GoldLink - AND AFTER THAT, WE DIDN'T TALK | Discos | UMOMAG

GoldLink

AND AFTER THAT, WE DIDN’T TALK

Soulection, 2015

Rap

Valoración: 7.0

Disponible en: Amazon | iTunes

La música de Goldlink ha llamado siempre la atención, ya desde su primera mixtape The God Complex (2014) el rapero de 22 años presentaba con precisión un concepto un tanto afrodisiaco, en el que música house uptempo, la suavidad del groove y hip-hop con rimas duras encajaban como piezas de un rompecabezas. Este sonido, fresco, definido por el propio artista como ‘future bounce’ le han abierto las puertas del sello de electrónica contemporánea Soulection, el cual ha pasado a ganar gran notoriedad en 2014 y 2015.

And After That, We Didn’t Talk es el álbum debut de GoldLink, y sin duda se presenta como una de las últimas incorporaciones a esta ola de ‘new hip-hop’ o hip-hop moderno, en el que son varios los sonidos, y géneros que se entremezclan reformando el significado del ‘género hip-hop’ si es que alguna vez ha existido puramente. La percusión y los sintes burbujeantes dominan durante todo el proyecto, pero son capaces de expresar distintos estados de ánimo; al igual que la voz de GoldLink se amolda a cada situación. Habiéndose establecido como un rapero de flow rápido, también muestra sus habilidades como cantante, y en este AATWDT cambia de uno a otro con gran facilidad.

En un álbum que se centra -en parte- en la frágil naturaleza de las relaciones interpersonales, especialmente en el amor, en las que son esenciales que la transición de los estados de ánimo y ambientes sea suave y fluida; pero también lo son la coherencia y la consistencia. AATWDT abre con “After You Left”, en el que GoldLink comienza por mencionar como los 100.000 dólares que ha ganado este año aún no son suficientes y sigue con un verso ofensivo sobre la reciente transformación de identidad de Bruce Jenner. A esto le sigue una lista de todos los males que afectan a la comunidad negra estadounidense a modo de biografía. El sentimiento de ser parte de una minoría desplazada se manifiesta en “Zipporah”. Esta línea de concienciación es continuada en “New Black”, con versos como “Hip Hop / will I die, I promise that / If we keep the lies in our raps”, que habla del cambio de mentalidad que debería de existir en el rap, dejando de lado las mentiras y exageraciones. El progreso y madurez que intenta emanar AATWDT, que no deja de lado tampoco la temática de amores adultos y la infidelidad, chocan de pleno con clichés típicos como la repetición constante del calificativo ‘bitch’ -por ejemplo en “See I Miss” y otros elementos retrógrados del rap como “and all my exes ain’t shit, so they shall remain nameless” de “Dark Skin Woman”.

Por tanto, aunque a nivel musical el álbum de 11 tracks resulta sobresaliente, con piezas como la idílica “Palm Trees, Unique” con la colaboración de Anderson Paak o la sensual y sugerente “Late Night” con Masego, a nivel de líricas y temática es más deficiente. Le falta honestidad, la hipocresía está presente (no se puede pedir cambio y al mismo tiempo ser intolerante o misógino, como todos los anteriores) y hacen replantearse al oyente a GoldLink, ya que resulta, hasta ahora, un narrador poco creíble. También hacen emerger la cuestión de qué tiene que ofrecer: ¿será el ‘future bounce’ sólo sonido?