NATHY PELUSO | Fotografía cortesía Sony Music Spain/TP Comunicación

En la vida, lo más importante es ver que el proceso es lo que verdaderamente importa en todo y que, aunque muchas personas no lo vean, ser quienes somos y no tener miedo a mostrarlo debería ser lo primordial. Para Nathy Peluso (1995, Buenos Aires) esa es su filosofía. Después lanzar una mixtape (Esmeralda) en 2017 y un aclamado EP (La Sandunguera), dos años después se luce con su primer disco titulado Calambre (Sony Music Spain), con el que ha logrado muy buenas críticas y ha aumentado su audiencia gracias al talento que atesora como artista. Nathy no solo canta. Ella rapea, baila, actúa… Por eso, no podíamos hablar solamente de música con ella, sino que debíamos conocer quién es realmente y todo lo que rodea su personaje en el escenario y detrás de todas las luces y colores.

UMOMAG: ¿Con qué cosas positivas te quedas de este año?

Nathy Peluso: La verdad es que me gustaría resumirlo en una frase porque siento que he recogido muchísimos frutos y que ha sido un año de superación en el que he tenido que, bueno, “sacar las papas del fuego”, como se dice en Argentina. Dentro de un año tan difícil, pienso que he hecho las cosas que estaban en mis manos de la mejor manera, he conseguido metas que parecían difíciles con todas las barreras que nos hemos encontrado este año y al final las he conseguido, como sacar un disco, conocer tantos músicos que deseaba conocer, trabajar con productores que admiraba e incluso interpretar en vivo en streaming canciones que deseaba tocar. También, las nominaciones a los Grammy, la actuación… Siento que son bendiciones que me han tocado este año, así que no me puedo quejar porque gracias, además, a la valentía de llevarlo a cabo y de tomar la decisión de ir para adelante, he aprendido un montón de este año.

UMOMAG: ¿Ya estás pensando en un siguiente trabajo musical?

NP: Obviamente no paro de trabajar porque me apasiona hacer música. Pero la verdad es que de cara al público, siento que Calambre acaba de salir, no sé si llega dos meses afuera, siento que es un trabajo que se merece estar ahí un rato, con su protagonismo. Es un disco que ha llevado bastante trabajo y dedicación, se merece estar ahí un tiempo, con mi público sacándole jugo, presentándolo cuando se pueda en directo y hacer su gira. Realmente yo sigo trabajando, pero nada. El consumo cada vez es más efímero y la verdad es que la música necesita tener ese tiempo y espacio que se merece.

UMOMAG: ¿Qué te inspiró a experimentar con tantos géneros en Calambre?

NP: Es un álbum que tiene muchísimos matices, colores de diferentes paletas musicales y géneros y mi diálogo con la música. Desde el principio de mi carrera he dejado claro que no tengo barreras, límites o fronteras de géneros, ni de estilos y siento que esas ganas de investigar la música desde diferentes ángulos y no me podría limitar a hacer solo una cosa. Calambre es un poco esa manera de presentar lo que yo quiero desarrollar. No quiero hacer solo rap, neo-soul, RnB, rock o solo bossa nova o solo folklore. Creo que puedo mezclar todo lo que me apasiona y hacerlo convivir de una manera adecuada a los tiempos que estamos viviendo en la música ahora del 2020 y pienso que puedo acercar también la salsa y un montón de estilos que, quizás, mi público no consuma diariamente y hacer que se enamoren de eso. Entonces, es un trabajo de artesanía que no se resume a si hago una cosa u otra, sino que mi búsqueda musical es amplia y me interesa descubrir eso a fondo.

UMOMAG: Actualmente Argentina se ha convertido en un ‘boom’ musical, sobre todo a nivel de artistas femeninas, ¿te gustaría hacer colaboraciones con alguna de ellas?

NP: Argentina siempre ha sido un país con mucho arte. Creo que todos los países hispanohablantes ahora tienen un poder musical potente y una escena interesante. Con respecto a los ‘featurings’, trabajar en equipo me encanta y sí sucederán cosas especiales que todavía no puedo revelar. Pero sí, estoy trabajando en cosas importantes que me hacen mucha ilusión y a mí me encanta trabajar en equipo porque se aprende un montón y se comparte público, se comparten muchas cosas trabajando con otras personas.

UMOMAG: ¿Está sobre la mesa tu futuro en la actuación?

NP: Sin duda. De hecho, durante mi carrera, he intentado sacarle partido. He estudiado teatro físico, me especialicé en la pedagogía de las artes visuales y la danza, o sea que esa fue mi decisión como carrera hasta que me encabecé como cantante. Pero realmente la actuación me fascina, entonces aprovecho todo eso en mis videoclips y sacarle fruto en escenarios. Me encanta actuar e interpretar a un personaje y, obviamente, estoy súper abierta a las oportunidades que vayan llegando, de cine o de teatro. Me encantaría y es una de mis pasiones.

UMOMAG: ¿Cómo crees que es la perspectiva hacia la mujer en la industria musical hispanohablante?

NP: Bueno, queda mucho trabajo por hacer. Pero tenemos la suerte de que este es un camino largo, que se viene trabajando desde hace muchísimo tiempo atrás y que muchas mujeres han hecho un gran trabajo para que hoy en día podamos disfrutar de esta posición. Nosotras tenemos que hacer lo mismo para las generaciones que vengan. La verdad que, bueno sí, es una industria filosa y desde el respeto hay que amasarla para que, tanto el público como diferentes parámetros de la industria, entiendan que hace falta comprender que hay igualdad de condiciones y no solo ellas, sino la manera de recoger las críticas o de hablar de los artistas, cuando se trata de una artista femenina es bastante más duro. Es algo que forma parte de este presente y que hay que poner lo mejor de nosotras para hacer entender que eso tiene que cambiar. No hay otra manera de hacerlo que como lo estamos desarrollando nosotras, trabajando duro, desde el amor y desde el respeto siempre.

