Desde que la descubriéramos en el “Rather Be” de Clean Bandit, la vocalista londinense Jess Glynne no ha parado de crecer. Su carrera en solitario marcha viento en popa. “Right Here” supuso el inicio, “Hold My Hand” (su gran éxito hasta la fecha) fue la continuación y “Don’t Be So Hard On Yourself” la confirmación de que Glynne es una de las revelaciones musicales del 2015 en el Reino Unido.

A pesar de haber tenido que cancelar varios conciertos de su agenda veraniega para someterse a una operación en sus cuerdas vocales, la cantante de 25 años lanzaba esta semana este nuevo sencillo y la salida de su álbum debut I Cry When I Laugh (Atlantic) sigue prevista para el próximo 21 de agosto en UK.

“Don’t Be So Hard On Yourself” es una mezcla entre “Rather Be” y “Hold My Hand”, con un base instrumental disco-pop en la que intervienen elementos como el piano, violines y hasta un coro Góspel. La producción corre a cargo del colectivo inglés TMS, formado por Tom ‘Froe’ Barnes, Ben Kohn y Peter ‘Merf’ Kelleher responsables de éxitos para Sigma, Professor Green o Emeli Sandé.