No es nuevo el pulso que mantienen desde hace ya bastante tiempo el mogul Kanye West (41) y la estrella canadiense Drake (31). En las últimas 48 horas el de Chicago ha subido el nivel del ‘beef’ con varios mensajes incendiarios en su cuenta de Twitter, su red social favorita al igual que la de su amigo Donald Trump.

Tras haber exigido una disculpa pública a Drizzy, Kanye tomó Twitter una vez más para arremeter contra él. En una serie de más de 60 tweets, Yeezy afirmó que Drake amenazó su vida y es el responsable de que un niño se lastimase en uno de los shows de Pusha-T.

“Drake llamó tratando de amenazarme”, tuiteó. Afirma que Drake lo ha estado ‘acosando’ con disses, empezando con su verso en la canción “Summer Sixteen”, donde se jactó de tener una piscina más grande que Ye.

“Entonces, Drake, si algo me pasa a mí o a alguien de mi familia, vas a ser el primer sospechoso”, dijo. “Así que corta la dura conversación”. En otro tweet de Kanye, “intentas ser un matón. Nunca fui intimidado en mi vida y nunca lo seré.” 

También aludió a su salud mental. “Si soy bipolar, este tipo de mierda me puede enojar”, dijo, y agregó: “Eres irrespetuoso con todas las personas con problemas de salud mental, por lo que ésta es una oportunidad para el crecimiento”.

Kanye declaró haber tenido un año difícil y quiere que Drake lo deje en paz tanto a él como a su familia. “Este año ha sido muy difícil y se ha sumado a la confusión”, dijo antes de advertirle: “Déjenme a mí y a mi familia solos”.

Drake, por su parte, no ha hecho ningún tipo de comentario al respecto y lo único que ha compartido en sus redes sociales en estas últimas horas es en relación a la apertura de una nueva tienda de OVO en Vancouver (Canadá) y el lanzamiento de la colección de ropa para mujer.