Valerie June

PUSHIN’ AGAINST A STONE

Sunday Best/PIAS Spain, 2013

Soul/Blues/Folk/Gospel

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Darle al play para escuchar a Valerie June es como remontarte a la época del tocadiscos, es una voz tan peculiar la suya que no pasa desapercibida así como así. Es de esas voces antiguas, de las del pasado, de esas que no necesitan muchos arreglos para lucirse. Tanto es así, que escucharla en una canción grabada en acústico viene a ser lo mismo que escuchar una canción producida para el disco.

Pushin’ Against A Stone es el primer álbum de estudio de la cantante de Memphis (Tennessee), ojo al dato, primer álbum de estudio, que no ópera prima ni mucho menos. Valerie lleva años en la música intentando abrirse camino, y parece haberlo conseguido gracias a la aportación de sus seguidores en la plataforma Kickstarter y a Sunday Best.

Este es un disco casi inclasificable, recorre desde el corte número uno hasta el último, el blues, la música folk, el estilo country, incluso hay influencias de la música rural apalache entonadas con el banjo, el soul y el gospel están también muy presentes. Hay muchas etiquetas, pero no hay que obcecarse con ninguna porque ha sabido sacarle provecho a toda esa mezcolanza.

Las composiciones tratan de fondo el amor como en “The Hour” o “Somebody To Love”, donde se acerca con sus tonos dejados a la melancolía. La fuerza de la mujer trabajadora aparece en “Workin’ Woman Blues”, pegadiza hasta decir basta, recuerda en su ritmo a la colaboración de la canción “Be My Husband” que hizo con Meshell Ndegeocello en su tributo a Nina Simone. El arraigo de la solista a su tierra natal, Tennessee y donde además ha permanecido siempre, se descubre en “Tennesse Time”, un recorrido por su vida en unos cuantos versos. Vida interesante la de esta artista, que por cierto recomiendo que vean en este documental de “MTV 5$ Dollar Cover Series” de hace un par de años.

El álbum está co-escrito en su mayoría por ella junto a otros artistas como Dan Auerbach, guitarrista y vocalista del grupo The Black Keys, quien también ha producido gran parte de este disco. De ahí las influencias que se pueden notar en canciones como “Pushin’ Against A Stone”, donde el garage rock que tanto caracteriza a este grupo se estila en las guitarras eléctricas que acompañan a Valerie June. En general es un trabajo muy interesante, limpio, con sonidos de guitarra acústica, saxofones, y de banjo, instrumento que nunca ha abandonado June desde sus inicios.