Tunde Baiyewu

DIAMOND IN A ROCK

Waking Dreams LLP, 2013

Soul/Pop

Valoración: 6.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Ocho años han pasado desde que Tunde Baiyewu, el ex líder del dúo inglés Lighthouse Family, sacara a la luz su primer álbum en solitario, Tunde. Ahora regresa al panorama musical con Diamond In A Rock.

Durante este espaciado lapso de tiempo, puede decirse que el artista de origen nigeriano lo ha hecho todo, se ha casado, ha tenido hijos e incluso hizo un amago en el año 2011 de embarcarse junto a Paul Tacker, su excompañero de fatigas, en una aventura para retomar Lighthouse Family. Aventura que acabó tan sólo en una última gira juntos por Reino Unido e Irlanda.

En este trabajo tardío, Baiyewu se rinde definitivamente ante el Soul, se trata de un disco que describe como “más  personal y espiritual” con respecto al primero. A pesar de la evolución de sus letras y querer romper con esa efigie que le colocó “High” en los noventa, su voz permanece inalterable y reconocible donde las haya. Basta con escuchar los primeros segundos de “Move” en este álbum, y se encenderá la bombilla que nos trasladará a nuestros años mozos, alguno se sorprenderá advirtiéndose: “Yo esa voz la conozco…”.

Grabado y producido íntegramente en Portland, todas las canciones del álbum están escritas por Tunde, con la ayuda en un par de canciones de Andrew Stonestreet, y Catherine Fenney, quien también le acompaña a los coros como es el caso de “Awake”, una dulce balada de piano. Y un inciso… Si os llega el tiempo y os gusta el folk, no dejen de escuchar a esta solista de Portland, está interesante.

Letras con sentido y reflexión se conglomeran aquí, entre ellas “Diamond In A Rock” que refleja la influencia de su madre, su paternidad y la forma de recobrar la ilusión. “Blis In No Time” se da un aire a “Kiss In A Rose” de Seal, pero no hay que asustarse, la cosa es sólo una reminiscencia, no llega a más. No todas las canciones tienen las misma proyección, hay momentos en los que el disco pierde fuelle, como por ejemplo al sonar “Turn The Music On” o “Fear And Fortune”. “Words In My Mouth” por su parte es un canto a una manera más madura de superar y afrontar el fin del dúo.

Existe en él la influencia de la música africana, que se encuentra ligeramente latente en el álbum. Por otro lado la instrumentalización es correcta en todos los sentidos. Y pese a los altibajos de este trabajo, es un buen regreso por parte del nigeriano.