracias a ello, obtuvo un respaldo mediático casi inmediato y el pasaporte para poder hacer el crossover como invitado en temas RnB en los que, siendo sinceros, no pintaba demasiado. En plena cresta de la ola lanzó Oxymoron, y lo cierto es que su debut no estuvo a la altura de todas las expectativas.

Dos años después, los riesgos que ha decidido correr con Blank Face LP son mínimos. Ha reclutado un all star de productores que incluye a Cardo, Metro Boomin, Tyler, the Creator o Swizz Beatz junto a habituales como DJ Dahi, Alchemist o Sounwave, a la vez que se ha rodeado de una larga lista de colaboraciones acompañándole al micro. Como vemos, el guión previsto de cualquier starlette hip-hop al uso que quiera jugar sobre seguro.

En lo musical, Schoolboy sigue siendo uno de los más neoyorquinos rappers de Los Ángeles -¿o quizás es ya al revés?- y es obvio que se gusta siéndolo. Su perspectiva del gangsta rap tiene mucho más que ver con la de Queens que con la de South Central o la Bay Area, por más que reclute a clásicos como Dogg Pound o E-40 para acompañarle respectivamente, en la vulgar “Big Body” o en la más meritoria “Dope Dealer”. Aunque por si no nos había quedado claro del todo, ahí está Jadakiss en la pretenciosa y por momentos insufrible “Groovy Tony Eddie Kane”, para recordarnos que el Boom Bap continúa en un estado de mutación constante tratando de recuperar su espacio en el rap mainstream del siglo XXI.

Mucho más acertada resulta la presencia de la casi siempre deliciosa SZA en “Neva Change”, o Anderson Paak en la neo-soulera “Blank Face”, donde a falta de novedad al menos sí todo está en su sitio. Aunque si hubiera que quedarse con un sólo momento, ese sería “Overtime”, que gracias al fantástico trabajo de Cardo en la producción y un inconmensurable Miguel en lo vocal, nos ofrece uno de los pasajes más refrescantes de un disco quizás, un poco demasiado espeso. La presencia de Kanye West en “That Part” como es habitual en los últimos tiempos, no pasa de simple y lujoso exotismo.

Si te paras a pensarlo quizás sea este espesor del que hablábamos un poco más arriba, lo que más y mejor represente a alguien como Schoolboy Q.  Su propuesta, a medio camino entre el boom bap de toda la vida, el legado del rap indie angelino á la Stones Throw y una actitud gangsta de trazo grueso, parece todavía un confuso boceto al que aun le quedan como mínimo, una o dos vueltas más hasta llegar a su versión final.

La buena noticia es que Blank Face LP es un disco bastante mejor que su predecesor. La mala, que sigue siendo igual de aburrido. A ti te toca decidir si el vaso está medio lleno, o medio vacío.