UMOMAG: ¿Cuál piensas que es la diferencia entre Natalia (persona) y Nathy (artista)?

NP: Es básicamente una construcción del personaje en base a mis cualidades como persona, pero siempre histrionizadas o llevadas al extremo. Creo que quizás soy una persona bastante centrada y tranquila a la hora de vivir mi intimidad y quizás mi personaje, pues, es más activo. Pero son cosas que quizás no diferencian. Al final también soy muy parecida a la persona que proyecto como Nathy Peluso, no es que me diferencio en su totalidad.

CADA PERSONA O INDIVIDUO TIENE UN SONIDO PARTICULAR Y UN CAMINO CREATIVO ESPECIAL QUE DESCIFRAR Y COMPARTIR CON EL MUNDO”
NATHY PELUSO | Fotografía cortesía Sony Music Spain/TP Comunicación
UMOMAG: ¿Te gustaría colaborar con Bad Bunny en algún momento, dado que vuestras personalidades artísticas son similares?

NP: Benito es un durísimo y a mí me gustaría trabajar con él, claro que sí. Lo admiro mucho, sobre todo por lo que ha conseguido haciendo lo que él quiere, lo que le gusta y eso, para mí, es algo importante a destacar en nuestra generación; los artistas que apuestan por su originalidad y su unicidad como artistas. Así que sí me gustaría trabajar con él. Ojalá suceda en algún momento.

UMOMAG: ¿Qué sientes que todo el mundo asume de ti con lo que están equivocadísimos?

NP: Dicen que estoy loquísima y que estoy muy ida. La verdad es que esa locura es muy cuerda. Realmente todo lo que hago es producto de la improvisación, de divertirme y lo único que sucede es que no tengo barreras. Entonces cuando no existen, uno se muestra sin miedo y eso provoca más miedo en los demás. Sin embargo, no estoy muy loca, trabajo muy duro, soy muy concentrada, responsable y me tomo muy en serio todo lo que hago, soy entregada a mi trabajo. No soy una cabra loca, la verdad. Soy una dura trabajadora y en mi ‘performance’, sí habito locuras, siempre desde un lado artístico que me gusta defender, porque me gusta defender eso. Pero soy una persona muy concentrada siempre.

UMOMAG: ¿Quiénes han sido o son actualmente tus referencias a nivel artístico?

NP: La verdad es que consumo música casi siempre de los años noventa o 2000 para atrás y tengo referencias de todo tipo. Me gusta desde, te puedo decir, Luis Miguel, Juan Luis Guerra, Antonio Machín, Celia Cruz, Ella Fitzgerald, Leo Calderón… No sé, Stevie Wonder, Sade, James Brown, podría decirte… Bueno, obviamente de hip-hop, Missy Elliott, no sé, Timbaland, J Dilla. Escucho mucha salsa, mucho Héctor Lavoe. Tengo referencias de todo tipo, siento que eso es lo mejor que podemos tener de la música, esa variedad y siempre se encuentra algo bello en cada canción, en cada artista.

UMOMAG: ¿Qué te ha llenado de buenas vibras en este año tan caótico?

NP: La verdad es que la música, como en cada año de mi vida. Me trae cosas hermosas que aprender, situaciones que superar, siempre me hace crecer y me hace convertirme en una mujer mucho más fuerte, más valiente y más consciente de todo. Me acompaña un montón y es como mi mejor amiga. Este año, sin la música, no sé que habría sido de mí. La verdad es que ha sido toda mi felicidad. Desde mi trabajo hasta cómo la he consumido y me ha acompañado en mis días de soledad, de cuarentena y todo. La música 100%.

UMOMAG: ¿Qué le dirías a alguien que se quisiera dedicar al mundo artístico y que no se ha atrevido a hacerlo al 100%?

NP: Mi consejo casi es que sea vocacional y que la pretensión sea hacer lo que se siente de corazón, porque a veces nos confundimos y tergiversamos los caminos. Entonces si es de esta manera, siempre hablo desde mi experiencia, lo que recomiendo es hacer las cosas porque te gustan y no por conquistar o gustar a los demás, porque realmente no es algo que te haga feliz y terminamos intentando hacer cosas que están dentro de un molde para que funcione y termina sonando todo igual. Cada persona o individuo tiene un sonido particular y un camino creativo especial que descifrar y que compartir con el mundo. Es importante que escuchemos realmente qué es lo que tenemos que decir y el camino que debemos escoger, sin tener que guiarnos por lo que vende o lo que funciona. Cada uno tiene su fórmula, su camino y su ecuación para triunfar y tener un éxito sano y original.

UMOMAG: ¿Van a ser muy diferentes estas Navidades para Nathy Peluso?

NP: Normalmente estoy trabajando mucho y de gira. Entonces estas Navidades sí las voy a poder pasar con mi familia y me pone muy contenta porque normalmente no tengo esa suerte y ese tiempo para dedicarles, así que lo voy a aprovechar porque no sé si en el 2021 ya tendremos la suerte de estar otra vez ‘on tour’.

UMOMAG: ¿Qué es lo que más te emociona del 2021?

NP: Podrá ser ‘Calambre Tour’. Además, tengo preparada una gira muy, muy fuerte y un trabajo en el escenario, que el que me conoce ya sabe que me entrego al 100 por 100 y es mi pasión de la vida. Estoy como loca por subirme al escenario, poder cantar esas canciones y conectar con mi público y darle el cariño que se merece al disco con ese ‘tour’. Estoy segura de que si lo pensamos lo vamos a traer, entonces hay que hacerlo con fuerza (risas).

+ENTREVISTAS: