Fotografía by Pulse Recordings

UMOMAG: Quizá mucha gente desconozca que fuiste componente de la banda de música electrónica Chauffeur, junto a Mark Ronson y Theophilus London allá por 2009. Solamente editasteis dos singles, ¿por qué no llegó a cuajar la formación o era simplemente algo temporal?

SS: Fue una experiencia muy divertida. Queríamos hacer algo misterioso y en principio solo íbamos a editar unas canciones en vinilo de forma limitada. Ahora puedes encontrar esas canciones en Internet. Lo hicimos en colaboración con Gucci a través de Mark. Fue algo divertido y espontáneo, puede que alguna vez volvamos a hacerlo. ¿Quién sabe? (Risas).

UMOMAG: Ya que ha salido el nombre de Mark Ronson, ¿cómo has vivido el enorme éxito de su “Uptown Funk”? ¿Sigues en contacto con él?

SS: Sí, aunque hace tiempo que no nos vemos. Me siento feliz por él porque tiene un gran talento, es muy inteligente y hace muy buena música. Además, siempre cuenta con músicos de verdad, mantiene viva la música real. Su nuevo álbum es estupendo y ha llevado ese funk clásico a las nuevas generaciones; espero que al escucharlo intenten investigar y conocer más cosas de ese sonido añejo.

UMOMAG: Desconocíamos tu faceta como deejay. ¿Llevas mucho tiempo? ¿Es diferente la sensación de pinchar y cantar para la gente o son sentimientos similares?

SS: Llevo varios años pinchando y me divierte bastante. Pero a la vez también me asusta; es extraño porque me siento muy cómodo en escena cuando no hay gente, pero cuando estoy en la cabina y el club se llena me pongo nervioso… (Sonríe). Aunque parece que el público se lo pasa bien y a mí me divierte hacerlo. Pincho de vez en cuando y me gusta mucho hacer mixtapes también.


UMOMAG: El bigote es claramente una las señas de identidad de Sam Sparro. ¿Nunca has pensado en quitártelo o no te ves sin el?

SS: (Se ríe). Me lo he afeitado un par de veces, pero no he salido sin él a la calle… Cuando me lo afeito parece que me falta algo y no me gusta cómo se ve mi cara sin él ahora. Mi abuelo siempre llevaba bigote y no sé si eso me ha influenciado; hoy, es parte de mi cara… (Risas).

UMOMAG: Rendiste tributo a Aaliyah versionando la canción “Rock The Boat”, y te has hecho eco en las redes sociales del aniversario de su muerte. ¿Crees que marcó un antes y un después en el R&B? ¿Hubiera sido más grande que Beyoncé o Rihanna?

SS: No sé, pero el hecho de que muriese tan joven la convirtió en un icono. Fue una artista adelantada a su tiempo. Su trabajo con Timbaland y Missy Elliott, o incluso con R. Kelly, ha resistido el paso del tiempo. No estuvo entre nosotros mucho tiempo pero creo que aún hoy sigue siendo tremendamente influyente. Me fijo en artistas emergentes como Tinashe o FKA Twigs y puedes ver en ellas la influencia de Aaliyah. No sé en qué punto estaría su carrera si siguiese en esta tierra, pero la gente sigue escuchando su música y me parece algo increíble.

UMOMAG: Nunca te has escondido, y declaraste abiertamente cuál era tu condición sexual posando en su día para una conocida publicación gay. ¿Crees que te ha podido perjudicar de alguna manera en tu carrera musical el hecho de hacerlo público, como le ha sucedido a Frank Ocean? ¿Existe todavía un sector homófono en la industrial musical?

SS: No creo que esa sea la razón. Opino que hay mucha presión cuando tienes que hacer un disco que siga a otro que al público le ha gustado tanto. Supongo que está intentando acabar el álbum… En mi caso nunca ha sido un problema de hacerlo o no público; soy quien soy y no tengo que dar ninguna explicación por ello. Si no fuese exactamente quien soy no sería Sam Sparro, sería otra persona. Hay bastante homofobia en el mundo y en la industria pero hay gente que ha hecho pública su homosexualidad y sigue triunfando en la música mainstream… No sé, para mí es difícil pensar ‘qué sería si…’ porque es lo que es.

Traducción: Dirk Diggler