Alicia Keys

GIRL ON FIRE

RCA Records/Sony Music, 2012

R&B/Soul

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

La multipremiada cantante/compositora neoyorkina, apodada por los que gustan de títulos como “La Princesa del Soul”, nos entrega su quinto álbum de estudio y el primero con su nueva discográfica RCA Records -aunque sigue ligada a Sony Music- tras la desaparición de J Records.

En los 3 años que han pasado desde su anterior álbum, Alicia ha tenido tiempo de dar a luz a su primer hijo sin descuidar ni un momento su carrera artística. Ha hecho dos giras mundiales, ha trabajado con diversos artistas como Eve o la debutante Emeli Sandé, y todo esto mientras se introducía de lleno en los negocios creando su propia colección de deportivas o colaborando con una aplicación educativa para móviles.

Podríamos pensar que, con tantas ocupaciones, su trabajo en este álbum podría haberse resentido. Nada más lejos de la realidad. Girl on Fire sigue dándonos la calidad musical a la que esta mujer nos tiene acostumbrados. Cierto es que a Alicia siempre se le ha criticado por sus letras algo insulsas y llenas de clichés pero, ¿quién no se emocionaría ahora al escuchar las poéticas “Tears Always Win” o “Not Even the King”? Esta última, al igual que “Brand New Me” y “101”, co-escritas junto a la gran triunfadora de la última edición de los BRITS, Emeli Sandé.

Comienza el disco con una introducción al piano tan propia de cada uno de sus álbumes y nos va seduciendo con cada nueva pista que entra. Alicia se acompaña en la producción por diferentes productores de prestigio. Desde su esposo Swizz Beatz junto a Dr. Dre en la bailable “New Day”, con la que explora las nuevas tendencias de hoy en día, pasando por el reconocido Rodney “Darkchild” Jerkins en el medio tiempo “Listen To Your Heart”, o el respetado Babyface en “That’s When I Knew”, un dulce canto al encuentro del amor. Con los ritmos africanos de “Limitedless” no puedes dejar de mover las caderas, y la sensual “Fire We Make” cantada a dúo con el legendario Maxwell termina con un vibrante minuto de solo de guitarra del artista de blues Gary Clark, Jr. El primer single del álbum, “Girl on Fire”, es un himno R&B que resulta una clara declaración de intenciones de Keys, decidida con este disco a tomar más control de su trabajo y hacer partícipe al público de su visión del mundo.

Y lo ha hecho. Alicia sigue siendo “The Princess of Soul”.