The Weeknd - BEAUTY BEHIND THE MADNESS | Discos | UMOMAG

The Weeknd

BEAUTY BEHIND THE MADNESS

XO/Republic Records/Universal, 2015

R&B/Pop

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Cuando los hipsters y los modernos meten su hocico en artistas que a priori pertenecerían a otras latitudes mentales, sucede que tiene algo de provocador y a la vez fatuo y creen que provocador en su ejecución. Y esto ocurre cuando impera el continente sobre el contenido. Pues bien, olvidaros, en este canadiense no sucede eso, aunque su peinado sea comentado en corrillos de esos mismos modernos.

Nadie nos enseñó a tener rupturas, a superarlas ni a olvidarnos de la sombras alargadas de la muerte de un tal Michael Jackson. Esa sombra y las del éxito planetario de “Earned It” (las de Grey) le han brindado la oportunidad de abrir nuevos horizontes en su personal concepto de hacer canciones de su azarosa vida. De ser un homeless a ser el negrata del que hablan en todos los mass media, aunque le joda al “presidenciable” Kanye. Un Kanye West en estado de gracia (“Tell Your Friends”) dibuja en un tapiz musical maravilloso el lamento de este joven al que quizá le venga un poco grande esto de la fama y tenga que aprender a gestionarla.

Los lenguaraces periodistas ya se han apresurado a devorar todos y cada uno de sus vericuetos vocales y vitales para saber de dónde viene esas mujeres a las que sólo llama a partir de las 5 de la mañana y la consiguiente y derivada misoginia que otros llamarían pragmatismo.

El sonido que alcanza este álbum es muy de escuchar con auriculares y no, no caemos en una obviedad, dado que las capas de dicho sonido están perfectamente ensambladas en un disco en que todo suena conceptual, aunque te cuele dos sencillos para que hasta tu prima sepa quién es este muchacho y aunque convivan diferentes productores.

Prince y D’Angelo perfectamente podrían quedar para fumarse algo mientras escuchan y diseccionan como veteranos de Vietnam un trabajo en el que lo más caliente es el lenguaje y la voz de este “newcomer” para muchos, pero que ya estaba en los iPods de aquellos que pensaban que sólo se quedaría ahí. Pues no, lamento deciros que The Weeknd ha dejado de ser Caín y para ser él… Abel.

Recomendamos una escucha atenta del disco del tirón sin pausas ni siquiera de tu vecina cachonda pidiéndote que le abras una botella. Este R&B ya ha dejado atrás los clichés, se ha reinventado, incluso te hará bailar, y ha llegado a tiempo para seguir llamándose como esas a veces desagradecidas siglas.