Fotografía by Nikko Lamere

UMOMAG: El disco se edita bajo tu propio sello Young Art Records, donde ya estáis tú y tu vieja amiga Gavin Turek. ¿Cuales son tus planes para el sello? ¿Es tu perspectiva crecer con más artistas de cara a este año?

T: Sí, es algo que en este momento estamos barajando. Quería establecer primero el tono del sello con mi proyecto; al ser una artista de la compañía he de aprovecharlo para que la gente se fije en ella. Tengo la oportunidad de sacar a la luz artistas impresionantes, siempre estoy buscando nuevos talentos. Tengo un proyecto en el que estamos trabajando ya, pero no te puedo adelantar nada de momento; saldrá a la luz este año, eso sí.

UMOMAG: Provienes de Los Ángeles, una ciudad donde la cuota de talento por metro cuadrado parece ilimitada. Tu has vivido desde dentro al explosión que se ha ido produciendo en estos últimos cinco años, casualidad o no, justo desde que lanzaste tu debut. ¿En qué cambiado la escena local en estos años? ¿Crees que ha crecido o realmente sigue siendo el mismo círculo que entonces?

T: Ha crecido mucho. Ahora es muy diferente. En los últimos dos años ha habido mucha gente que se ha mudado aquí y eso convierte a LA en una especie de epicentro, algo así como un oasis musical. Tengo amigos de NY que ahora viven aquí, gente de San Francisco o incluso de otros países. Creo que estamos viviendo una época dorada para la música de LA, donde nos entendemos muy bien entre nosotros y nuestro objetivo es crear la mejor música posible, no estar enfrentados. Hay mucha colaboración, compartimos nuestras ideas y conocimientos. Para mí es muy satisfactorio; puedo tener amigos en bandas de rollo indie, como Johnny Pierce de The Drums que aparece en una de mis canciones. Es algo inesperado, pero Johnny se mudó aquí desde NY y ahora colabora con otros artistas de modo natural; o como Skrillex, que puede tocar el bajo en la banda de unos amigos… Creo que es muy interesante que tantas escenas distintas coincidan y se ayuden entre sí.

UMOMAG: Has coincidido con Skrillex en más de una ocasión, y hoy él esta en los Ipods de todas las teenagers gracias a Justin Bieber. ¿Te ves a ti misma dando un salto similar al mainstream? ¿Que línea roja trazarías de producirse algo así?

T: (Sonríe). No me importa demasiado. Tengo claro que no quiero sacrificar lo que pretendo hacer como artista. Hace cinco años, mi música era bastante extraña pero hoy no lo es tanto; de hecho, hay chavales que escuchan hoy mi álbum de hace cinco años y les parece relevante. Es un tanto extraño, pero en el fondo me gusta. No he sacrificado nada para que eso ocurra; hay artistas de pop que quieren trabajar conmigo sin que haya tenido que sacrificar nada. Si se trata de alguien que respeto, lo haría sin problemas: si Beyoncé me pide un beat, lo haría sin dudarlo. Pero no voy a hacer algo genérico solo para encajar en el mundo mainstream; voy a seguir haciendo lo que hago y si el mainstream me llama, lo estudiaré con detalle.

UMOMAG: Quien haya jugado al Mortal Kombat de 2011, habrá escuchado puede que sin saberlo, un tema tuyo en su banda sonora. ¿Hay algún juego más al que te hubiera gustado haber aportado o gustaría aportar música?

T: Sí. Me gustaría introducirme algo más en ese mundo. De vez en cuando hay empresas que llaman a mi puerta para pedirme música, y de hecho he tenido la oportunidad de jugar a ‘Call of Duty Black Ops’ antes de que saliese al mercado… Antes de dedicarme por completo a la música trabajaba en la industria de videojuegos y siempre he pensado en volver a ello, ¡quién sabe! Pero respondiendo a tu pregunta, no tengo en mente ningún juego concreto al que prestaría mi música.

UMOMAG: Tras editar tu esperado álbum, muchos se preguntan si podremos escucharte en algún trabajo ajeno durante este año. ¿Puedes adelantarnos algo en lo que estés trabajando ahora?

T: Estoy trabajando en un proyecto especial que se editará este año, pero no puedo hablar de ello. (Risas)

UMOMAG: Tu faceta como remixer es de sobra conocida. ¿Qué tiene que tener un tema para que te acerques a darle tu perspectiva en forma de remix? ¿Tienes alguno favorito entre todos los que has hecho?

T: De mis remezclas, me gusta la que hice para Tinashe, “2 On”. Fue muy divertida. También el remix de “Adore” de Miguel. A la hora de hacer un remix, no voy a hacerlo de un tema que ya está en el estilo que practico porque me gusta darle una vuelta y hacerlo diferente. Por ejemplo, hice una remezcla de “Just Breathe” de Telepopmusik, un tema muy minimal, muy techno. Es una canción que me gustaba mucho y, para hacerla distinta la ralenticé, cambié el ritmo e introduje más texturas; no quería que fuese como la original, aunque sí que conservase su esencia. Es lo que me gusta hacer en mis remezclas.

Traducción: Dirk Diggler