Christian Scott

CHRISTIAN ATUNDE ADJUAH

Concord Music/Universal, 2012

Jazz

Valoración: 7.5

Disponible en: Amazon | iTunes

A sus 29 años  y con media docena de grabaciones editadas, el trompetista Christian Scott lleva camino de convertirse en el representante más genuino del Jazz en la primera andadura del siglo XXI. Hablando en términos económicos por su alta productividad, su gran rentabilidad, por estar anclado en valores tradicionales y, a la vez,  por su continua investigación y desarrollo. Todo un “emprendedor”, palabra de moda en 2012.

Pero claro, la música en general y el Jazz en particular no son conceptos económicos. Es algo mucho más importante que todo eso. Scott es técnica pura, pero también pasión. Mezcla sabiamente ingredientes básicos de la música de su Nueva Orleans natal con los elementos más actuales del hip-hop, el funk o el rock. Y para darle un punto más de picante, firma sus temas con motivos sociales de protesta: el movimiento ocupa, la violencia en Sudán, el tráfico de mujeres o el conflicto de Oriente Medio.

Ahí es nada para este joven-veterano que se atreve, en los tiempos que corren, a lanzar un doble álbum, 23 temas, casi dos horas de música. Para los grandes aficionados del Jazz, mi recomendación es empezar desde el principio: disco uno, corte uno y disfrutar. Para aquellos a los que el sonido del primer disco se le haga un poco más duro, que pasen directamente al dos, porque puede que se encuentren de golpe, y sin esperarlo, con uno de los mejores discos de Jazz que hayan escuchado en su vida.

Muchos trompetistas quieren sonar a Miles. Y quizá algunos lo consigan. La ventaja de Christian Scott es que él lo hace sin proponérselo. Su propia música tiene ese aroma a clásico- moderno, algo que definió muy bien la trayectoria del mítico Miles Davis. El título de este disco es lo de menos: Christian aTunde Adjuah (su nombre completo). O quizá no. Es posible que en unos años, hablemos de manera reverencial de él. Sobre todo, del segundo volumen.