Charles Bradley

VICTIM OF LOVE

Daptone Records/Resistencia, 2013

Soul

Valoración: 9.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Charles Bradley nos ofrece en este trabajo sus ensoñaciones y lamentos sentimentales y sociales sobre un tapiz sonoro inigualable, con esa estructura que despliega en cada uno de sus trabajos de manera sólida y certera Daptone Records.

Aquí se destapa con un Victim of Love en el que nuestra piel no deja de erizarse cual la de una gallina a lo largo de toda su duración. Una voz que nos recuerda a tantos (aunque escogidos) cantantes de antaño que tenemos que ver más de dos y tres veces el año de edición para asegurarnos de que acaba de grabarlo.

Un marcado homenaje a los Temptations más lisérgicos y psicodélicos se puede saborear en “Confusion” y un constante viaje a esas tupidas atmósferas setentonas de cuando el mundo estaba cambiando. Y dado que nos hallamos en similar tesitura, canciones como “The World” suenan tan cercanas como reales. Sabedor de su potencia en la voz gusta de desgarrarse, chillar, emitir alaridos aunque de una manera acertada y no excesiva. Aunque por momentos sea inevitable que nos recuerde a su adorado James Brown, quien le cambió la vida al verle en la mismísima Sala Apolo.

Constantemente hace referencias veladas a un destino incierto y nada halagüeño, pero Charles nos brinda el amor fraternal, la decisión y determinación para afrontar ese cambio más que necesario. El lado espiritual nos lo brinda de forma soberbia en la maravillosa “Crying In The Chapel”, que no se trata de un cover del legendario espiritual, sino de una nueva canción que nos estremece. Aquí se entremezclan la espiritualidad, la soledad y la impotencia de saber que un amor se ha perdido para siempre.

Muy al contrario, a quien hemos recuperado para la causa es a este talludito intérprete a quien deseamos ver pronto por nuestro país para que nos acerque a esos tiempos en los que cada esquina a lo largo y ancho de los guetos norteamericanos irradiaba la luz de una melodías inigualables. Disco imprescindible para los que tiraron la toalla ante tanto aluvión de mequetrefes que decidieron el Soul como podrían haber elegido cualquier otro género.