Gregory Porter

BE GOOD

Motema Music/Nuba Records, 2012

Jazz/Soul/R&B

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

El vocalista Gregory Porter es de esos artistas a los que la fama y el reconocimiento les llega en una etapa madura de su vida. O quizá en el momento justo. 2013 puede ser su año después de haber recibido la candidatura al premio Grammy como Mejor Interpretación de R&B Tradicional. Festivales de Jazz y artistas le reclaman. Así se va completando la historia del niño que creció creyendo que su padre ausente era Nat “King” Cole.

Be Good es un excepcional trabajo cargado de temas que pueden satisfacer paladares acostumbrados al Jazz, al Soul o al R&B. Como ejemplo el tema “On My Way to Harlem”, que tiene todo eso y más. Su voz suena a Bill Withers, uno de esos pocos mitos vivientes que quedan en la música. Además, Gregory se nos revela como un espléndido compositor. Acompañado, como siempre, por su gran mentor, el saxofonista Kamau Kenyatta, el álbum es una sucesión de canciones creadas por Porter que enlazan con lo mejor de todas las ramas de la música negra.

“Real Good Hands“, con sus toques de Blues y Soul,  se ha convertido en los últimos meses en una especie de himno de todos aquellos que se sienten ciudadanos del planeta Porter. Siendo un extraordinario tema, no debe ocultar el resto de joyas encuadradas en este disco. Este vocalista declara su amor por las baladas. Así que son imprescindibles “The Way You Want to Live” y “Our Love”. Para el terreno “cover”, la mítica Canción del Trabajo “Work Song” creada por el trompetista Nat Adderley y “God Bless the Child” a capella cerrando este larga duracción.

La dura infancia de Gregory Porter estuvo marcada por la ausencia de la figura paterna. Su refugio fueron las canciones de Nat “King” Cole, que él mismo cantaba sin cesar. Su madre le dijo que sonaba como Cole. A sus 42 años y con tan solo dos disco editados, la figura de Gregory Porter puede mirar a los ojos a su “imaginario” padre.