Jessie Ware

DEVOTION

Interscope Records/Universal, 2013

R&B/Soul/Pop

Valoración: 8.0

Disponible en: Amazon | iTunes

En un principio Jessie Ware sólo era aquella chica que hacía coros para Jack Peñate o SBTRKT. Con acierto la compañía de discos PMR Records se fijó en ella y la convirtió en uno de los suyos. No tuvo buen comienzo aquel single aislado que publicaron como debut de la cantante/compositora titulado “Strangest Feeling”, el cual no llegó a entrar siquiera en las listas de UK. Esto no frenó a la compañía a la hora de publicar lo que sería el primer single del disco debut de la artista londinense: “Running”, que aunque recibió buenas críticas, tampoco consiguió destacar demasiado.

Tras otro segundo single que se tituló “110%” y tuvo mejores resultados, llegó un tercero, “Wildest Moments”, y la carrera de Ware comenzó a despegar. Con seis singles extraídos del álbum ya no hay quien la detenga.

La mujer que declara “haber recibido de su madre la fuerza para poder lograr lo que quisiera en la vida”, se quita de encima la losa que supone atenerse a las modas y encuentra su propia personalidad, mostrándola tanto en su estilismo como en sus composiciones. En su estética es clásica, sofisticada y algunas veces andrógina. Esa androginia que recuerda a los artistas de los años 80 y cuyo sonido Ware traslada también a su música. Por eso no es raro que algunas veces suene como Sade.

Con la producción de Julio Bashmore, Dave Okumu y Kid Harpoon, el disco ofrece un sonido R&B contemporáneo con un toque de pop británico que le aporta cierta elegancia. Se aleja de la comercialidad facilona a la que recurren otros artistas de su entorno y sólo se deja arrastrar hacia la pista de baile con “Imagine It Was Us”, un tema incluido en la re-edición del álbum que se ha lanzado este año y que sirve de single promocional para el mercado americano.

Todos los temas coinciden en la calidad de su producción, aunque hay canciones como “Sweet Talk” o “Night Light”, además de los mencionados singles, que además consiguen destacar por encima de cualquiera de los éxitos que suenan actualmente.

Especial mención merece la voz de Ware y su habilidosa manera de hacerla crecer en matices a lo largo de cada canción, sin exagerados alardes vocales y demostrando su sobrada experiencia como cantante.