Las anteriores ediciones del “Día de la Música”, festival que sirve para dar la bienvenida oficialmente al verano, nos habían dejado nombres internacionales como la extravagante vocalista Janelle Monáe, la rapera americana Azealia Banks o el veterano crooner Lee Fields. Quizá la crisis en la que se encuentra inmerso nuestro país haya podido ser una de las principales razones por las cuales esta edición 2013 se presentara con un cartel más independiente y con artistas de menos renombre. Eso sí los horarios de las actuaciones se cumplieron escrupulosamente, al menos el sábado que es cuando nosotros acudimos al Matadero. Al César lo que es del César.

El otro gran acierto por parte de la organización fue contar en su line-up con uno de los grupos revelación del presente año, Disclosure. Los jovencísimos hermanos Guy y Howard Lawrence, con los que pudimos intercambiar impresiones a su llegada al hotel, fueron los elegidos para cerrar el “DDM13” con su exquisita interpretación del sonido Garage inglés. Con su álbum debut Settle (Island/Universal) consiguieron el nº1 en la primera semana a la venta en Reino Unido. Todo un hito para un grupo novel tal y como está la industria del disco.

Tras la buena imagen que nos dejó el set del deejay barcelonés de música electrónica BeGun, ya entrada la madrugada (1:15h) nos dirigimos al “Escenario Acciona/RTVE.es”. Con la superluna en el cielo como testigo, nos mezclamos con el gentío para ver de lo que eran capaces este joven dúo británico que ha conseguido resurgir, dos décadas después, el UK garage. Con una disposición sobre el escenario que recordaba a la de otro tándem europeo, los daneses Safri Duo (quien no ha escuchado alguna vez “Played-A-Live”), los hermanos Lawrence se presentaban por primera vez en Madrid después de su paso por BCN en el mes de mayo con motivo del “Primavera Sound”.

“F For You”, su nuevo single, marcó el comienzo de una sesión que nos hizo despegar los pies del suelo y aislarnos del mundo. A diferencia de otros dj set, Disclosure ofrecen un show nada convencional y realmente atractivo combinando la tecnología digital (ordenador) con el uso de instrumentación real (bajo, percusión, teclado) sin olvidarnos de otro de sus puntos fuertes, los efectos visuales e iluminación. “When A Fire Star Burn” subió el tempo con Howard aportando sus punteos al bajo. Fue el momento para recordar “Tender” y “Flow”, las dos canciones con las que empezaron a hacerse notar a principios del 2012 en su país de origen. Pronto retomaron las pistas de su primer larga duración, en el que encontrar un tema malo es casi imposible. La cuidada producción de los británicos quedó de manifiesto en directo cuando llegó el turno de “You and Me”, “Voices”, “White Noise” y “Confess To Me”. La remezcla del “Running” de Jessie Ware, su último remix hasta la fecha, sirvió de punto y seguido antes de los bises: “Help Me Lose My Mind” y el que ha sido su primer gran éxito, “Latch”.

Estos dos talentosos jóvenes tienen ante sí la posibilidad de marcar una nueva era dentro de la música electrónica, y algo todavía más importante, situar el UK Garage en el lugar que se merece.