Polémica que hay, polémica en la que se mete Azealia Banks. La rapera neoyorquina, de la que últimamente se habla más por sus controvertidas declaraciones que por su faceta musical, es una fan incondicional del próximo presidente de los Estados Unidos.

Este viernes (20 Ene.) se celebra en Washington D.C. la investidura de Donald Trump, y Azealia ha dado su opinión -vía Facebook- en referencia a la negativa de muchos artistas del mundo de la música a actuar durante la ceremonia inaugural, ofreciéndose incluso para actuar.

“Me he sentido muy molesta al ver el line-up de artistas para la inauguración. Este un momento épico en la historia moderna y debe ser celebrado con estilo. Me encantaría actuar en la inauguración”, dice el mensaje de Banks.

No sabemos si Trump le hará una llamada, pero lo que está bastante claro es que AB busca, al menos, hacerse notar; pocos entienden su constante apoyo teniendo en cuenta la mentalidad racista -entre otras cosas- que tiene el casi ya nuevo inquilino de la Casa Blanca.

La que al parecer estará en la investidura es la cantante de R&B/Soul Chrisette Michele, según afirman varios medios americanos.