Robin Thicke

LOVE AFTER WAR

Star Trak/Universal Music, 2011

R&B/Soul

Valoración: 7.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Nadie daba un duro por él cuando debutó en el año 2003 con A Beautiful World, me incluyo. Hijo del actor americano Alan Thicke, conocido por su papel en la mítica serie de los ochenta ‘Los Problemas Crecen’, se podría pensar aquello de ·”otro chico que se aprovecha de la fama de su padre para darse a conocer”. Pero el tiempo le ha dado la razón, y por méritos propios.

Su carrera musical dio un giro de 360 grados cuando en 2006 se cruzó en su camino el productor Pharrell Williams y le ofreció un contrato con su discográfica Star Trak Records. The Evolution of Robin Thicke, su segundo trabajo, cambió su vida y la imagen que la crítica y el público tenían de él. El “niño de papá” mostraba sus credenciales con un excelente LP sustentado por el ya clásico “Lost Without You”. Dos álbumes más, Something Else y Sex Therapy, hasta la publicación a finales del año pasado de este LAW.

Robin Thicke ha madurado. Se nota la experiencia que da tener cuatro álbumes en la estantería, dos de ellos de “obligada escucha”, y el haber experimentado la paternidad por primera vez junto al amor de su vida, la actriz Paula Patton, con la que lleva desde los 16 años.

El californiano de ojos claros no juega al despiste, basando su propuesta en la instrumentación orgánica rodeado por la banda de músicos que le acompaña en sus directos (y menudo directo, doy fe de ello), con Pro Jay como director de orquesta.

Podríamos dividir el álbum en tres partes: la de sex symbol en los primeros 10 cortes sinfónicos. Después varias pistas relajantes, desde “Boring” a “I Don’t Know How It Feels To Be You”, que nos recuerdan al Thicke de siempre con esa devoción por los sonidos alegres y cautivadores de la bossa-nova. Y la de soul man, sólo al piano o a la guitarra en el último tramo del disco, con temas como “Compass Or Map” emulando al mismísimo Al Green (“Love and Happiness”) y Otis Redding (“I Been Loving You”).

Love After War confirma a Robin Thicke como uno de los blue-eyed singers que mejor sabe interpretar los códigos del R&B y el Soul.