Years & Years - COMMUNION | Discos | UMOMAG

Years & Years

COMMUNION

Polydor Records/Universal, 2015

Synthpop/R&B/Electrónica

Valoración: 6.5

Disponible en: Amazon | iTunes

El álbum debut Communion del trío londinense Years & Years llega en momento en el que el electro-pop, en todas sus variantes, está en auge. Los estribillos exagerados, la temática de duda, amor y existencialismo, y el electrohouse voluptuoso que lo caracterizan, inevitablemente traen a la memoria de los acordes aquellos de MGMT, el garage de Disclosure o incluso a Sam Smith. Alzándose como la máxima expresión del pop comercial, entre sintes y atmósferas envolventes y frágiles, la voz protagonista del vocalista y actor Olly Alexander juega con temas sobre el amor gay -realidad del propio Olly-, dudas y pasiones. Pero este amasijo de pop-house, alternative-yet mainstream R&B lejos queda de la sofisticación de Disclosure: una fórmula aparentemente sin objetivo, que se repiten en todas ya cada uno de los temas de Communion; que suena a álbum pop dance genérico.

Tomando por ejemplo “King”, el single que llegó a número uno en marzo, no deja de ser una composición altamente “synthetica” con estribillos fácilmente cantables. La aparente obsesión por mantener el ambiente festivalero se alarga durante todo el LP y se mezcla hábilmente con la relación asimétrica de deseo-reducción del yo: cn la slow-grind “Take Shelter”, por ejemplo, Olly finaliza el camino de la sensualidad atormentada y autodestructiva empezado con “Real”. “Worship” es sobre la exaltación y admiración secreta de la figura amada; exaltación secreta llevada a su máxima exponente en “Memo”, donde Olly suplica “Let me take your heart / Love you in the dark / No one has to see”.

El inconveniente de Communion es que su afán por serle fieles a ese público imaginario que lo único que quiere es bailar toda la noche a ritmo de los poderosos cantos de fondo, la fragilidad de la voz de Olly y el abuso de los sintes, les hace genéricos. Ni si quiera como grupo de baladas tienen un gran impacto, el LP podría ser un álbum de remixes de Sam Smith convertidos al electro-mainstream. Como apunta The Guardian, Communion es “el sonido de 2015”, es decir, ese sonido omnipresente que suena en todas partes sin que nadie activamente las elija, muchas veces como relleno.

A pesar de todo, el sonido no tiene por qué no ser disfrutable para algunos, y se pueden encontrar piezas como la cálida balada pianística con guiños gospelianos “Eyes Shut”, o la ya citada “Memo”, que es probablemente uno de los tracks estrella del LP, caracterizada por el falsete de Olly, acordes al piano y una percusión entrecortada. El resto, temas como “Gold”, “Without”, suenan al “sonido de 2015”, sin ninguna particularidad que lo diferencie del resto y eso es el disco en sí, uno más, nada especial. Queda por ver si Years & Years seguirán existiendo por mucho tiempo, aunque en un período donde el Grime vive su renacimiento de oro dentro y fuera de UK de la mano de Skepta, gracias a Kanye entre otros factores, y con voces autóctonas de gran éxito e internacionales -como The Weeknd, FKA Twigs…etc- que ya han explorado el electro-house-alt-R&B, es difícil imaginar que este género de más de sí actualmente.