Fotografía by Danny North

UMOMAG: No hay duda de que “Walk Into The Sun” es el tema optimista del LP, con ese ritmo breakbeat y el estribillo Gospel. ¿Te cogió en un buen día o también existe un Maverick cargado de positivad?

MS: Esa canción me hizo darme cuenta de la transición que he dado en mi música. Es un tema que no podría haber compuesto a los 21 años porque no me sentía así sobre el mundo en aquel momento. La verdad es que la compuse en un mal momento, tenía una tremenda resaca y el día anterior había ocurrido algo malo, que me había afectado bastante; hablé con el productor después de grabar la canción y me confesó que él también tenía resaca ese día, también pasaba por una mala época, de ruptura con su novia. Es una canción que guarda un sitio especial en mi corazón por todo eso.

UMOMAG: La canción dedicada a tu madre (“Mother”) es la más personal y emotiva del disco. ¿Qué importancia ha tenido ella, tanto en tu desarrollo personal como en lo musical? ¿Siempre ha sido tu gran apoyo?

MS: “Mother” es una canción que habla de mostrar agradecimiento a quienes nos criaron. No importa en qué momento de nuestras vidas estemos, siempre hay que mostrar ese agradecimiento. A veces nos olvidamos de ello y ese tema quiere expresar que estoy aquí, que no me voy a ninguna parte.


UMOMAG: John Newman, Jamie Woon, Sam Smith, Alex Clare, Ed Sheeran… El futuro musical del Reino Unido está bien asegurado. Todos pertenecéis a los denominados ‘blue eyed singers’. ¿Partís todos con cierta ventaja por el simple hecho de ser blancos y por ello se os preste más atención en los medios?

MS: Creo que hay que ser honesto y reconocer la situación en que vivimos. Vivimos en un mundo dominado por el hombre blanco. En ese sentido tenemos una cierta ventaja debido al racismo sistemático que se ha instalado en la sociedad del mundo occidental. Como cantantes blancos de soul, recibimos más oportunidades que los cantantes negros de soul; en Gran Bretaña, hay muchos cantantes de raza negra que tienen un talento inmenso pero no han tenido el éxito que en mi opinión se merecen. Y creo que en parte se debe a cómo se les apoya en los medios, ya que a los artistas de raza blanca se les suele apoyar un poco más. Creo que los músicos blancos de soul nos hemos inspirado en muchos músicos negros; en mi caso, la música negra me inspiró a componer e incluso me hizo convertirme en un hombre. Tenemos que intentar utilizar ese privilegio y hacer un tributo a esos artistas, dejar que la música triunfe por su calidad sin importar el color o el origen de sus intérpretes. Aunque este sistema racista me haya dado una cierta ventaja, no la voy a usar para olvidarme de toda esa gente que me ha influenciado tanto; sería como escupir en la cara de alguien que te ha criado. Hay que usar esa ventaja que tenemos para que la música sea un lugar más igualitario para todos.

UMOMAG: ¿Qué tiene el barrio londinense de Hackney para que haya dado tan buenos artistas como Paloma Faith, Professor Green, Idris Elba, Labrinth o Trevor Nelson?

MS: Hackney es un sitio importante. Ha creado grandes artistas, supongo que gracias a su mezcla de culturas; es algo genial cuando estás descubriendo la vida al crecer. Además, la música siempre ha sido muy importante allí.

UMOMAG: Algo ha cambiado en tu aspecto físico. La perdida de peso es evidente, algo que también han experimentado recientemente otros jóvenes british acts como Sam Smith o Adele. En tu caso, ¿exigencias del guión o cuestión de salud?

MS: (Risas). No fue una sugerencia de nadie. Hace unos tres años me fui de vacaciones a Tailandia; el día de año nuevo estaba sentado en la playa comiendo un sandwich de bacon y cuando le di un par de bocados me quedé mirándolo fijamente… Había leído bastante sobre lo que supone comer carne: no tiene solo un efecto negativo en los animales sino también sobre tu propio cuerpo. Y en ese preciso instante dejé de comer carne roja hasta hoy; tampoco como pollo, solo pescado. Además, comencé a entrenar más y a llevar un modo de vida más sano. He aprendido mucho sobre comida procesada y no quiero que entre en mi cuerpo.

UMOMAG: Como artista, ¿crees que es importante no seguir las tendencias del momento y ser fiel a uno mismo? ¿Calidad sobre cantidad?

MS: Por supuesto. Eso nos hace músicos, nos hace individuos. Por eso conectamos con artistas como Marley o Tupac, porque siempre desnudaban su corazón, hablaban de lo que consideraban importante y hacían la música que querían hacer. Y para eso estamos aquí: no para seguir la tendencia, para duplicar o para hacer música sin alma. Hacer música que carezca de pasión, de honestidad o de verdad, no es el camino.

UMOMAG: Con el disco ya en la calle, acabas de terminar una serie de conciertos por el Reino Unido. ¿Para cuándo el salto definitivo a nivel internacional? ¿Hay un cierto miedo a cruzar el charco?

MS: El año que viene empezaré a viajar por el mundo. Haré una gira por Australia en Abril y espero ir a Estados Unidos un poco más tarde porque no he tenido la oportunidad de actuar allí hasta la fecha.

Para los artistas británicos y para los europeos en general siempre ha habido un cierto miedo en dar el salto al mercado norteamericano. Hay quienes han triunfado mucho en Europa y allí no les ha ido tan bien. Pero no hay que tener miedo; si afrontamos así la vida, no llegamos a ninguna parte. Iré allí y actuaré lo mejor que sepa, como siempre he hecho.

Traducción: Dirk Diggler