Travis Scott - RODEO | Discos | UMOMAG

Travi$ Scott

RODEO

Grand Hustle/Epic Records, 2015

Rap

Valoración: 8.5

Disponible en: Amazon | iTunes

Vivimos tiempos confusos. Sin que apenas tengamos tiempo para escuchar el que se nos ha vendido como posible disco del año, hay tres detrás suya pidiendo la vez con las mismas pretensiones. Por ello, cuando te llamas Travi$ Scott y tu disco debut se convierte por aclamación popular en uno de los acontecimientos de la temporada, el ser capaz caminar sobre esa delgada línea roja que separa el éxito del fracaso absoluto es la única clave para sobrevivir a este juego.

Quizás consciente de ello, el tejano ha recuperado para su debut muchas de las coordenadas creativas de Owl Pharaoh (2013) la mixtape que, junto al co-sign de Kanye West, catapultó su figura hasta el gran público. Poniendo en manos de su paisano de Houston Mike Dean la supervisión musical del trabajo, Scott parece querer dejarnos claro el que estamos ante un álbum made in G.O.O.D Music, por más que en realidad se haya editado por Grand Hustle, label de T.I. No hay duda de que es Dean quien dirige la puesta en escena como co-productor de casi todos los temas, afinando así el trabajo de una nómina de beatmakers inmejorable, que incluye al tridente de ATL formado por Southside, Sonny Digital y Metro Boomin, el angelino DJ Dahi, Fki o Terrace Martin entre otros.

El resultado final es un trabajo tan variado como denso -olvídense ya de etiquetas como la del Trap- de inevitable digestión lenta, y en el que el de Houston da la sensación de no querer dejarse en el tintero ninguna de las múltiples aristas que nos ha ido mostrando a lo largo de estos años. Sin embargo, no estamos ante un forzado ejercicio de estilo. Scott se nos presenta tal y como es, reclutando invitados tan dispares como Justin Bieber, Young Thug, Toro Y Moi, The Weekend o SchoolBoy Q, entre muchísimos otros, tejiendo una red de ambientes muy diferentes entre sí, pero que terminarán por fluir con total naturalidad a lo largo del tracklist.

Así es como Scott logrará pasar de ese maravilloso y extraño “Maria Im Drunk” junto a Bieber y Thugga -completando para muchos, uno de los tracks del año- a bangers como ese “3500” al lado de Future y 2 Chainz o híbridos Drill-Pop como el vigoroso “Night Crawler” junto a Chief Keef sin apenas inmutarse, y mostrando por el camino una vez más, la notable influencia que Kanye y su 808 and Heartbreak todavía tiene en su evolución artística. Casualidad o no, será precisamente la aparición de Yeezy el eslabón más débil de este Rodeo; su “Piss On Your Grave”, con un fuerte aroma a descarte del Yeezus, resultará una pieza demasiado “Kanye” para encajarla, por más que le pongamos ganas, en el puzzle musical propuesto por Scott.

Siendo honestos, puede que Travi$ Scott no haya completado el disco debut que sus fans esperaban, pero si desde luego, el que él mismo quería. Un debut brillante pero de escucha reposada, y que quizás necesite algo más de tiempo para convencer, además de vencer.