Rico Love - TURN THE LIGHTS ON | Discos | UMOMAG

Rico Love

TTLO

Division 1/Interscope Records, 2015

R&B/Rap

Valoración: 7.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Curioso, el señor Rico Love nos dice que encendamos las luces y es él el que defiende un ¿R&B? sombrío, oscuro y en clara alineación con los nuevos intérpretes en los que las atmósferas electrónicas reemplazan la parte más analógica de esta historia de constante tendencia que parece la música. No seremos nosotros quienes iniciemos el debate sobre que una música sin apenas groove se cuele en la división de los sucesores de un legado más que determinante. Aunque lo bueno es que hace esto sólo en parte y deja que la luz entre por las rendijas de su estudio.

Este productor multipremiado y reconocido por su trabajo con primeros bastiones de la escena quería su parte de ego concentrada en un trabajo que hablase de él mismo. Suele pasar… cuando se cansan de otorgar el primer plano a las personas con las que trabajan quieren su disco, y tampoco vamos a ser nosotros quienes le juzguemos por tal eventualidad. Además, Rico lo hace suave y profundo, no habla sólo de las groupies de fácil entrepierna. Al contrario, habla de cosas tan básicas como quedarse en casa con los niños (“Fort The Kids”).

Sónicamente “Days Go By” es de lo mejor que aparece en un largo que no defrauda por su sinceridad, aunque entre su fraseo raperil y su manera de entonar nos quedemos con lo segundo. Dicen que en su fiesta de first listen destacó esa conjunción piano y voz que rememora a los clásicos, así que le perdonamos ciertas concesiones a las canciones sintéticas (“Love Somebody Else”). Más que nada porque luego llega una maravilla sentida como “Run From Me”, en la que habla de esa manera de huir de las relaciones más allá de lo estrictamente genital. Como la vida misma.

También nos habla de que lo suyo es música fuera de etiquetas y aunque suene a tópico en ocasiones lo percibimos así al tratarse de un productor que sabe lo que cocina en casa. Las especias no tienen que ser necesariamente pimienta negra.

“Happy Birthday” es un banger algo manido para fiestas de salidos perpetuos porque el muchacho claro está que tampoco va a perder la testosterona de golpe, pero con “Amsterdam” declara que también tiene recuerdos de alcoba, sean lisérgicos o no. Rico Love hace justicia a su apellido pero deja claro que tiene esa dualidad tan propia de su edad: puede tirarte del pelo con sus canciones o apartarte la melena de la frente. Y hace las dos cosas igual de bien.