Kehlani

It Was Good Until It Wasn’t

Atlantic Records, 2020

RnB/Urban

Valoración: 8.0

Disponible en: Apple Music | Tidal | Deezer

Algunas artistas comienzan sus carreras de manera distinta, sin hacer lo que los representa, y poco a poco van evolucionando hasta encontrar lo que realmente quieren decir y a sí mismos dentro del arte. Kehlani Ashley Parrish comenzó deseando ser bailarina. Pero todo en su vida giró para que pudiera empezar a trabajar su voz y formar su propio grupo de mujeres, del que se retiró cuando se dio cuenta de que en ella existía una fuerza que debía explotar. De esa manera, decidió ir creando su repertorio y nació It Was Good Until It Wasn’t, su segundo y más reciente LP.

Con una musicalización de RnB, la cantante de Oakland (California) aúna como concepto el desarrollo de las relaciones en la actualidad y las diferentes maneras en las que pueden funcionar…o no. Da detalles sobre diferentes aspectos de la vida de una persona joven que está descubriéndose poco a poco en este extraño mundo. Todo esto da como resultado un disco que, podemos afirmar, es su mejor trabajo hasta el momento (incluyendo las mixtapes) y que disecciona lo que podemos esperar de ella en el futuro.

Desde el inicio, podemos escuchar su inspiración en Lauryn Hill, Mariah Carey, Aaliyah y la música de los noventa que sigue su estilo. Además, tiene toques de hip-hop característicos de la modernidad que le dan fuerza a la voz de Kehlani a lo largo de cada uno de sus cortos tracks. Ese sentimiento de lo que es el amor, con saxofones y pianos, en “Hate the Club”; pasar a estar en la cabeza de una persona que está enamorada y tiene miedo a salir herida a través de voces de acompañamiento que emulan sus pensamientos abrumadores en “Openness (Passionate)” o hacernos empatizar con la tristeza de la que habla en “Grieving”. Un recorrido poara las diferentes etapas de una pareja, a pesar de que sean historias de personajes completamente distintos.

A lo largo del disco hay muchos colaboradores que acompañan a Parrish en cada narrativa. Desde Ty Dolla $ign, Jhené Aiko, Tory Lanez hasta Masego y James Blake quienes le agregan su chispa distinta y realzan el mensaje de la canción en la que participan. Cuenta con el trabajo de muchos productores como Yussef Dayes -el colaborador álbum de Tom Misch- Jahaan Sweet y Dan Foster, por mencionar algunos.

It Was Good Until It Wasn’t no es la perfección en 35 minutos, pero tiene temas pegajosos que harán que quieras repetirlos y que muestran las habilidades de Kehlani para interpretarlos, con el objetivo de poder transmitir emociones a través de su voz y no con las palabras que usa. Es un paso que dio para poder explorarse como artista y que nos da a entender hacia dónde va su estilo y carrera.