Tinie Tempah

DEMONSTRATION

Parlophone/Warner Music, 2013

Rap/Electrónica

Valoración: 7.0

Disponible en: Amazon | Itunes

Con su amigo Chipmunk intentando hacer las “américas” en la Hustle Gang de T.I., el londinense Tinie Tempah se mantiene, junto a Dizzee Rascal, como la principal apuesta de la música urbana británica en estos momentos. Los esplendorosos resultados de Disc-Overy (2010) habían generado una gran expectación de cara a esta segunda entrega, que llega tres años después con la sensación de haber sido cocinada a fuego lento y cuidando cada detalle.

Lujoso vehículo para el lucimiento de nuestro protagonista, Demonstration transita de nuevo por los manidos y difusos límites del hip-hop y la electrónica. Más de lo mismo sin duda, pero con la ventaja que da el haber sido uno de los primeros en explorar con éxito esa vía, tan saturada a estas alturas. Contando con uno de los nombres del año en UK como es Naughty Boy y con una de las grandes estrellas de la EDM como Diplo, la excelencia del trabajo de producción estaba, al menos a priori, asegurada. Y desde luego, la aportación de ambos no decepciona.

Por un lado, Diplo pone toda su capacidad para crear hits al servicio de las apariciones de 2 Chainz y Big Sean, con dos bombas para el club en clave Trap como “Trampoline” y “Shape”, dos de los claros estandartes del álbum. Y por el otro, Naughty Boy que con tracks como “Heroes” y “A Heart Can Save The World” aporta su inconfundible estilo, entre la electrónica y el Pop, para crear los dos temas más radioformuleros del álbum.

En mera anécdota se queda sin embargo la presencia de Ty Dolla $ign. Poco luce el reciente fichaje de la Taylor Gang de Wiz Khalifa en “Mosh Pit”, un tema en el que la la voz del angelino se encoge ante un beat totalmente alejado de su estilo. Flaco favor el que se le hace a uno de los tipos más interesantes y con mayor proyección del rap americano actual.

Pero que nadie se lleve a equívocos. Más allá de las inevitables colaboraciones de postín, Tinie Tempah ha planteado un disco inconfundiblemente británico, en el fondo y en la forma. Así, notaremos ir y venir el aroma del grime y sus derivadas a lo largo del tracklist, al mismo tiempo que artistas como Dizzee Rascal o Labrinth mantienen el habitual buen nivel de la música urbana británica. Lamentablemente, y a pesar de todo esto, el disco deja una indudable sensación de rutina desde la primera escucha. Un trabajo técnicamente correcto, pero al que le falta el músculo creativo necesario para igualar los resultados de aquel Disc-Overy.

En cualquier caso Demonstration nos devuelve a un artista en forma y con su talento intacto, aunque sea evidente que ha perdido buena parte de su frescura. Tomémoslo como un magnífico fin de ciclo creativo, que esperemos le sirva para explorar nuevas vías en el futuro.