Izah

NOW OR NEVER

Little Red Corvette Records, 2015

R&B/Soul

Valoración: 9.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Hay artistas que se lanzan a por todas y otros que son lanzados, Izah es de las primeras. Esta joven cantante de soul y R&B inglesa de nacimiento y catalana de adopción, es de las que saben lo que es el “ahora o nunca”, de las que lo tienen todo para triunfar y no pierden el tiempo. Trae el Soul y el R&B desde lo más profundo, desde el sentimiento, no es un producto, es música desde el corazón. La artista acaba de sacar a la luz su primer LP, Now or Never y llega como agua de mayo, después de que hace un par de años nos diese a probar un poquito de su voz con IzaBlues, su primer EP.

Decían de ella que era la “princesa del soul”, pero su nuevo trabajo bien le vale un grado más en la jerarquía. A sus 27 años, Izah cosecha una voz exquisita y dotada de una elegancia equiparable a muchas grandes artistas del género a nivel internacional. Esto se constata a lo largo de las 11 canciones que componen Now or Never, un disco en el que le canta a los sueños, a la vida y al amor, de una manera muy fresca y con mucho gusto.

Aquí ningún tema choca con otro provocando estridencias. Now or Never es uniforme, aunque no por ello aburrido, ya que la instrumentación y las las bases son de quitarse el sombrero. Todas las canciones están compuestas en inglés, a excepción de una, “Traes La Luz”, que Izah comparte junto al MC zaragozano Rapsusklei, una fusión apetecible donde las haya.

Dijo un gran poeta en su día que “la sencillez es la grandeza”, quizás este álbum sea ejemplo de esa gran frase; pues está realizado con mucha delicadeza, lo que ha dado como resultado un trabajo sin engaños y sin artificios, algo muy puro y bien cuidado. Para ello Izah ha contado con la ayudada de su director musical Quiroga y repite con el sello musical barcelonés Little Red Corvette Records.

Por lo pronto sólo queda disfrutar de su primera incursión a lo grande en el panorama del R&B y el soul contemporáneo, menos mal que Izah se atrevió a lanzarse desde lo más profundo para sorprendernos, era ahora o nunca.